En Baja California, la planta desalinizadora más grande del continente

En Playas de Rosarito iniciará este año la construcción de la planta desalinizadora de agua marina más grande del continente americano, con capacidad para producir 352 millones de litros de agua potable al día, mediante desalación por ósmosis.

Olga Aragón/ Javier Cruz/ A los Cuatro Vientos / La Jornada Baja California

La extraordinaria capacidad de esta planta será de 4 mil 400 litros por segundo. Parte de ese caudal será exportado a Estados Unidos.

El grupo trasnacional Consolidated Wather Corporation (CWC) LTD, con sede en Islas Caimán, ganó a través de su filial mexicana NSC Agua, el permiso ambiental del gobierno mexicano para construir esta megaobra hidráulica.

NSC Agua afirma que su planta en Rosarito, capaz de convertir en agua potable el agua de mar que utiliza la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para el enfriamiento de los condensadores de la planta termoléctrica “Presidente Juárez”, será la desalinizadora más grande de América.

Producirá cien millones de galones diarios (4.4 m3/s) de agua potable, en etapas sucesivas con capacidad cada una de 25 millones de galones.

Para su primera fase, la inversión será de 600 millones de dólares y requiere 20 meses para su construcción e inicio de operaciones.

“La firma de ingeniería a cargo de la elaboración del proyecto ejecutivo es coreana, pero la integración de una obra de esta magnitud implica el suministro de tecnologías complementarias de orígenes diversos, por lo que se puede considerar que se trata de un proyecto global. El origen de la inversión es de Estados Unidos de Norteamérica”, señaló el ingeniero Enrique Noriega Spínola, realizador del estudio de impacto ambiental.

La calidad del agua producida, afirma Noriega, “será mucho mayor que la del agua abastecida en la actualidad, lo que posiblemente impacte patrones de consumo de agua embotellada”

PLANTA LUZ CFE ROSARITO

El promedio de producción anual proyectado es de 352 millones de litros diarios. Los equipos y materiales de construcción serán seleccionados para proporcionar una vida de 30 años.

La Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT) será el cliente principal, considerando que Tijuana es una de las ciudades con mayor demanda y prevalece un escenario de fuerte escasez para la región en 2030.

El proyecto también contempla “vender los excedentes que no sean demandados por la CESPT a consumidores del norte de la frontera”.

José Manuel Ibarra, secretario de Administración Urbana de Rosarito, informó que la planta desalinizadora estará operando en 2017, en su primera fase, con capacidad de mil 220 litros por segundo de agua potable.

“En Rosarito no tenemos problemas de desabasto. Este proyecto es preventivo y va encaminado a atender el crecimiento de plantas industriales, de la ciudad y de complejos turísticos, incluso se podría exportar a San Diego”, declaró Ibarra a un medio nacional.

CWC tiene presencia en ocho países con 20 plantas desalinizadoras que producen 98.2 millones de litros diarios de agua potable y ganancias anuales netas por más de 500 millones de dólares.

Considerando la magnitud de la obra que construirá en Playas de Rosarito, se puede afirmar que supera casi cuatro veces la capacidad total de sus 20 desalinizadoras instaladas en otras regiones del mundo.

BC exportará agua

AGUA CONSOLIDADA MEXICO

El consorcio CWC, con 40 años de experiencia en el ramo de la desalación de agua de mar, está negociando la venta de agua potable al condado de San Diego, California, mediante una gestoría de Jaime Bonilla Valdez, diputado federal bajacaliforniano.

Bonilla Valdez -quien del 2000 al 2011 fue uno de los cinco directores del Distrito de Agua de Otay, agencia que en 2010 lo reconoció como “Empresario del Año” y “Excelencia en Servicios Públicos”-, cabildea la exportación de agua potable a favor de su ex representada californiana en la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano de Baja California y en la Comisión Nacional del Agua.

Ambas dependencias ya expresaron su interés en la exportación de agua potable de la planta desalinizadora en Playas de Rosarito, obra que el Plan Estatal de Desarrollo del gobernador Francisco Vega Lamadrid considera prioritaria para el abasto del líquido a la población de Baja California, junto con las desalinizadoras de Ensenada y San Quintín.

Aunque el manifiesto ambiental aún no había sido aprobado, el pasado 23 de enero la SIDUE confirmó por escrito, según afirma la trasnacional en su portal, que el gobierno estatal tiene intención de participar en el proyecto de venta de agua potable al Distrito de Agua de Otay.

La Jornada Baja California constató -con datos oficiales de la SEMARNAT, SIDUE, Consolidated Wather, CONAGUA y el Distrito de Agua de Otay-, que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales emitió el dictamen ambiental a favor de la trasnacional en marzo de este año y fue presentado el 13 de mayo a la filial mexicana.

Sin embargo, CWC reporta en su portal que la autoridad federal le comunicó que tenía el permiso ambiental en febrero de 2015, por lo que a partir de esa fecha empezó a difundir mundialmente su proyecto en Baja California.

