La SEDENA se quedó con 2 mil hectáreas de la tribu pai pai

Desde hace 30 años, la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) ocupa de manera presuntamente ilegal un terreno de dos mil hectáreas que pertenece a la comunidad yumana de Santa Catarina, Ensenada.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Ensenada, B.C., a 17 de agosto de 2015.- El acto lo denunció este día la tribu pai pai, residente milenaria de la comunidad que se ubica 90 kilómetros al Este de la ciudad de Ensenada, ante el director de Concertación Social de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), licenciado Carlos Ernesto Zatarain González.

Ante la denuncia, el funcionario federal dijo que la SEDENA será llamada a establecer un diálogo directo con los yumanos para regularizar el contrato en comodato que le da posesión exclusiva de las tierras indias.

“El ejército se hizo de las tierras por medio de un contrato que firmó con autoridades comunitarias que traicionaron a los de su raza, ya que lo hicieron a espaldas de la comunidad y sin tomar en cuenta el parecer de la asamblea”, informó Amado Arroyo, representante de la tribu pai pai en la junta con Zatarain González.

De acuerdo con estudios del Archivo Histórico de Ensenada y la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) en Baja California, los pai-pai que radican en Santa Catarina, poblado cuyo nombre indígena es Xac-Tojol, viven ahí desde la llegada de los misioneros dominicos en 1797.

Familia Pai pai de Santa Catarina (Foto: Centzuntli blog).
Familia Pai pai de Santa Catarina (Foto: Centzuntli blog).

En 1974 los descendientes yumanos recibieron por la vía de la adjudicación presidencial, dos mil 817 hectáreas de terreno cerriles para explotación colectiva en las pequeñas zonas cultivables, aunque con muy escasa agua pues sólo hay un arroyo de temporal que pasa por la comunidad en invierno y ahí también hay problemas con los vecinos.

– “Las dos mil hectáreas que se apropió el ejército incluyen las mejores zonas de la comunidad. En ellas abundaban los venados, había grandes cantidades de piñón y bellota pero los venados ya desaparecieron y no podemos pasar a recolectar las semillas con las que nos alimentamos de manera tradicional porque los militares no nos dejan pasar”, denunció Arroyo.

Además, completó, el acuerdo es desventajoso para los pai pai porque los limitó a un terreno de apenas 817 hectáreas que ya se disputan empresas eólicas, mineras y ganaderas.

Tenemos 64 pozos de agua con las concesiones vencidas y la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) no nos permite renovar ni uno solo de los permisos. El agua escasea y tenemos problemas por el control del recurso con la familia Loperena, que invade nuestras tierras en donde queda uno de los pocos pozos productores de agua en la zona”.

Zatarain González, representante del subsecretario de Desarrollo Agrario de la SEDATU -Arturo Nahle García- en la segunda reunión con los pueblos nativos, se limitó a ofrecer reuniones de diálogo directo con altos funcionarios de la SEDATU y la CONAGUA para tratar de resolver con la negociación, los ancestrales problemas agrarios de los pai pai.