Virulo, el humor ante el reencuentro con los Estados Unidos

El cantante cubano Alejandro García Villalón, mejor conocido como Virulo, habló de la importancia del humorismo como fuente de felicidad para la gente que sobrevive en condiciones adversas, como las que persisten en México.

A los Cuatro Vientos

Ensenada, B.C., a 5 de octubre de 2015.- El antillano concibe al humor como la forma más exquisita de la comicidad, y rememora al humorista español Fernández Flores cuando afirma que el humorismo “es un rostro sonriente al que asoma una lágrima», ya que considera que el humor, al contrario que la comedia, se involucra con las cosas de las cuales habla o critica.

«El humor es algo que te alcanza», reitera cuando recuerda que sus dos primeras canciones fueron humorísticas.

Aún hoy, con un nuevo disco que presentó a su natal Cuba el 4 de agosto, y uno más en producción, de próxima aparición en México –se titula “Por la izquierda”, que es una frase utilizada por los cubanos para denominar el origen ilícito de alguna gestión o producto-, le gana su enorme vocación por burlarse de todo.

“Yo defiendo el humor porque es una manera de expresar cosas que no me imagino contarlas en serio», afirma.

VIRULO 2

De regreso a Ensenada el 26 de septiembre por invitación de alumnos, maestros y directivos de la Escuela de Artes de la Universidad Autónoma de Baja California /UABC), Virulo interpretó parte de las canciones que incluyó en su nuevo disco “Cuba sí, Yanquis ¿qué?”, el cual plantea con singular maestría el restablecimiento de relaciones entre Cuba y los Estados Unidos tras más de 50 años de rompimiento diplomático y económico.

«Por primera vez en 50 y tantos años, una enemistad desaparece de un plumazo. Ahora somos amiguitos y todo está bien. Por eso me dije: Voy a hacer una canción y salió esto».

La letra de la canción dice:

“Yo nunca me imaginé que de repente por cortés / el gringo se iba a volver mi camarada del Norte / Vamos a tener por fin McDonad y Burger King / y un poquito más pa´lante Miami va a consumir moringa (“el árbol de la vida y las virtudes”, según los cubanos) del Comandante.

“San Lázaro sospechó porque su perro ladraba / y luego en televisión pudo ver lo que pasaba / los santos en el rincón ya dieron su aprobación / dicen que ahora es diferente porque hay un papa argentino y un negro de presidente.

“Mami… Que es lo que quieres negrito, tú no preguntes mi´jito, / Mami… que lo que dice la gente, que no es lo mismo de siempre.

VIRULO 3

“No habrá pollo por pescado tendremos ckicken por fish / y el trabajo voluntario lo haremos en Miami Beach. / La guardia del Comité la haremos hablando en inglés / y la gente hará una cola cuando den por la libreta dos litros de Coca Cola.

“Unos están muy contentos y otros muy disgustados / unos dirán: ya era tiempo, otros que han sido engañados / yo aplaudo la valentía de un cambio que se imponía / aunque luego a lo mejor salgamos de Guatemala y entremos en Guatepeor.

“Mami… Que es lo que quieres negrito, tú no preguntes mi´jito. / Mami… que lo que dice la gente, que fue lo mismo de siempre.

“Hablando con un taxista allá en tierras mexicanas / me dio su punto de vista de forma muy razonada, / Me dijo: dentro de un tiempo cuando ya estén bien contentos / yo le puedo asegurar querido amigo cubano / que se los van a ensartar”.

Nacido en La Habana, Cuba, el 5 de enero de 1955, Virulo inició su carrera artística en 1972, como fundador de la Nueva Trova Cubana, junto con Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Noel Nicola.

Dirigió el Conjunto Nacional de Espectáculos de Cuba y el Centro Nacional de Promoción del Humor. Además, fue conductor, escritor y director de programas televisivos, de espectáculos, de grupos de teatro y musicalizador de películas.

VIRULO 4

«Hablar de la realidad a través del humor siempre es muy sabroso. Tenemos que vivir en este mundo que nos tocó y mejor hacerlo con una sonrisa que con amargura», comentó.

Pero ese Virulo capaz de “matar de risa” a sus seguidores y llevarlos a la reflexión con sus canciones, también es un  hombre que cree en la vigencia plena del marxismo y en la revolución, en la esperanza de los pueblos y en el valor de las utopías.

Me defino como un idealista pragmático, como todo en el humor. En el humor todo es una contradicción permanente y soy muy idealista, muy romántico, pero por otro lado tengo los pies muy bien puestos en la tierra. Creo que esa sería la mejor definición de mí mismo, y mi obra tiene muchísimo que ver con eso; siempre tiene como unos papalotazos ahí, de repente unos aletazos de idealismo, pero después vuelve a poner los pies en la tierra”.

Consideró que su idealismo nunca le ha impedido ver lo que va a pasar o lo que está pasando, y eso lo ha dejado plasmado en su filosofía de vida.

– “Uno puede soñar como quisiera que fueran las cosas, que es lo que de alguna manera siempre reflejo en mis obras: lo que yo quisiera que pasara, lo que yo quisiera que cambiara, lo que yo quisiera que se transformara”, escribió en su página en internet.

Así, humorista crítico e idealista, Virulo conserva un singular estilo de componer y evoluciona de acuerdo a las circunstancias porque, como dice, utiliza la música como medio para expresar su visión de las cosas.

Virulo con Amaury Pérez (primero a la derecha), otro grande de la Nuev Trova Cubana (Foto: internet).
Virulo con Amaury Pérez (primero a la derecha), otro grande de la Nuev Trova Cubana (Foto: internet).

Por eso, los críticos de su obra como Amaury Pérez, otro de los fundadores de la Nueva Trova Cubana, consideran que en los diversos temas que Virulo plantea en su obra musical, pasa de la diversión a la ternura y a la reflexión en un contexto que provoca risas de las situaciones más serias, pero prefiriendo siempre, como lo hacen todos los fundadores del movimiento de la Nueva Trova, los valores de la honestidad y la lealtad personal al escribir y decir lo que los demás quieren escuchar.

Por ello, uno de los cómicos más reconocidos de Cuba –es Premio Nacional de Humor cubano- se ganó el reconocimiento de ser un «trovador» en el más amplio y más tradicional concepto del término.

«He ido contando las cosas que me ha tocado vivir en todos estos años. Y hago humor en función de lo que yo pienso. Por eso he dicho que los humoristas somos gente seria».