La CESPE contamina El Sauzal y echa la culpa a empresas pesqueras

Bertha Martínez, delegada municipal, advirtió que pese a la venganza continuará señalando la contaminación que provoca la paraestatal ya que «está en riesgo la salud  de miles de estudiantes y residentes de la zona».

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos / Foto portada: El Vigía

Ensenada, Baja California, a 1 de Septiembre del 2015.- Las exigencias de que se resuelva el problema de la planta de tratamiento que desde hace más de un mes genera contaminación y olores pestilentes en El Sauzal, y la petición de que la paraestatal dote de agua a la comunidad, generó represalias y actos de hostigamiento por parte de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (CESPE).

Así lo señaló la delegada municipal de El Sauzal, Bertha Martínez Villalobos, quien de acuerdo con la CESPE es la dueña de la empresa Pesquera Cortez, una de las nueve empacadoras de productos marinos que no dan tratamiento a sus aguas residuales e ilegalmente las introducen al sistema municipal de drenaje, con lo que provocan fallas en la planta de tratamiento de la dependencia estatal.

Martínez informó que 10 trabajadores de Arturo Alvarado González, director de la paraestatal, y personal de Ecología del Estado se presentaron en la planta procesadora “propiedad de mi familia”, para inspeccionar la fábrica sin tener facultades para ello.

Esto, afirmó, porque coincidentemente el 26 de agosto ella inició una campaña de recaudación de firmas con los residentes de El Sauzal, para exigir que la CESPE resuelva el problema de la planta de tratamiento que está afectando a miles de habitantes.

“La Dirección de Ecología puede inspeccionarnos y así lo han hecho cada vez que acuden a la empresa, pero ésta no es una facultad del organismo administrador del agua, cuyos trabajadores ingresaron ilegalmente a la Pesquera Cortés”, manifestó.

Lamentó que la CESPE utilice una gran cantidad de recursos públicos para “atender” asuntos que no le competen, y miente a la comunidad cuando afirma que la culpa de la mega contaminación la tienen nueve empresas pesqueras que operan en El Sauzal.

De acuerdo con la CESPE, las empacadoras contaminantes son Marino Pacífico, Albiomar, Kima y Ace Kima, Bahía Grande, Pesquera Cortez, Good View Seafood Inter, BC Foods, Marimex y Grupo Marítimo Miramar.

AGUAS NEGRAS TIRADERO EL SAUZAL 2

 

El área jurídica de la paraestatal presentó una denuncia de hechos “contra quien resulte responsable” de la contaminación y el daño a las instalaciones de la dependencias, en la delegación local de la Comisión Federal de Protección Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), que ya prepara una inspección conjunta con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) y la CESPE al lugar de los hechos para tomar una decisión definitiva.

La delegada municipal destacó que Arturo Alvarado, sin mostrar evidencias de que las empresas pesqueras generaron el problema del actual derrame de decenas de miles de metros cúbicos de aguas, ha intentado lavarse las manos en lugar de concentrarse en atender un problema.

Si el director de comunicación social (dela CESPE), Abelardo Cárdenas, o Arturo Alvarado tenían conocimiento y pruebas de la supuesta responsabilidad de las empresas, por qué no hicieron nada y dejaron el problema crecer por varias semanas”, cuestionó.

Observó que el 21 de agosto Sergio Caldera, funcionario de la Secretaría estatal de Protección al Ambiente, después de hacer una visita a la zona, declaró que en el Parque Industrial del Fondeport la actividad era mínima y que no se detectaron olores considerables.

“Pero sí destacó que donde percibió un olor desagradable y fuerte, fue en el cárcamo de la Cespe”.

Acusó al director de la comisión estatal de no aceptar e informar que la planta de tratamiento de El Sauzal, con 25 años de uso y 120 litros por segundo de capacidad de proceso, ya no tiene capacidad suficiente para responder al crecimiento poblacional que El Sauzal tiene en los últimos años.

– “Y mientras eso sucede, la CESPE sigue dando factibilidad para la creación de nuevos fraccionamientos”.

Finalmente indicó que hay más de 400 alumnos de las Secundaria 106, y cientos de residentes del poblado que soportan la contaminación que provocan los fétidos olores, que a su vez provocan en los ciudadanos dolor de cabeza y vómito “sin que la CESPE haga lo que le corresponde”.