Sequía y extracción de arena impacta el manto freático de Guadalupe

El nivel del manto freático en el Río Guadalupe se ubicó 20 metros por abajo de la superficie, por lo que las raíces de los viñedos y bosque de olivos adultos en el valle de Guadalupe no lo alcanzan. Esto es una posible consecuencia de la extracción de arena de la vía pluvial en los últimos 16 años.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Ensenada, B. C., a 8 de agosto 2015.- “El nivel histórico es de 10 metros de profundidad, que es la marca que se registró de manera promedio en los últimos 50 años del siglo pasado”, apuntó el diputado José Alberto Martínez Carrillo, momentos después de lanzar un exhorto a distintas dependencias federales para que pongan fin a la extracción de arena en la cuenca hídrica más importante del norte de Ensenada.

Martínez, legislador del Partido Nueva Alianza y presidente de la Comisión de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la XXI Legislatura estatal, manifestó que la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PREFOPA), deben iniciar una campaña de verificación física de cada concesión o permiso de operación para extraer arena en el río Guadalupe, desde su origen en la sierra de Juárez hasta su desembocadura al mar en La Misión.

– “Deben revocar de inmediato concesiones o permisos a quienes hayan rebasado los límites de sus autorizaciones; pero sobre todo, no otorgar ningún nuevo permiso de extracción mientras no se recupere el equilibrio en el acuífero del Valle de Guadalupe».

SAQUEO ARENA RIO GUADALUPE
Una sección del Río Guadalupe tras la extracción intensiva de arena (Foto: Península Naturaleza).

Consideró que la extracción desmedida de arena en el Valle de Guadalupe, es un problema añejo y recurrente desde 1999, fecha en la que se dieron los primeros casos de extracción de manera ilegal y masiva por particulares, a quienes la CONAGUA posteriormente “los regularizó” al darles concesiones o permisos pese a que no existían estudios científicos que justificaran técnicamente esa decisión.

– “El retiro desmedido del material (arena) expone al acuífero a la atmósfera, lo cual ocasiona mayores pérdidas por evaporación, además de que disminuye la infiltración de los escurrimientos. En estas condiciones, el acuífero pierde capacidad de almacenamiento”, afirmó.

Dijo que este problema se agravó y en la actualidad, personas y organismos de la sociedad civil que buscan la protección de la zona del Valle de Guadalupe, siguen denunciando la extracción excesiva de arena del arroyo.

– “Incluso, funcionarios de la Secretaría de Protección al Ambiente (del gobierno estatal), han señalado que en áreas donde existen permisos para extraer entre uno y dos metros de arena, hay excavaciones cuya profundidad rebasa los seis metros”, detalló el legislador.

Finalmente destacó que “una grave consecuencia de este irracional saqueo de arena y agua de la zona, es el desplome del nivel freático”, que este año llegó a 20 metros en donde las raíces de los viñedos y bosques de olivos adultos simplemente no lo alcanzan y por eso han entrado a un nivel superior de riesgo.