No construyamos un partido con alma de papel

Para nadie es un secreto que la Presidencia de la República, el Congreso de la Unión y la mayoría de las “Instituciones” están en un acelerado proceso de descomposición.  El INE, el TEPJF, la SCJN, la PGR y los demás tribunales, son como la carabina de Ambrosio.

Jesús Sosa Castro/ A los Cuatro Vientos

El gobierno es un nido de corruptos y maleantes de la política. Las instituciones dan pena ajena. Nueve de los diez partidos que componen el Congreso, ni siquiera han intentado defender los intereses de sus “representados”. Por cálculos políticos, han renunciado al papel de atender las necesidades de los ciudadanos y se han asumido como instrumentos de abyección al servicio del sistema. Vivimos al borde de una debacle nacional. Todos, son la afrenta que actualmente pesa sobre la nación.

Por eso en millones de mexicanos, bulle un desprecio y un desencanto hacia todo el aparato gubernamental, que se acrecienta con el modo de producir y reproducir la vida en este capitalismo salvaje, voraz, inhumano y antinacional. ¡Todo se vende y todo se compra! No es casual que otro mundo, el nuestro, esté pensando en algo que nos dé otra perspectiva, otra ilusión, otra esperanza. Ese desencanto y ese algo que deseamos, tienen larga data, como largo es el sendero de esfuerzos, de batallas que hemos librado grandes sectores de mujeres y hombres en distintos momentos de la vida nacional. Es verdad que hasta hoy, nuestros sentimientos y nuestra lucha no han tenido un jarro que reciba, guarde y potencie nuestros esfuerzos. Pero, las batallas que en distintos momentos hemos librado millones de ciudadanos, están en camino de concretarse. Ese momento puede ser el 2018. Lo aprovechamos o no tendremos la oportunidad de que éste se repita en breve tiempo

Necesitamos que la sabiduría que nos han dado esos combates sociales, esa experiencia revolucionaria, esa fuerza creciente de muchos mexicanos, encuentre un recipiente y un tiempo en el que se puedan depositar y realizar los sueños que el pueblo ha venido construyendo en estos complejos procesos de la lucha política. ¿Quién puede ser ese recipiente y cuál el momento? ¿En torno a quién y cuándo los millones de ciudadanos nos podremos agrupar para transformar la vida de México? ¿Será el Movimiento Regeneración Nacional, Morena, ese recipiente y el 2018 lo que andamos buscando para transformar el país?

Cualquiera que sea la decisión de la gente en las acciones del 2016 y del 2018, hay que disponernos y proponernos, al través de nuestras acciones, de nuestras propuestas, de las consecuencias y de nuestra ética; ser ese recipiente que hoy está en ciernes, formándose, para que el trabajo de Morena sea el jardín de las victorias populares y la tumba del sistema de opresión y explotación que padece nuestra sociedad. No construiremos ese espacio para un pueblo con ansias de libertad y democracia, si en nuestro comportamiento y en nuestras acciones no renunciamos a los viejos métodos de hacer política. Queremos que Morena sea el espejo donde se pueda ver un rostro distinto, fresco, seguro, democrático y libertario.

SODAS PARTIDOS

Esta tarea hay que emprenderla ya, porque vamos con retraso. La sabiduría y la experiencia que han venido acumulando millones de personas, no pueden caminar por la misma ruta que han llenado de abrojos nuestras luchas. Hay un hartazgo justificable contra quienes han ensuciado la política. RADIOAMLO.ORG- dio a conocer el 10 de agosto un planteamiento en el que se afirma que “durante el proceso electoral del 7 de junio, la selección de candidatos dejó un mal sabor de boca en muchos distritos electorales. Nombrarlos a todos sólo nos recordaría lo más podrido de la política nacional. Varios militantes, aún con trapacerías, mantuvieron la esperanza en que los resultados de este proceso, les daría a cada quien lo que merecía, con la intención de que al final del mismo, se diera un espacio para la reflexión. Pero es sorprendente que aquellos que cometieron errores no solo no reflexionaron sobre los resultados electorales, sino que ahora plantean nuevamente darle la espalda a la militancia y al movimiento social que le dio origen al partido. Nuevo León, Oaxaca, Colima”, Morelos y otros Estados, son el ejemplo vergonzoso de lo que se afirma. “No vamos hacer un recuento de estas trapacerías que realizaron para poder quedar quienes quedaron. Todo lo hicieron bajo la supuesta aprobación de AMLO, escudándose además, en el manto oscuro y discrecional del llamado a la unidad”

“Ahora que se inician los trabajos rumbo al Segundo Congreso Nacional, ya se habla de acuerdos para que lleguen los mismos o para que se mantengan los “grupos” y que continúe la actual estructura bajo los mismos pretextos: La unidad y la aprobación de AMLO”.

Si esto que transcribo es un planteamiento oficial, debe decirse públicamente y señalar quiénes son aquellos que están transgrediendo las normas estatutarias y los procesos democráticos que tanto se cacarean de dientes para afuera.

Lo que ya no se puede ocultar es que esos “grupos” de poder, ya están en plena operación haciendo de las suyas. Quieren comités territoriales no para fortalecer al partido sino para fortalecer su clientela electoral y seguir colgados del poder. Quieren una organización de papel. ¡En esto radica la debilidad de Morena! Si no se corrigen las cosas, para el 2018 tendremos que decirle a los electores por tercera ocasión, ganamos, pero… volvimos a perder.

Lograr la democracia interna y la construcción real del partido, es avanzar en una concepción que por sí misma, llene de recursos humanos, de experiencias, de combatientes y de ideas a Morena. Buscamos ese espacio desde el cual se diseñe y se realicen acciones democráticas crecientes: ¡Esta es una urgente necesidad! Los que así pensamos buscamos un recipiente que albergue las inquietudes de lucha de muchos combatientes por la libertad y que sea capaz de entender el significado de la democracia. Una fuerza que provea de condiciones para el despliegue mayor de las batallas sociales de millones de compatriotas que han perdido la confianza en los gobernantes y en los partidos paleros y llenos de vicios y deformaciones. Nuestro objetivo es el de aquellos, mujeres y hombres, que han participado toda su vida por la transformación del país y siempre han sido traicionados por los que detentan el poder. Esta es nuestra lucha y esa es nuestra autodeterminación.

JESUS CASTRO SOSA*Jesús Sosa Castro. Destacado militante de la izquierda mexicana. Articulista de SDP noticias y colaborador de A los Cuatro Vientos.