Marginación lacerante en Ensenada

En el municipio de Ensenada habitan casi medio millón de personas de las cuales alrededor del 32 por ciento padecen pobreza extrema o moderada. Y se considera que son alrededor del 70 por ciento los que obtienen ingresos sólo para llevar el “día a día”.

Néstor Cruz Tijerina / Reportaje / A los Cuatro Vientos / Parte 1

Aunque no existe significado único para el término «pobreza», generalmente se utiliza cuando un individuo o grupo de individuos no satisfacen sus necesidades básicas de subsistencia.

La situación internacional en cuanto a este tema es alarmante. Según informes del Banco Mundial, 46 por ciento de la humanidad vive por debajo de la línea de la pobreza de acuerdo a los parámetros establecidos por esta institución (con ingresos menores a los dos dólares por día).

Y alrededor de mil doscientos millones de personas viven en pobreza extrema, con un ingreso menor a un dólar por día.

La situación de la marginación en México se mantiene en niveles inaceptablemente altos y se encuentra asociada a una gran desigualdad, ya que casi la mitad de la población es pobre.

Para hacer un diagnóstico de lo que sucede en el municipio de Ensenada, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) del Gobierno Federal, a través del Programa Habitat y apoyada por diversos organismos sociales y gubernamentales, realizó el «Estudio para la Determinación de Polígonos de Marginación en Ensenada», el cual arrojó resultados alarmantes.

Antes de pasar a ellos es importante señalar que según la definición de la Sedesol, los hogares en situación de pobreza presentan tres niveles o categorías:

– Pobreza alimentaria: La de aquellos hogares que no cuentan con lo suficiente para cubrir la canasta alimentaria.

– Pobreza de capacidades: Donde los individuos no cuentan con lo suficiente para potenciar sus capacidades personales, a través de la salud y la educación básica.

– Pobreza patrimonial: La de hogares que aún cubriendo los anteriores gastos, no cuentan con lo suficiente para tener una vida digna que incluya: vestido y calzado, vivienda, servicio de conservación, energía eléctrica y combustible, estimación del alquiler de la vivienda y transporte público.

El estudio abarcó 276 colonias de Ensenada, en donde la pobreza se distribuyó de la siguiente manera:

– Baja: colonias sin marginación y rezago (113 colonias, 41 por ciento del total) – Media: colonias con marginación y rezago incipiente (93 colonias, 34 por ciento del total) – Alta: colonias con marginación y rezago agudo (36 colonias, 13 por ciento del total) – Muy Alta: colonias con marginación y rezago preocupante (34 colonias, 12 por ciento del total)

NESTOR MARGINACION ALTO MUY ALTO

En el último nivel están las colonias calificadas como «muy preocupantes» por su nivel de muy alta marginación. Ellas son: Adolfo Ruiz Cortínez, Benito Juárez, Emiliano Zapata I y II, José María Morelos y Pavón, Las Flores, Los Olivos y Benito García (El Zorrillo o Cañón Buenavista).

De acuerdo con estos datos, en Emiliano Zapata y Praderas del Ciprés las viviendas habitadas representan el 53 y 61 por ciento, respectivamente. Benito García y José María Morelos y Pavón son las áreas más densamente pobladas ya que presentan los porcentajes más altos de viviendas habitadas: 70.6 y 77.8 por ciento respectivamente.

Una de las áreas con mayores carencias es Cañón Buenavista, ya que tiene mínimos niveles de disponibilidad de banquetas y guarniciones, pavimento y drenaje, así como menos del 50 por ciento de manzanas con agua entubada. Situación similar presenta la colonia Praderas de El Ciprés.

Los hogares entrevistados para el estudio en las manzanas elegidas de las colonias Emiliano Zapata y Praderas del Ciprés, resultaron con un nivel de pobreza de 8.45 y 10.29 por ciento, respectivamente.

La colonia Benito García alcanzó el 41.18 por ciento de hogares pobres, mientras que en la colonia José María Morelos y Pavón representan el 28.5 por ciento.

 

POBREZA PATRIMONIAL

Este padecimiento se registró en 69 colonias (que representan 25% del total), en 50 por ciento o más de su población ocupada, quienes percibían ingresos de hasta dos salarios mínimos.

