Liberan a vocero de la Alianza de jornaleros detenido por militares en SQ

La Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social logró este día  la libertad de uno de sus voceros en el valle de San Quintín que ayer fue detenido con violencia por elementos del ejército mexicano, por presuntamente dedicarse al narcotráfico y acopiar armas de diversos calibres en su casa.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Ensenada, B.C., a 23 de septiembre de 2015.- A las 14.15 horas de hoy el vocero de la colonia Francisco Villa del Valle de San Quintín –solicitó no publicar su nombre-, quedó libre de cargos y dejó las instalaciones del 67 Batallón de Infantería de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) con sede en la colonia Lázaro Cárdenas, cinco kilómetros al sur del poblado San Quintín, a donde fue llevado por los militares luego de su detención la noche del martes 22 de septiembre.

La confirmación de la liberación del aliancista la proporcionó Juan Hernández, otro vocero de la organización de jornaleros que hoy se reunió en la ciudad de México con el subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación Luis Enrique Miranda Nava, a quien el grupo solicitó interviniera para lograr la libertad de su compañero que no pudo asistir a la negociación porque la empresa BerryMex, donde trabaja, no le concedió un permiso para acudir al Distrito Federal.

Respecto a los resultados de la negociación con Miranda Nava, Hernández dijo que se avanzó en algunos aspectos y adelantó que será mañana jueves por la noche, o el viernes 25 de septiembre por la mañana, cuando se darán a conocer los pormenores de la reunión. Esto en una rueda de prensa a la cual convocarán en la ciudad de Ensenada.

Por su parte, el detenido por el ejército declaró que los soldados se metieron a su casa y ahí lo sometieron exigiendo que mostrara en dónde tenía la droga que vendía, así como las armas que tenía en su hogar.

La "cacería" es en contra de quienes se movilizaron en el valle de San Quinín (Foto: archivo).
La «cacería» es en contra de quienes se movilizaron en el valle de San Quinín (Foto: archivo).

– “Actuaron con gran intimidación para mí y mi esposa. Nunca me mostraron una orden de registro de mi casa ni de detención en mi contra.  Les decía que yo no vendía droga, que podían revisar la casa pero no hacían caso. Encontraron un viejo rifle calibre 22 que tenía en mi casa para defenderme porque ya una vez se metió a mi casa una persona que quería robarnos, y pensé que con eso me defendería pero ahora compruebo que fue una equivocación”, narró.

Agregó que al ver que oponía resistencia para salir del patio de su casa, los soldados materialmente se lo llevaron cargando y así lo pasaron por lo alto de la reja de su hogar, al cual se habían introducido de igual forma los militares.

“No me golpearon ni me amenazaron, pero me llevaron detenido al (67) Batallón (de Infantería del ejército mexicano) y aquí estoy, en espera de que me liberen porque está comprobado que yo no me dedico a eso (vender droga o acumular armas)”, comentó en una entrevista telefónica que se realizó a las 13.30 horas.

Su esposa fue la que llamó ayer por la noche a sus 17 compañeros que estaban en la ciudad de México en espera de la reunión de hoy con Miranda Nava, y los voceros, una vez en diálogo con el subsecretario de Gobernación, le plantearon en primer lugar el tema pidiendo la libertad de su compañero, la cual se dio aproximadamente a las 14.15 horas, tiempo de Baja California.

Yo no me meto con nadie ni estoy de busca pleitos. Al contrario, trabajo para mis compañeros y es una pena que en mi empresa (BerryMex) no me diera permiso para ir a la ciudad de México pero no tengo de otra: si no trabajo no salgo con el gasto de la casa. Por eso siento que hoy fui parte de esta cacería que tienen contra los que participamos en el movimiento (de jornaleros). Esa es la verdad”, concluyó.