Pobreza e indolencia gubernamental, causas del delito en Ensenada

El robo en todas sus modalidades es el delito que más se comete en la ciudad de Ensenada. Vehículos y hogares son las propiedades más afectadas, según el Plan Integral de Actuación Municipal para Prevenir la Inseguridad, realizado por el Instituto Municipal de Investigación y Planeación (Imip).

Néstor Cruz Tijerina / Reportaje / A los Cuatro Vientos

Sin embargo, otros delitos que han ido a la alza y que hablan de otros problemas sociales son los abortos, la sustracción ilegal de menores y la violencia intrafamiliar.

La falta de empleos que deriva en pobreza es la principal causa de los delitos. Sin embargo, en el estudio se observa que la mala inversión gubernamental en espacios deportivos y de esparcimiento son también culpables del deterioro social.

La drogadicción, pero sobre todo el alcohol, el cual es legal, son otros detonantes de incidentes como la violencia y accidentes automovilísticos.

A continuación, los resultados detallados sobre lo que sucede en la ciudad:

La elaboración de este indicador se basó en el Sistema de Registro de Eventos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (Sspm), proporcionada por el Centro de Operaciones Policiales (Cop). De esta base de datos se pudo generar la información en relación a las colonias con mayor incidencia delictiva, las colonias de origen de los delincuentes y la tipología de los delitos más recurrentes.

De acuerdo al Cop la incidencia delictiva en la ciudad de Ensenada muestra una conducta similar en los últimos años. Las cinco colonias con mayor incidencia delictiva son las mismas y representan un rango del 32 al 35 por ciento del total de los delitos de la ciudad.

El rango siguiente, del 55 al 58 por ciento de los delitos, se realizan en las más de 100 colonias restantes que delimita el Cop dentro de la ciudad.

Además, se observó un patrón muy similar en los tipos de delitos, ya que las cuatro actividades más frecuentes representan un rango del 86 al 89 por ciento del total, mientras que el rango restante, del 11 al 14 por ciento, representa más de 15 acciones ilegales realizadas en el puerto.

Se distribuyen así:

Robo: (en un año) 5658 casos, que representan el 58 por ciento del total de denuncias. Daños en propiedad ajena, 1601, 16 por ciento. Violencia Intrafamiliar, 910 casos, 9 por ciento. Lesiones, 487, 5 por ciento. «Delitos varios», 1064, y representan el 11 por ciento, dando un total de 9720 delitos reportados en 365 días.

Foto: El Mexicano.
Foto: El Mexicano.

En cuanto a las principales colonias de donde provienen la mayor parte de los infractores (por lugar de residencia declarada por parte del delincuente), son las siguientes:

Zona Centro (32%), Popular 1989 (16%), José María Morelos y Pavón (9%), Indeco Lomitas (7%), Valle Dorado Sección Ríos (7%), Las Lomitas (6%), Punta Banda 1 (6%), Márquez de León (6%), Hidalgo (6%) y Maneadero (5%).

En el caso del delito más frecuente, robo, se comete contra casa habitación, a tiendas departamentales o de servicios, o automóviles. En lo que concierne a vehículos se caracteriza por cristalazos, robo completo de la unidad, robo de equipamiento del mismo y daño a la propiedad privada.

Tan solo en un año el promedio de carros afectados es de 2,935 unidades; 244 como estándar mensual, equivalente a 8.15 unidades diarias.

Las actividades delictivas en la ciudad de Ensenada, además de las ya mencionadas, son las siguientes: aborto, agresión sexual, portación de arma blanca o de fuego, posesión de drogas, billetes falsos, secuestro, abuso de autoridad, maltrato, sustracción y perversión de menores, suicidio, fraude, tentativas al pudor, abuso de confianza, entre otras más que se efectúan fuera del centro de población, como el abigeato. 

«Este tipo de faltas tienden a ser efectuadas principalmente en el espacio público; actividades como conducta sospechosa, sustracción de mercancía, el estado de ebriedad, de drogadicción, limpia carros, las dádivas, conductas agresiva, alteración del orden, conductas inmorales y antiestéticas como evacuación de las necesidades fisiológicas en calles, faltas al pudor y la obstrucción de la labor policial», menciona el estudio.

Como se mencionó al principio, las drogas y el alcohol, así como la pobreza y marginación, son los principales detonantes de violencia, accidentes y delitos en la ciudad.