NESTOR MARGINACION SALARIOS EDA

NIVELES ALTOS DE MARGINACIÓN

El Consejo Nacional de Población (Conapo) y la Secretaría de Desarrollo Social del Estado (Sedesoe), a partir de la metodología propia y con datos provenientes del INEGI, construyeron «índices de marginación y rezago» según los cuales 12 colonias (4.3 por ciento del total) alcanzaron el índice Alto y Muy Alto de marginación y rezago.

NESTOR INDICE MARGINACION EDA

DÉFICIT DE INFRAESTRUCTURA, EQUIPAMIENTO Y SERVICIOS URBANOS

Estas tres variables tienen como fuente el Programa de Desarrollo Urbano y Centro de Población de Ensenada (Pducpe).

Esta fuente de información  detectó la ausencia o falta de servicios a partir del porcentaje de cobertura existente, algunos de las cuales, aun con déficit, no necesariamente significan pobreza aunque reflejan una importante falta de cobertura en infraestructura, equipamiento y servicios.

La incidencia más alta se expresa en 179 colonias (64.9 por ciento del total), en donde existe carencia en al menos una de las variables de infraestructura, equipamiento y servicios urbanos.

NESTOR DEFICIT INFRAESTRUCTURA

AUSENCIA DE EQUIPAMIENTO MUNICIPAL Y SOCIAL

Este criterio tiene como fuente las bases de datos de la Sedesol, de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal y del Instituto Municipal del Reporte y la Recreación de Ensenada (Inmudere).

La investigación detectó  las colonias donde no existen casas de oficios, centros de atención infantil comunitaria, centros de desarrollo comunitario, centros de atención a víctimas de la violencia, refugios para población vulnerable y villas para adultos mayores, así como la ausencia de instalaciones deportivas y módulos de vigilancia.

En esta condición se encontraron 119 colonias que representan el 43.1 por ciento del total.

NESTOR AUSENCIA EQUIPO

INCIDENCIA DE RIESGOS POR FENÓMENOS NATURALES

La Sedesol considera que las granizadas, huracanes, vientos, inundaciones, derrumbes, sequías, heladas, sismos, hundimientos y erupciones volcánicas, son fenómenos naturales que pueden ocasionar daños no mitigables por la gravedad de sus consecuencias.

Es por ello que debido a sus condiciones de vulnerabilidad económica y de infraestructura, la incidencia de fenómenos naturales en Ensenada puede ocasionar daños no mitigables en 65 colonias, 23.5 por ciento del total.

NESTOR INCIDENCIA DAÑOS

LA CERCANÍA CON ESTADOS UNIDOS

De acuerdo con un estudio sociológico incluido en el documento presentado por el Programa Habitat, Baja California muestra patrones culturales y de consumo que están asociados a su condición de estado fronterizo, razón por la cual la medición de ciertos fenómenos de índole económica y social tiene que pasar por este tamiz.

– «Los patrones de consumo de la sociedad estadounidense, que permite la renovación constante de los bienes y el consecuente desecho de los usados todavía en buenas condiciones de funcionamiento, determinan la accesibilidad de la población del estado en general a tales mercancías a muy bajo costo y sin restricciones para su introducción a la franja fronteriza”.

Por ello, en las zonas de Ensenada que fueron diagnosticadas como «pobres», la disponibilidad de aparatos electrodomésticos y de automóviles que se registra en un alto porcentaje de los hogares encuestados, obedece fundamentalmente a las siguientes razones:

– El costo de refrigeradores, lavadoras, secadoras, DVD y automóviles usados es muy accesible a toda la población.

– Su oferta es muy amplia en los comercios de segunda o artículos usados que proliferan en el estado de Baja California.

– Culturalmente está extendida la costumbre de usar lavadora y secadora, independientemente del nivel de ingresos del hogar (en Baja California no se acostumbra secar la ropa al sol), por lo que la simple disponibilidad no es una cuestión de estatus ni expresa un nivel económico más alto.

– El uso del automóvil está relacionado con el alto costo y la mala calidad del transporte público en el estado, y al fácil acceso para la obtención de carros fronterizos por diversos grupos socio-económicos.

Los hogares que reportan disponibilidad de electrodomésticos y automóvil, se registran como no pobres, a pesar de que sus condiciones son visiblemente de pobreza.