Temor a desalojo en La Bufadora

Ante la llegada ésta mañana de un contingente de 200 policías y gendarmes federales a la ciudad de Ensenada, alrededor de 250 simpatizantes del grupo de comerciantes de artesanías del centro turístico La Bufadora, establecieron dos filtros a la llegada del atractivo turístico natural.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos / Edgar Lima: La Jornada BC

Ensenada, B.C., a 2 de junio de 2015.- Dervy Batallar, vocero de la Unión de Comerciantes de Artesanías de La Bufadora, indicó que los sitios de vigilancia se instalaron para prevenir o enfrentar cualquier orden de desalojo de su sitio de trabajo, pero aclaró que se permite pasar a los turistas que desean observar el atractivo turístico.

“Tenemos información fidedigna de que los agentes federales llegaron a la ciudad de Ensenada hoy por la madrugada y que están hospedados en un hotel y en un hospital del puerto. Y como ya intentaron desalojarnos por la fuerza a principios de año, mejor nos prevenimos”, apuntó.

A las 14.00 horas, los dos filtros no tenían más de 25 personas como vigilantes pero Batallar comentó que en la zona turística están otros 250 comerciantes y simpatizantes de su movimiento, listos para impedir el desalojo.

Consideró que la presencia de la fuerza policial federal sólo puede obedecer a dos hechos: “O vienen a intentar desalojarnos, o van a brindar seguridad en San Quintín, en donde se dice que el próximo sábado se va a reanudar el diálogo entre los jornaleros, el gobierno y los rancheros”.

BUFADORA BARRICADA
Una vez más, los comerciantes de La Bufadora en pie de lucha (Foto: archivo)

A mediados del año pasado los 160 locatarios de La Bufadora, atractivo  turístico que al año recibe la visita de más de 250 mil personas, recibieron la notificación de un juez federal para salir del sitio luego de que un fallo judicial justificó el reclamo del ejido Esteban Cantú, que acusó a los comerciantes de despojo.

El Ayuntamiento de Ensenada argumentó no contar con policías suficientes para acatar la orden del juez federal y en enero de este año un contingente de policías y gendarmes federales intentó sacar del sitio a los vendedores de curiosidades y comida rápida, acción que finalmente no pudieron culminar porque los comerciantes y sus simpatizantes eran más y opusieron resistencia.

En este momento está en estudio el fondo de un amparo que solicitaron los comerciantes en contra de la orden de desalojo y por ello no hubo nuevos enfrentamientos en La Bufadora.

“Pero sabemos que hay un recurso jurídico activo y eso puede servir para que otra vez intenten el desalojo. Por eso nos mantenemos alertas con nuestra gente”, manifestó Batallar.