No aparece aún el cuerpo de bebita muerta en el útero de su madre

Parece increíble, pero es cierto, el cuerpo de una bebita fallecida a los siete meses de gestación despareció en las instalaciones del velatorio del DIF de Ensenada, y siete días después la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) aún no podía encontrarle.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos 

La PGJE no tiene reporte alguno – una semana después de los hechos-, sobre la localización del cadáver de la niña que falleció por óbito fetal, es decir, por muerte dentro del útero de su madre.

El cuerpo sin vida de la bebita fue depositado por personal del Servicio Médico Forense (Semefo) en las instalaciones del Velatorio del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF)…y de ahí despareció.

Marco Antonio Chavarría López, subprocurador de Justicia en Ensenada, dijo que personal ministerial «hizo una revisión detallada de todos los lugares que contempla el edificio del velatorio. También el sitio de basura, contenedores y donde se resguardan materiales propios, y no lo localizamos».

La procuraduría investigó el destino de todos los cuerpos entregados y sepultados en los días del inusual hecho -27 al 29 de agosto-. “Encontramos que hubo menores y también el cadáver de un hombre que fue incinerado, pero no estaba el cuerpo de la bebé”.

La PGJE centró su investigación en el velatorio luego de interrogar a siete empleados y médicos del Semefo, del Hospital General donde murió la bebé identificada como Guadalupe Patiño Rojas, y de la institución dependiente del DIF estatal.

El video de una cámara de seguridad que opera en la zona de cuartos fríos del velatorio, reveló imágenes que ubican a personal del Semefo -institución pericial que depende del Poder Judicial del Estado-, cargando el cuerpo de la bebita envuelto en una sábana para depositarlo en una de las gavetas refrigeradas.

Francisco Patiño Campa, director del Semefo, confirmó que el viernes 28 médicos legistas de la institución hicieron la autopsia al cadáver y determinaron que la niña falleció por óbito fetal.

Foto: Edgar Lima, La Jornada Baja California.
Foto: Edgar Lima, La Jornada Baja California.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) de Naciones Unidas, define la muerte fetal como “una de las complicaciones más trágicas y difíciles de enfrentar en la práctica obstétrica diaria”. Es responsable de la mitad de las muertes perinatales que ocurren en el planeta.

En México, un estudio de 2014 del Hospital de Ginecología y Obstetricia del Instituto Materno Infantil (IMIN), reveló que el índice de la también llamada “mortalidad fetal tardía” es de 4.45 casos por mil nacidos vivos.

El sorprendente caso del pequeño cadáver desparecido, provocó indignación generalizada en la población porteña y en redes sociales donde se especula acerca de la posibilidad de que los empleados del velatorio, por negligencia o accidente, arrojaron el cuerpo a la basura o accidentalmente lo echaron con las sábanas sucias a una lavadora y ahora la PGJE no se atreve a dar esa información para no dañar la imagen del DIF estatal, que preside Brenda Ruacho, esposa del gobernador Francisco Vega Lamadrid.

Esta versión tiene un contexto: la frecuente aparición de recién nacidos –muertos o vivos- en depósitos de basura y rellenos sanitarios de Baja California.

13 de noviembre de 2014, se descubrió el cadáver de una recién nacida en un contenedor de basura cercano al Rastro Municipal de Ensenada.

23 de agosto de 2014, en la colonia Rojo Gómez, un recién nacido, todavía con el cordón umbilical, fue rescatado por agentes municipales de Tijuana. En el Hospital General lograron salvarlo.

En mayo de 2015 Miriam Guadalupe Rodríguez, encargada del relleno sanitario de Valle de Las Palmas, Tecate, dijo que es frecuente encontrar en la basura fetos y recién nacidos muertos .