Contratista inconforme con licitación de la CDI para indígenas en SQ

Por presuntas irregularidades en el proceso de licitación de una obra pública en la comunidad indígena Nueva Era, al sur del valle de San Quintín, una empresa local logró que la Secretaría de la Función Pública aceptara un recurso de inconformidad que presentó en contra de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos  Indígenas (CDI).

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos / La Jornada BC

Ensenada, B.C., a 22 de julio de 2015.- Al respecto el licenciado Juan Malagamba Zentella, delegado de la CDI en la península, indicó que el recurso de inconformidad es un derecho que la compañía tiene y que al aceptar la fiscalizadora federal su petición se abre un periodo de pruebas y alegatos que demostrarán por qué, desde el punto de vista 100 por ciento técnico, se desechó la propuesta de la inconforme.

El presidente de Compañías Mexicanas de la Industria de la Construcción en Ensenada (Comice) Héctor Daniel Chávez Pérez, dijo que el organismo apoyará a su asociada, la compañía Dagba Constructora, S.A. de C.V.,  porque la CDI afectó el proceso de licitación de la obra “Construcción de un tanque de regulación de 1500 metros cúbicos en la localidad de Nueva Era, municipio de Ensenada.”

– “Queremos dejar muy claro que no permitiremos ningún tipo de abuso o procesos de licitación amañados de parte de ninguna autoridad de todos los niveles de gobierno, cuando resulten afectados los intereses de cualquiera de los integrantes de Comice”, destacó el constructor.

Agregó: “Sabemos que en las licitaciones se gana o se pierde, pero cuando sospechamos de presuntos arreglos bajo la mesa, estaremos prestos a denunciar a los funcionarios públicos que los cometan”.

Explicó en qué consiste la presunta irregularidad: La Licitación Pública Nacional Número LO-006AYB021-N6-2015 que convocó la CDI, fue para construir el tanque de regulación de agua potable  en la población Nueva Era, un asentamiento donde habitan mayoritariamente indígenas de los estados de Oaxaca y Guerrero.

La licitación la presidió Leopoldo Anaya Rascón, responsable del Programa de Infraestructura Indígena de la CDI,  e Isidro Pérez Hernández, jefe del Departamento Jurídico de la misma comisión federal y quien se hace cargo de la imparcialidad en el concurso.

Durante el proceso de licitación por puntaje que concluyó el 14 de mayo, participaron 17 empresas constructoras de las cuales tres fueron aceptadas por cumplir con el puntaje mínimo requerido.

El delegado de la CDI en la península, licenciado Juan Malgamba Zentella (Foto: Códice en Línea).
El delegado de la CDI en la península, licenciado Juan Malgamba Zentella (Foto: Códice en Línea).

Una de ellas fue Dagba, que tenía la mejor propuesta económica viable. No obstante, el fallo se emitió a favor de la empresa  Ingeniería Integral de BC, S.A. de C.V. cuya propuesta económica fue de cuatro millones 118 mil 356 pesos con setenta centavos más IVA, muy por encima de la primera que fue desechada”, explicó Chávez.

Agregó que la CDI usó como argumento de su fallo el considerar “insolvente económicamente” a Dagba Constructora, para garantizar el cumplimiento del contrato.

“Sin embargo Dagba demostró con documentales de obras similares hechas con anterioridad, que es perfectamente viable construir una obra con las especificaciones contempladas en la licitación y además obtener ganancias razonables sin afectar al erario público”, expuso el empresario.

Fue así que Dagba interpuso el recurso de inconformidad, misma que integró el expediente 250/2015 del Órgano de Control Interno de la CDI que la resolverá.

Por su parte, Juan Malagamba indicó que la CDI desechó la propuesta de Dagba porque si bien los costos de los materiales que cotizó eran hasta 25 por ciento más bajos que las otras propuestas, representaban el riesgo de que al momento de realizar la construcción aumentaran su valor desproporcionalmente, afectando el precio final de la obra.

Informó que la constructora inconforme ganó una licitación similar el año pasado para la localidad de San Simón, pero hoy se tomó la decisión de cuidar el valor del proyecto que armó y presupuestó, desde el punto de vista técnico, personal especializado de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (CESPE), depositario final de la infraestructura hídrica y uno de los que dictó quién era el ganador del concurso.

– “No detuvimos la obra. Estamos en espera de la notificación del ´órgano interno de fiscalización para hacerlo. La empresa está en todo su derecho a inconformarse. Tenemos las pruebas técnicas para demostrar lo irreal de su propuesta, pero cuando esto termine podremos demandar a la empresa el pago de los daños ocasionados por el retraso. Ese es nuestro derecho”.