«Este tipo de conductas tienden a ser resultado de los factores de riesgo del tipo social, los cuales tienden a ser el estrés psicosocial (por falta de empleo, educación, frustración), crisis de valores sociales, sociedad permisiva de ciertas conductas, publicidad hedonista y consumista (alcoholismo), falta de apoyo para los jóvenes, disponibilidad de drogas, falta de alternativas para el tipo libre (esparcimiento, recreación y deporte), problemáticas sociales (barreras visuales de infraestructura o invisibles de marginación) y modelos de triunfo (narcotraficantes)».

Dentro de los factores de riesgo detectados por la paramunicipal, destacan los siguientes:

Espacios con basura, grafiti, lotes baldíos usados como basurero clandestino, picaderos y carros abandonados.

Foto: Cadena Noticias
Foto: Cadena Noticias

Los lugares donde más se presenta lo anterior, y donde se registran los más altos índices de marginación dentro de la ciudad, son las colonias Arcoíris, Bellavista, Carlos Pacheco (sección centro y sección noreste), Nuevo Reforma II Etapa, Nuevo Reforma, Popular 89 (diversas secciones), Reacomodo Lomitas, Jesús Munguía, José María Morelos y Pavón, Punta Banda (diversas secciones), Piedras Negras, Sección Primera, Valle Dorado (Zona Ríos), Zona Centro, Poblado Maneadero (Ejido Nacionalista), Las Flores, Maneadero Fraccionamiento del Carmen, Maneadero, Rancho Cañón Buenavista y El Zorrillo.

COLONIAS QUE REQUIEREN «ACCIÓN DE GOBIERNO PRIORITARIA PARA EVITAR LA INSEGURIDAD»

-El Fraccionamiento Arcoíris, según el estudio de Imip, no presenta tanta marginación ni inseguridad pública como las colonias contiguas. Sin embargo, debido a que las colonias aledañas no cuentan con reservas de áreas verdes, se propone retomar los predios baldíos del fraccionamiento mencionado destinados a equipamiento recreativo, para que pueda beneficiar también a las comunidades circunvecinas. En su defecto, como segunda opción se propone la adquisición de suelo para construir un parque en las colonias vecinas.

-En la Popular 89 varias de las reservas se localizan en terrenos residuales, es decir, cañadas, siendo esta una cualidad favorecedora de situaciones de inseguridad: espacios cerrados, falta de alumbrado público, vegetación silvestre que impide las visuales francas que ofrecen una mayor percepción de la seguridad.

Es una de las colonias prioritarias debido a que de ahí provienen muchos infractores.

-Punta Banda, para el análisis, es un caso peculiar ya que tiene «muy buena» cobertura de espacios deportivos y déficit medio en espacios recreativos; sin embargo la incidencia delictiva sigue siendo muy alta. Por lo que se observa que la inseguridad puede persistir si las condiciones de marginación social siguen: la falta de empleo, segregación social, etcétera. «Aunque se puede incidir en la inseguridad ciudadana creando espacios más seguros para el esparcimiento social, no es el único factor para resolverla, se requiere de acciones integrales que atiendan los otros aspectos del desarrollo personal y social que pudieran estar ausentes», sentencia el estudio.

-Por su parte, la colonia Valle Dorado, Zona Ríos, se destaca por ser afectada, principalmente, por la incidencia delictiva de infractores de colonias vecinas más pobres. «Por lo que se observa que a medida en que pueda incidirse positivamente en los niveles de pobreza, fuentes de empleo, oportunidades de educación y salud, así como de equidad social, de las zonas más necesitadas de la ciudad, como Valle Dorado, se estará incidiendo en las zonas no tan necesitadas socioeconómicamente, aminorando la inseguridad ciudadana de toda la ciudad».

-Piedras Negras resultó prioritaria debido a que cuenta con instalaciones que pueden dar cobertura a las colonias también prioritarias por marginación alta e inseguridad muy alta: Lomitas y Relotificación Lomitas, ya que estas últimas no cuentan con reservas para áreas verdes. Este espacio se eligió por estar en un lugar estratégico cercano a colonias de alta y muy alta marginación e inseguridad ciudadana, a las cuales da servicio: Morelos y Jalisco. «Cabe señalar que es vital en este espacio la participación activa de las comunidades porque es sujeto constantemente del vandalismo; se requiere de un figura o sistema de vigilancia, que pudiera ser comunitaria o de alguna sociedad civil, para evitar los perjuicios en sus instalaciones y también fomentar programas continuos con acompañamiento institucional para comenzar a incentivar en el usuario el sentido de pertenencia e identidad hacia el espacio».

