Gobierno de BC apenas surte, y mal, el 13% del agua que prometió a Ensenada

La Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (CESPE) y la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano del Estado (SIDUE), aceptaron que el suministro de agua a la ciudad por los acueductos de flujo inverso y del Sistema Morelos, presentan inconsistencias de abastecimiento que hacen detener los sofisticados motores de bombeo de los tanques receptores, por bajas cantidades del líquido.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Ensenada, B.C., a 8 de septiembre de 2015.- El suministro del acueducto Tijuana-La Misión-Ensenada está en 40 litros por segundo cuando debían ser al menos 100, y el suministro del Valle de Guadalupe apenas permite operar de manera constante y segura los motores que funcionan en los dos tanques de recepción y almacenamiento de hasta 15 mil metros cúbicos de agua en conjunto –siete mil 500 cada uno-.

Miguel Lemus Zendejas, director de la Unidad de Atención Sectorial de SIDUE, precisó que el agua del flujo inverso ya llega a Ensenada pero “situaciones extraordinarias” que se dan en la obra civil, que apenas concluirá el 20 de septiembre e incluyen problemas de fugas en la parte norte del acueducto por lo viejo y poco usado del sistema, reducen el suministro y los 300 litros por segundo prometidos para este mes, se limitan a 40 inconstantes.

Por su parte Abelardo Cárdenas, titular de Comunicación Social de la CESPE, confirmó que la ciudad no recibe los 100 litros que se prometieron el 20 de agosto y mucho menos los 200 restantes de septiembre, lo que dificulta la operación de los motores que están listos para recibir y distribuir los litros adicionales que se ofrecieron a Ensenada.

– “Sí hay agua del acueducto inverso en el sistema pero el flujo no es constante y esto afecta el suministro a la ciudad y la operación de nuestros motores de bombeo en los tanques Morelos”, dijo.

Explicó que se trata de un sistema muy sofisticado y totalmente computarizado.

“Tenemos cuatro motores y uno de reserva para emergencias. Cada uno de ellos opera para surtir hasta 150 litros por segundo. Para el acueducto de flujo inverso contamos con dos de estos motores operando, pero si no llega la cantidad adecuada, automáticamente se apagan y dejan de surtir al sistema de distribución de la ciudad.”

– ¿Cuándo dejan de funcionar?

Los dos tanques de almacenamiento de agua del sistema Morelos (Foto:Cespe).
Los dos tanques de almacenamiento de agua del sistema Morelos (Foto:Cespe).

“Se apagan automáticamente cuando el flujo es menor a 100 litros. Y esto pasa para evitar que trabajen sin agua y se quemen, ya que son equipos muy caros”.

Cada uno de estos motores trabaja durante ocho horas y se detienen, lo que a su vez enciende automáticamente al otro y así el flujo sigue sin interrupción, «excepto, claro, si no hay agua suficiente» para mantener encendido el equipo.

– “Entonces el suministro que nos prometieron de 100 litros por segundo no es permanente y el sistema de bombeo a la ciudad del flujo inverso, por lo mismo, no es continuo”.

Estimó ideal para los motores mantener un flujo constante de 220 litros por segundo, es decir 110 litros por cada motor, pero la marca que se abastece hoy está muy alejada.

En este momento tenemos la capacidad sobrada para manejar los 300 litros por segundo del flujo inverso con los motores que tenemos. Incluso esperamos un equipo adicional, un motor de 900 caballos de fuerza por hora, que reforzará nuestro equipo pero la realidad es que también a la CESPE nos han fallado”.

Por su parte Lemus Zendejas manifestó que el agua de los dos acueductos se mezclan en uno de los tanques del sistema Morelos, pero la cantidad de agua que viene de Tijuana es de apenas 40 litros por segundo.

Reveló que el 20 de septiembre, cuando se entregue el acueducto inverso al gobierno del estado, se procederá a instalar dos motores en la planta de bombeo La Roca, y a partir de ahí, “en un mes”, empezaran a hacer las pruebas con la nueva instalación hidráulica completa.

– “A partir del 30 de octubre estaremos haciendo pruebas ya con los 100 litros por segundo y la ciudad de Ensenada comenzará a ver entonces paulatinamente los beneficios del sistema”.