5% de la población infantil de Baja California con depresión‏

El cinco por ciento de la población infantil de Baja California padece depresión, una enfermedad que anteriormente sólo se presentaba en la población adulta y que hoy afecta a los niños por los problemas familiares que agobian a las parejas.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos / Foto principal: Sin Embargo

Ensenada, B.C., a 17 de agosto de 2015.- La licenciada María Esther Rodríguez Valencia coordinadora subdelegacional de la oficina de Competitividad y Capacitación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Ensenada, informó que entre las causas que los doctores de la institución han detectado como disparadores del problema en la niñez está la pérdida de los padres, los problemas económicos de la familia, un divorcio y los abusos a infantes en la escuela.

La depresión se ve reflejada en el estado de ánimo. Las consecuencias son variadas ya que puede provocar retraso en el desarrollo físico, problemas de sueño, enfermedades de tipo infecto-contagioso y alteraciones en la alimentación que lo mantienen en un estado de decaimiento, por lo que es importante una atención oportuna sustentada en la valoración de un psicoterapeuta”, recomendó.

Exhortó a  los padres a no apresurarse y sacar conclusiones, pero sí estar atentos cuando los niños presenten algunos síntomas como  pérdida de interés por los juegos preferidos, estar muy retraído, muy callado   o irritable.

– “Otros síntomas abarcan dormir demasiado o muy poco, presentan regresión al expresarse hablando como bebé, se orinan en la cama, mucha sensibilidad al rechazo o  fracaso; agresividad y se queja de dolores inexistentes”.

Foto: Cortesía IMSS
Foto: Cortesía IMSS

Consideró que los niños no están conscientes de su enfermedad y no saben expresar lo que sienten o les sucede.

– “Por esto anteriormente los casos de depresión infantil pasaban desapercibidos ya que se consideraba como una afección que sólo se diagnosticaba en mayores, pero en la actualidad  se refleja también en niños y los adolescentes”.

Puntualizó que cinco por ciento de los niños de Baja California la  padece en algún momento de su vida, y quienes corren mayor riesgo son los que han presentado una pérdida familiar ya que viven con mucha tensión, así como aquellos  que tienen desórdenes de atención o de conducta.

– “Por ello el Seguro Social practica y recomienda para estos pacientes la intervención de terapias y entrenamientos en habilidades sociales, ejercicios de tensión-relajación muscular, así como deberes y rutinas en casa”.

Finalmente consideró que la parte esencial en el tratamiento es la integración e implicación de la familia, “haciendo modificaciones en las formas de interacción y comunicación entre padres e hijos”.