Sin contratiempo, primera boda lésbica en Baja California

Erika Nazaria Navarro Olivarría, de 40 años, y Guadalupe Villa Bravo, de 30, se convirtieron este día en la primera paraje lésbica de Baja California que unen sus vidas en matrimonio de acuerdo a las leyes del estado. Esto gracias a una sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que dio entrada a una demanda colectiva de 40 homosexuales y lesbianas de Ensenada para casarse.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos / Foto principal: El Mexicano

Ensenada, B.C., a 15 de septiembre de 2015.- La pareja, que inició su romance hace siete años pero tenían varios años de conocerse, fue unida por la juez del Registro Civil de Ensenada Rocío López Gorosave y manifestó que de momento no piensa en adoptar porque “ya tenemos una familia juntas”.

Se referían a que cada una tiene una hija legítima de otras uniones con hombres y que incluso “tenemos un nieto”.

“Lo que en este momento puedo confirmar es que estamos felices por habernos casado, nada más”, apuntó Erika Navarro.

Contaron que tienen muchos años de conocerse y que primero surgió entre ellas “una bonita amistad» que más tarde creció a una relación de pareja.

Explicaron que mientras fueron pareja no recibieron hostigamiento ni discriminación.

Donde vivimos, donde laboramos, no hemos tenido problemas. La gente sabe quiénes somos, cómo somos. Gracias a Dios siempre hemos sido respetadas por nuestras amistades y por la gente que nos rodea o en donde trabajamos”.

A quienes se oponen o repudian los matrimonios de personas del mismo sexo pidieron respeto a sus derechos humanos.

– “No le causamos daño a nadie, no nos metemos en la vida de las demás personas. Todos somos iguales y tenemos los mismos derechos”.

Se abstuvieron de opinar si son ejemplo para otras mujeres que sostienen relaciones lésbicas.

BODA LESBIANAS FIGURINES PASTEL

“Respetamos la decisión de cada quien. Nuestra decisión fue personal y así la queremos mantener”.

Por su parte, el licenciado Juan Ricardo Pérez Zayola, abogado de la pareja, comentó:

“Lo que hicimos fue hacer valer el derecho constitucional que ellas tienen. Vimos la contradicción jurídica que en Baja California dice que la unión matrimonial es únicamente entre hombre y mujer; consideramos que esto violaba la constitución federal por lo que hacemos la petición en el Registro Civil de Ensenada, nos la niegan fundamentando la Constitución y el Código Civil del estado, lo que nos llevó al juicio de garantías constitucionales en donde se ordena a nuestro favor”.

– ¿Tuvo problemas para gestionar el amparo de sus representadas?

“La sentencia a favor de Erika y Guadalupe la dictó la Suprema Corte hace aproximadamente tres semanas; el ayuntamiento no refutó la sentencia y acató el fallo sin ningún problema y ahora estamos aquí en la celebración. Y por lo que compete al procedimiento judicial, tardó un poco porque pusimos como responsables al congreso del estado y al gobernador. Se giró un oficio que ellos tardaron en contestar y eso fue lo que retrasó la sentencia básicamente”.

– ¿Es la primera boda lésbica en Baja California? Hace unos días, en Tijuana, hubo una boda colectiva y ahí hubo parejas lésbicas que se casaron.

“Si, la de Erika y Guadalupe es la primera boda lésbica en el estado. Lo que sucedió en días pasados, en la boda colectiva de Tijuana, es que vino un juez del Registro Civil de Colima a casarlos, no el oficial del Ayuntamiento de Tijuana”.

– ¿Cree que ya es tiempo de que los legisladores de Baja California adecúen la Constitución y el Código Civil de Baja California, a lo que está resolviendo en la materia la Suprema Corte de Justicia de la Nación?

“Lo que sucede es que todavía no existe jurisprudencia de la Corte. Necesitamos cinco sentencias en los términos que se han dictado y hasta donde recuerdo se han dado cuatro. Pero es un hecho que se tiene que respetar la Constitución federal, la cual establece la igualdad entre hombre y mujer en sus artículos Primero y Cuarto, así como la no discriminación por preferencias de sexo, y aquí incluimos el derecho de las parejas del mismo sexo a casarse”.