Cetto bloquea creación de Centro de Investigación del Vino en Guadalupe

La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) llegó a Baja California no a descubrir “el agua tibia” o “el hilo negro” en materia de investigación, producción y comercialización de la vid y el vino, sino a sumar esfuerzos con la comunidad académica y los vitivinicultores de la región para “socializar” un producto que actualmente sólo disfruta y elabora una élite que intenta bloquear centros de investigación de la vid fuera de su control.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos / La Jornada BC

Ensenada, B.C., a 4 de julio de 2015.- Ello lo manifestaron el maestro en ciencias Humberto Augusto Veras Godoy,  rector de la UAEH, y Eduardo Cota Osuna, secretario general en Baja California de la Coalición de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas (CODUC), luego del firmar el acta de donación de un terrenos de 50 hectáreas en el valle de Guadalupe donde se construirá el primer Centro de Investigación en Enología de México.

La creación de la infraestructura científica no está exenta de problemas. Cota Osuna denunció que empresarios como Luis Alberto Cetto, uno de los más grandes productores de vino  en el país, intentó boicotear el proyecto cuando presionó al gobierno del estado y a la rectoría de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) para que retiraran su apoyo a la idea de la universidad  hidalguense.

El dirigente social, ex regidor de Ensenada y ejidatario del núcleo campesino Emiliano Zapata, colindante con uno de los viñedos del consorcio Cetto en el valle de Guadalupe, confió:

– “Por la oposición de Cetto fuimos objeto de una grosería en la vicerrectoría de la UABC en Ensenada. Obligaron a firmar, en privado, el convenio de colaboración con el rector de la Universidad, doctor Juan Manuel Ocegueda Hernández, sin que yo, donante del terreno, ni el diputado federal Jorge de la Vega Membrillo, presidente de la Comisión de Educación Pública y Servicios Educativos de la Cámara de Diputados, estuviéramos presentes”.

Foto: minube.com
Foto: minube.com

Profundizó al decir que Cetto se molestó con el proyecto porque tiene planes para crear y operar, en un pequeño espacio del Museo del Vino en Guadalupe, “que es de su propiedad”, un centro de investigación vinícola que en nada se compara con el plan de la UAEH.

– “Recurrí a la universidad de Hidalgo porque en la UABC nunca tuve la respuesta ni el interés genuino por involucrarse al proyecto. Además, a través de la organización a la que pertenezco, logré observar, con asombro debo reconocer, el alto nivel académico, científico y tecnológico de sus recursos humanos y tecnológicos, aparte de que coincidimos en la necesidad de socializar industrias agrícolas tan importantes como las del vino”.

Agregó: “En mi calidad de integrante del comité ejecutivo nacional de la organización, trabajamos con ellos la idea del Centro en Guadalupe y luego de cinco años llegamos a un acuerdo, que también contó con el apoyo del diputado De la Vega, con quien habíamos logrado bajar recursos federales por varios millones de pesos para el Centro de Investigación Agropecuaria de la misma universidad de Hidalgo”.

Esta visión la corroboró el legislador federal, quien anunció que acudirá la próxima semana con el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, para que brinde todo su apoyo al naciente Centro de Investigación en Enología y que su modelo “ejemplar, inusual e innovador”, se replique en otras regiones del país en donde se requiere la creación de este tipo de instituciones científicas y tecnológicas.

El rector de la UAEH se comprometió finalmente a convocar a todas los investigadores e instituciones de educación superior de la región, pero principalmente a los de la UABC con quien firmó el convenio de colaboración académica, para que presenten sus proyectos en el área de trabajo del nuevo centro, independientemente de los que vayan a proponer los poco más de 290 investigadores que tiene la universidad de Hidalgo.