Se realizó marcha por los normalistas muertos y desaparecidos de Iguala

El 26 de septiembre se llevó a cabo la marcha por el primer aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, como actividad cumbre de la ‘Jornada por la Justicia’ del Colectivo Estudiantil Cimarrones.

Arcelia Guadalupe Pazos Romo / Texo y fotos

Desde las 6 de la tarde se congregaron los participantes en el monumento a Lázaro Cárdenas, en donde se les entregaron velas y banderines con el número 43.

La marcha dio inicio alrededor de las 18:30 horas, continuó por la Avenida Reforma hasta entrar a la calle Juárez, en la que se fueron incorporando más personas.

Se recorrió la calle Ruiz hasta llegar a la calle Primera, en donde se hizo una pausa cerca de las 7:30 de la noche para gritar, entre otras consignas: “¡Ayotzinapa vive, la lucha sigue! ¡Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos! ¡Estudiante caído, jamás se irá al olvido!”, además del conteo hasta 43 que finaliza con el grito de ¡justicia!

Con aproximadamente 150 personas, se ingresó al Boulevard Costero por la calle Miramar y se integró al contingente en la banqueta de la Plaza Cívica de la Patria, en donde había una exposición de artesanías y alimentos.

AYOTZINAPA MARCHA EDA SEPT2015-5

La concentración dio pie a la lectura de reflexiones sobre el crimen de Ayotzinapa por parte de Jesús Vera, alumno de la Licenciatura en Sociología, así como a la intervención de uno de los participantes de la marcha.

Se leyó el pronunciamiento oficial, en el que se sostiene capitalmente que «Ayotzinapa es un crimen de Estado».

Por otra parte, Adriana Jaén, integrante del Colectivo Estudiantil Cimarrones, compartió una emotiva reflexión dedicada a Julio César Mondragón, joven estudiante de primer año en la Normal de Ayotzinapa que fue torturado y desollado hasta la muerte.

Posteriormente se emitió por parte del mismo Colectivo, la importancia de la manifestación pública como acción paralela a cualquier tipo de organización social, y como derecho -no sólo ciudadano- sino humano, para mostrar el descontento y la exigencia de justicia.

Finalmente se llevó a cabo el tristemente tradicional pase de lista de los 43 estudiantes, al que se respondía «estoy desaparecido». Se agregó en esta ocasión al joven Bertrand Farber Data, desaparecido en Veracruz en 2011 y a quien buscan desesperadamente sus padres residentes en Ensenada, Baja California.

Se agradeció la asistencia, clausurando así la actividad.