-La colonia Jesús Munguía fue incorporada como prioritaria por contar con espacios que pueden beneficiar a otra de estas características,

-Las Lomitas, que no tiene espacios, así como a otras también con alto déficit: Márquez de León y 2 de Septiembre. Aunque esta zona no representa un comportamiento delictivo sobresaliente en número, se observa que existe una tendencia a incrementarse los delitos principalmente relacionados con las temporadas de mayor afluencia vehicular y peatonal a la playa (en los accesos), así como a la falta de un sistema de alumbrado público más eficiente. «Por ello se incorporó como una prioridad atender desde ahora, en su fase de desarrollo, la problemática que a futuro puede presentarse en la playa pública. Se retomaron los niveles de incidencia delictiva de la Zona Centro y de Punta Banda, zonas que tienen una influencia directa espacial y funcionalmente con la playa y Boulevard Costero».

Colonia Las Lomitas (Foto: Ayuntamiento Ensenada).
Colonia Las Lomitas (Foto: Ayuntamiento Ensenada).

-El poblado Maneadero, aunque aparentemente no presenta alto grado de incidencia delictiva, tiene alta y muy alta marginación y aparece en el lugar intermedio en cuanto a que en él reside una parte de los delincuentes que cometen delitos en otras zonas de la ciudad. Adicionalmente, tiene un alto déficit de equipamiento recreativo y deportivo y una importante población juvenil.

LOS ESPACIOS PÚBLICOS ABIERTOS: ABANDONADOS

De acuerdo a los resultados del trabajo de campo, y por referencia de usuarios y colonos entrevistados en la visita a cada espacio, el estudio concluyó que los problemas físicos más recurrentes en los lugares públicos son los siguientes:

Sanitarios destruidos, fuera de servicio. Insuficientes contenedores de basura, o no tienen.  Alumbrado público insuficiente, o no funcionan las lámparas. Cercos de malla ciclónica sin mantenimiento, colgada o con agujeros. Grafiti. Invasiones por vivienda irregular o por automóviles y cilindros de gas de particulares. Carencia de señalamientos. Carencia de señalamientos. Ausencia de vigilancia. Columpios descompuestos Canchas deportivas con piso de tierra que limita las actividades en épocas de lluvias y/o faltos de mantenimiento. Porterías de futbol y canchas de volibol sin redes. Tableros de basquetbol sin aros. Vegetación sin mantenimiento. Andadores con piso de tierra y cemento deteriorados.  Ausencia de elementos estéticos: esculturas, flores de ornato, etcétera.

Dice el Imip que los espacios públicos abiertos son de vital importancia para la sociedad, ya que gracias a ellos el ser humano se desarrolla mediante las interacciones entre individuos y su entorno. Además de ayudar a utilizar su tiempo de ocio, sirven para descansar, divertirse, convivir de forma extra e intrafamiliarmente.

También sirven para desarrollar la creatividad, la autoestima, la sana competencia y varios beneficios más. Por estas razones, estos espacios constituyen un elemento determinante en el desarrollo integral del individuo y la sociedad.

– «La propuesta aquí contenida contempla un amplio espectro de actividades, a fin de revitalizar los espacios y zonas a recuperar o crear. De esta forma se pretende aumentar la cantidad de usuarios y la cantidad de horas de vida de los espacios; son incluyentes, además, de los grupos de vulnerabilidad tales como mujeres, personas mayores y con diversidad funcional. Además de ser espacios capaces de mejorar la calidad de vida de sus usuarios, ya sean locales o extranjeros».

No obstante, continúa el análisis, además de la intervención para el mejoramiento físico de los espacios, deben desarrollarse programas de prevención para disminuir los factores que contribuyen a la inseguridad.

– «Es necesario realizar alternativas sociales tales como el combate a la exclusión social, del aislamiento de las poblaciones marginadas, así como la recuperación de áreas abandonadas y la eliminación de los factores de riesgo de las localidades».

En este proceso, el Imip considera que es necesario consultar a la ciudadanía para conocer sus necesidades y su percepción de seguridad.

«Dichas investigaciones, aunadas a las acciones interinstitucionales, ayudaran a concretar la disminución de la criminalidad de una manera efectiva. Este proyecto constituye un punto de partida para comenzar a resolver los problemas de deterioro físico de los espacios públicos, pero también de deterioro de la calidad de vida, de los desajustes de orden social que enfrentan las comunidades de Ensenada», concluyeron.