Nuevo libro de Rael: «Claridad y Cortesía», o de la nueva belleza

El escritor, maestro, columnista, poeta y editor de libros, revistas y suplementos culturales Rael Salvador, presentará un nuevo libro el 7 de octubre en la Sala Ernesto Muñoz Acosta del Centro Estatal de las Artes de Ensenada (CEARTE).

A los Cuatro Vientos

Ensenada, B.C., a 3 de octubre de 2015.- Se trata de “Claridad y Cortesía: la creación de una belleza nueva”, una recopilación de escritos periodísticos del una vez llamado “poeta maldito de Ensenada”, que logró convencer al filósofo, escritor, sociólogo, columnista y politólogo porteño Sergio Gómez Montero, para que hiciera el prólogo de su nueva publicación.

Rael, que se describe como un “infrecuente colaborador de los medios de prensa más conocidos, entre los que destaca La Jornada Baja California”, contará además con la colaboración de la periodista y editora Herandy Rojas, así como del director editorial del diario El Vigía Enhoc Santoyo Cid, en la parte de comentarios a la presentación del libro que ocurrirá a partir de las 19.00 horas.

Enrique Botello y Carlos Patiño, dos de los cómplices más leales a uno de los literatos de mayor prestigio estatal y nacional de Ensenada, se harán cargo de la ambientación musical en la presentación de “Claridad y cortesía”, de la cual el maestro Gómez Montero dice en el prólogo que tituló “Educador, Poeta, en parte Filósofo”:

“Quizá, lo que más atrae de este libro es su sentido de actualidad, si se toma en cuenta que lo escribe un profesor que habla continuamente de educación con gran lucidez, resultado ello de una lectura continuada y profunda de autores de toda naturaleza.

RAEL CARTEL CLARIDAD CORTESIA

“Así, por ejemplo, uno sabe bien con quién trata cuando lee en palabras del autor lo siguiente: ‘Aprendiz de hombre, todo sé, nada entiendo’. O más específicamente aún también cuando se lee: ‘La magia de la educación, ¿en manos de quién está? ¿En qué laberinto se encuentra, si es que se encuentra? ¿Desapareció, en el joven escenario político, con el viejo truco de la modernidad?’”.

Rael Salvador nació en Ensenada, Baja California. Entre sus libros de poesía destacan: “Te metes, tiras y sales” (ilustrado por Mati Ransenberg), “Acotación de guarda para un diario de los orígenes” y “Ensenada, instrucciones para hacer fuego con el mar” (ilustrado por Leonel Flores).

Cuenta con la siguiente obra narrativa: “La noche de un día difícil” (textos magisteriales), “La resaca del Sol de las anémonas” (ensayos) y “Obituarios intempestivos Vida y muerte de Albert Camus, Facundo Cabral y Anna Politkóvskaya” (ensayos biográficos).

También cuenta con Libros de máximas y aforismos: “Ciudad Abierta” (fotocrónica de Héctor García Mejía), “Estatuaria, en el perfil de la visibilidad” (microesculturas de José Efrén Zavala) y “Si yo puedo matar a Bush, ¿por qué alguien que lo odia más no puede hacerlo?”

RAEL PORTADA LIBRO CLARIDAD CORTESIA

Ha sido coordinador de la editorial “Estirpe baja” y director de la revista “Baja estirpe”, así como de “XYZ Documentos en resistencia”, “El hombre rebelde” y el periódico cultural “El muro” (del semanario Regeneración).

Su vinculación con los temas contraculturales inició al publicar su libro de antipoesía “Pandemónium” (1990), y en la actualidad es columnista del diario El Vigía (Crítica de la razón cínica, Claridad & Cortesía y En Séneca).

Ttras su excursión en el Programa Nacional de Lectura (Sistema Educativo), se dedica a la docencia y el activismo cultural, a coordinar la editorial “Aula Sinmuros” y el Suplemento Literario “Palabra” (de El Vigía).

En su introductorio al nuevo libro de Real, Sergio Gómez Montero plantea: “Y uno qué más quisiera, que todos los profesores del país fueran como Rael Salvador, que tuvieran la capacidad que él tiene para abordar temas tan diversos y apasionantes como los contenidos en las hojas de Claridad & Cortesía. La creación de una belleza nueva que lo pueden a uno llevar por los caminos de Platón y Aristóteles, de Séneca o del escolasticismo medieval, pero que, una y otra vez, lo enfrentan con su realidad cotidiana, porque aquí, en este libro, sobrevive la visión de los niños: ‘Sueñan, me lo dicen hablando o callando, muertos de miedo o vivos de alegría, que aquí la cosa puede ir mejor, sobre todo si sus sueños no se hacen añicos’”.