AGUA CONSOLIDADA ISLAS CAYMAN

NSC Agua contrató a CISCO (Consultores Ambientales de Ensenada), del ingeniero Enrique Noriega, para la elaboración del manifiesto ambiental del proyecto “Planta Desalinizadora Rosarito, B.C.”, mismo que fue presentado el 29 de mayo de 2014 a la  Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) en la ciudad de México, instancia que emitió su resolución el pasado 26 de marzo, notificando a la trasnacional dos semanas después.

De manera inusual, hasta el pasado viernes 26 de junio la SEMARNAT aún no subía a su portal la copia digital de la resolución para consulta ciudadana. Tampoco ha difundido el resolutivo en la Gaceta Ecológica de la DGIRA.

No obstante, el consorcio CWC, líder de seis compañías subsidiarias en el Caribe, los Estados Unidos y Asia, anuncia en su portal cibernético, desde el 13 de mayo, la consolidación de su alianza con NSC Agua al 50 por ciento.

El Distrito de Agua de Otay, en diversas minutas de reuniones del consejo de directores, revela que conoció desde diciembre de 2010 el proyecto de NSC en Rosarito.

En esas minutas, consta el papel que desde 2010 juega el empresario Bonilla Valdez, mediante acciones que aceleró luego de ser electo diputado federal de minoría por Baja California en 2012, cuando incluso armó un equipo de especialistas para cabildear ante la SIDUE estatal y la CONAGUA federal, la conveniencia de reunirse con directos de CWC, de NSC Agua y del Distrito de Agua de Otay y llevar agua potable de la desalinizadora de Rosarito al condado de San Diego.

Con el permiso ambiental de la SEMARNAT en su poder, la trasnacional estadunidense y el gobierno estatal y federal mexicano están por anunciar la cristalización de su asociación en el negocio del agua potable, sólo falta la aprobación del uso del acueducto que conducirá el líquido potable 29 kilómetros hacia el norte.

Alto riesgo

AGUA CONSOLIDADA ROSARITO

La planta desalinizadora más grande de América se instalará dentro de la mancha urbana de Playas de Rosarito, en un predio de 20 hectáreas colindante con la planta termoeléctrica Presidente Benito Juárez, de la CFE.

NSC Agua firmará un contrato con la CFE para tomar el agua de sus instalaciones, construir cárcamos y utilizar sus ductos para la descarga de salmuera al mar.

Este predio también colinda con instalaciones de PEMEX que reciben por vía marítima prácticamente la totalidad de combustibles líquidos que se consumen en el estado.

“Ambas instalaciones con un frente costero de 1.5 km son de alto riesgo y son reguladas por la Federación”, señala el estudio ambiental del proyecto.

Biodiversidad en peligro

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), en su clasificación de las Regiones Marinas Prioritarias de México, incluye 27 mil kilómetros cuadrados de Ensenada y Rosarito como Región Uno dentro de las 70 regiones marinas prioritarias para la conservación de la biodiversidad costera y oceánica en México.

“Es un área de alta biodiversidad”, reconoce Noriega en su estudio ambiental. “Tiene endemismo de algunas especies de peces, invertebrados y plantas.”

PLAYAS ROSARITO PLAYA VOLIBOL
De ser atractivo turístico binacional, Playas de Rosarito se alista a ser uno de los principales abastecedores de agua potable desalinizada para el sur de California (Foto: Rosarito en La Noticia).

Menciona entre otras especies sardina y anchoveta, atún aleta azul, lenguado, curvina y mojarra, junto a una variedad de peces pelágicos y bentónicos de la bahía de Todos Santos, “con gran importancia ecológica y económica”.

En el caso de Popotla, vecino a la planta desalinizadora, señala que es una de las 26 localidades más importantes de captura de erizo rojo en Baja California.

Como resultado de la descarga de salmuera generada por el proceso de desalación, el estudio ambiental advierte que aumentará drásticamente la salinidad de la zona de dispersión.

– “El mar típicamente presenta una salinidad constante que en condiciones normales es de alrededor de 34 mil 400 partes por millón (ppm). La salmuera, mezclada en el canal de descarga con el agua de enfriamiento de la CFE, impactará al medio con una flujo que oscilará entre 6.4 y 9.7 metros cúbicos por segundo y una concentración de sal de 39 mil 700 a 57 mil 800 ppm”, señala Noriega.

“Ninguno de estos impactos es aceptable”, advierte para insistir en la necesidad de realizar estudios permanentes  “que permitan tener una clara visión del estado del medio marino, con respecto a estas comunidades, a manera de que se pueda advertir con suficiente anticipación, si la operación de la planta las está amenazando. Esos impactos son parte del pronóstico del escenario alterado”

Concluye:

– “Este proyecto requiere de una administración ambiental rigurosa, pero su realización solucionará una variedad de problemas sociales, económicos y de administración del agua en la región”.