Regresan extorsionadores telefónicos a Ensenada

Cinco personas denunciaron a un grupo criminal que del sábado al lunes intentaron extorsionar a sus familiares por la vía telefónica en la ciudad de Ensenada. En todos los casos los delincuentes se identificaron como miembros del ejército mexicano destacados en el resguardo militar de El Ciprés.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos / La Jornada BC

Ensenada, B.C., a 21 de julio de 2015.- Los denunciantes, que pidieron omitir sus nombres por temor a represalias ya que los delincuentes tienen los números de sus teléfonos celulares y los nombres de algunos de sus familiares, denunciaron los hechos en la oficina municipal de Seguridad Pública y a los teléfonos de emergencia 066 y 089.

El número de teléfono celular 331 9742-861, coincidió como el usado por los extorsionadores en todos los casos.

También coincidió el modus operandi de los criminales: Un presunto sobrino llamó a un número telefónico fijo informando que estaba de vacaciones en Tijuana y que se dirigía a Ensenada para visitar a su tío (tía). Si el señuelo funcionaba, pedía a la víctima un número de teléfono celular para establecer contacto una vez que llegara a la ciudad-puerto.

Poco después de una hora, el extorsionador llamaba  al celular y decía que en ese momento estaba “en La Misión” o “en El Sauzal” y que “unos soldados” lo estaban revisando y que volvería a llamar cuando el operativo militar terminara, cosa que sucedía 10 minutos después con el anuncio de que el presunto sobrino viajaba en un auto recién adquirido y que en la cajuela los militares encontraron “una pistola vieja”, por lo que estaba sujeto a una investigación federal.

A continuación, el extorsionador contactaba a la víctima con el “jefe militar” quien explicaba que se trataba de un grupo de 25 soldados que realizaban un operativo especial de vigilancia y que el joven automovilista iba a ser consignado al Ministerio Público federal, pero como el detenido los había contactado con un familiar en Ensenada no actuarían y lo liberarían, pero a cambio de una dádiva. “Si usted quiere, podemos llevar a su sobrino enfrente de su casa y ahí se lo entregamos”, prometía el presunto militar.

De regreso en la comunicación telefónica, el “sobrino” decía que en ese momento no tenía dinero en efectivo y pedía a su “tío” (“tía”) que le prestara y luego irían a un banco a sacar dinero para pagar la deuda.

EXTORSION TELEFONICA 1

“Aparentemente lo que en realidad buscan estos delincuentes es secuestrar y extorsionar a la víctima y a sus familiares, exprimir todo lo que tienen en sus cuentas bancarias y si todo sale bien, liberarlos”, apuntó uno de los denunciantes.

En junio, la empresa encuestadora Imerk Baja California informó que una investigación identificó que de 2014 a la fecha la extorsión y el fraude telefónico en el estado creció en 30 por ciento, siendo común que los delincuentes usen diversos argumentos como el haberse ganado un premio, solicitar el depósito de una cantidad específica de dinero para recibirlo, o hacerse pasar por un familiar pidiendo dinero urgente.

Manuel Lugo Gómez, director de la empresa, reveló que en el estado, ocho de cada 10 hogares han recibido por lo menos una llamada telefónica con fines de extorsión o fraude, principalmente en Playas de Rosarito y Ensenada.

El estudio reveló asimismo que de cada 10 llamadas, en seis los delincuentes se hicieron pasar como familiar de la víctima, pero en Tecate y Mexicali la estadística en este aspecto creció a siete.

Lugo destacó que la gran mayoría de las personas que recibieron este tipo de llamadas no fueron víctimas de la estafa.

Solamente el 5.9 por ciento de ellas hicieron los que los delincuentes les solicitaron, porcentaje que sube en Ensenada (9.6%), así como cuando la llamada tiene fines de extorsión (8.2%) e involucra algún tipo de amenaza (13.9%)”.

Finalmente, el director de Imerk reveló que de cada 10 personas que no reportaron el delito, ocho no lo hicieron porque no le dieron seriedad a la llamada y el resto dijo que no confiaban en la policía y el Ministerio Público, y por ello no denunciaron.