Graves efectos ambientales y económicos provocó marea roja en San Felipe

El mayor florecimiento algal nocivo –también conocido como “marea roja”- del país, que se dio en la porción norte del Golfo de California en los meses de enero y febrero, hundió la pesca comercial de almeja generosa y la muerte de cinco mil a 17 mil aves marinas, entre ellas patos y pelícanos, y de 56 hasta 300 delfines.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos / La Jornada BC

“Estos organismos murieron en un área de 80 kilómetros de costa por haber consumido sardina que, a su vez, se habían alimentado de una microalga llamada Gymnodinium catenatum, la cual produce esta saxitoxina que ha estado presente en otros moluscos bivalvos del alto Golfo de California, incluida la almeja generosa”.

Esto lo indicó en un comunicado del Centro de Investigación Científica y Educación Superior de Ensenada (CICESE), el doctor Ernesto García Mendoza, coordinador de la Red de Investigación sobre Florecimientos Algales Nocivos (REDFAN) y responsable del Laboratorio FICOTOX del centro.

Agregó que precisamente por sus repercusiones en el ambiente y la economía regional, el incidente tóxico de principio de año ya es calificado como “el más impactante que ha ocurrido en México”.

Recordó que el 13 de enero la red tuvo conocimiento de una mortandad masiva de aves y de lobos marinos cerca del muelle de San Felipe.

“Los primeros análisis indicaron la presencia de una saxitoxina, que es un tipo de toxina paralizante PSP. Las condiciones hidrográficas permitieron que el florecimiento se extendiera incluso a una localidad tan alejada como Bahía de los Ángeles, donde se documentaron los primeros casos en Baja California de personas intoxicadas por esta toxina”.

Agregó que el 17 y 18 de enero, personal del CICESE realizó un muestreo en una red de estaciones localizadas al sur de San Felipe, y recorrieron la playa hasta Puertecitos para contabilizar la mortandad de pelícanos, patos, delfines y lobos marinos, extraer muestras y analizar la concentración de ficotoxinas.

La "marea roja" en su momento más álgido (Foto: archivo).
La «marea roja» en su momento más álgido (Foto: archivo).

En esta labor participó personal del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR), del Centro de Investigación y Conservación Marina (CICMAR), del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), y colaboraron también el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA).

Así, destacó el doctor García, el grupo científico encontró que el número de aves muertas fue, en promedio, de 146 por kilómetro, con una desviación estándar de más-menos 84 aves. El promedio de delfines por kilómetro fue de 2.26, con una desviación de más-menos 1.5 animales.

– “Considerando estos parámetros estadísticos, el total en una línea de playa de 80 kilómetros puede llegar, en el mayor de los casos, a 17 mil aves muertas y 300 delfines, y en el menor, a 5 mil aves y 56 delfines”, resumió.

Respecto a los efectos de la veda parcial que la PROFEPA decretó por la intoxicación, la licenciada Minerva Pérez Castro, directora de la empresa Atenea del Mar, una de las más grandes productoras de almeja generosa en Baja California, destacó que “paralizó toda la cadena productiva, endeudó a los productores, provocó que se perdiera la mejor temporada para comercializar el molusco y se perdieron fuentes de empleo”.

En un segundo tipo de impactos provocó “la pérdida de los mercados porque hoy China consume almeja generosa coreana, la disminución del valor de estos mercados porque se depreció el producto, la pérdida de credibilidad de los productores mexicanos, inestabilidad laboral y un incremento en la pesca ilegal.”

La respuesta del secretario de Pesca de la entidad, licenciado Matías Arjona, al desastre almejero fue: “Sabemos que tendremos que enfrentar retos de comercialización, de ser posible en la búsqueda de nuevos mercados para productos como la almeja generosa, y estamos dispuestos a contribuir con lo que esté de nuestra parte en ese propósito.”

Y pidió a los productores: “Tengan la seguridad de que estaremos atentos a lo que aquí se exponga, y cuenten con nuestro respaldo para normalizar lo antes posible las pesquerías afectadas”.