Burocracia frena desarrollo energético marino en México

La falta de una política pública enfocada a impulsar el desarrollo y uso de la energía oceánica en el país, burocratizó el avance de un proyecto que se desarrolla en Ensenada para generar electricidad con las olas del mar.

Javier Cruz Aguirre/ A los Cuatro Vientos

Ensenada, B.C., a 6 de octubre de 2015.- Lo anterior lo manifestó el ingeniero José Antonio Arroyo, de la empresa Energy Forever, al presentar los escasos avances de un proyecto que hace dos años se mostró a las Secretarías de Energía (SENER) y de Comunicaciones y Transportes (SCT) para crear con oleaje, en un sistema piloto que funcionaría en el recinto portuario de El Sauzal, hasta 200 kilowatts de electricidad, siendo el primero en su tipo en toda la nación.

El proyecto, que cuenta con el apoyo y la supervisión de dos investigadores del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), tiene casi dos años de trámites ante la Administración Portuaria Integral (API) de Ensenada y la SCT), pero Arroyo confió en que antes de finalizar 2015 la primera parte del sistema estará trabajando.

“Estamos en espera de que la SCT nos de la concesión dentro del recinto portuario de El Sauzal pero hay un problema con el terreno que un particular tiene bajo concesión y por eso no hemos podido entrar a instalar el sistema. Esperamos que la API de su visto bueno para que SCT nos apruebe los permisos que corresponden”, dijo.

Informó que la empresa ya tiene listo un equipo hidráulico y eléctrico por instalar en la escollera del puerto y que un laboratorio de innovación en plástico ya diseñó las boyas y otros elementos que junto con un brazo mecánico y un pistón transmiten la energía de las olas a un motor conectado a un generador eléctrico.

La compañía también trabaja en modelos matemáticos que configuran la capacidad de generación de energía por oleaje y adaptan el sistema piloto a las diversas posibilidades de trabajo.

– “Y como estamos innovando y experimentando en esta área, las cosas se han dificultado por las características propias del proyecto. Tenemos muchos detalles detenidos y no hemos podido avanzar como quisiéramos pese a que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) nos ha estado apoyando para hacer los trámites ante la API, la SCT y la Secretaría de Energía, que tiene la idea de crear un comité que se encargue específicamente de sacar adelante todo lo que tenga que ver con energía oceánica».

BOYAS ENERGIA UNDIMOTRIZ
Prototipo de un sistema de boyas y pistones para generar energía eléctrica con las olas (Foto: internet).

Hace un año, la ingeniero Alma Santa Rita Feregrino, consultora en ingeniería especializada en energías renovables del Grupo Energías Alternativas, Estudios y Proyectos (ENAL), manifestó que aún con la reforma energética y la promulgación de leyes secundarias en la materia, México no cuenta con una política definida que fomente el desarrollo de energías provenientes del océano.

Quienes buscan la implementación de sistemas sustentables de energía oceánica están a la espera de que fondos como los de innovación que implementó la Secretaría de Energía en temas de geotermia, solar y eólica, se orienten también hacia energías oceánicas”, reveló.

La especialista informó que Grupo ENAL, 100 por ciento mexicana, cuenta con un grupo multidisciplinario de expertos que han identificado cuatro sitios en México que podrían aprovecharse para generar electricidad a partir de recursos marinos.

Ellos son el Alto Golfo de California, Playas de Rosarito, el estero de Morúa (en Puerto Peñasco, Sonora) y el Canal de Cozumel, Quintana Roo.

En los sitios de Baja California Rita Feregrino reveló que en el Alto Golfo de California se puede utilizar el enorme diferencial de mareas, que en algunos lugares alcanza más de seis metros.

Y en Playas de En Rosarito ven factible establecer un parque undimotriz (que genera energía a partir del oleaje) que considere un arreglo de dispositivos de generación a manera de escollera flotante, que tendría el beneficio adicional de reducir la introducción de arena y material sólido a la costa, además de que se podría aprovechar la infraestructura de la planta termoeléctrica que ya existe, para conectar el dispositivo