Rezago y sobreexplotación urbanística en ciudades costeras de BC

Para la organización ambientalista Greenpeace, las ciudades de Tijuana, Rosarito, Ensenada, San Quintín y Bahía de Los Ángeles están urbanísticamente rezagadas y sobreexplotadas. Esto porque la región noroeste del país es vista por los grupos turísticos como una zona “de alta rentabilidad financiera” en el corto plazo.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos / La Jornada BC / Fotografías: Frontera

Ensenada, B. C., a 27 de junio de 2015.- Alejandro Olivera, vocero de la campaña de océanos y costas de Greenpeace, citando los diagnósticos de sustentabilidad de la Agenda 21 realizados en 2013 por las secretarías de Turismo (SECTUR) y Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), así como estudios independientes, manifestó que la actual administración federal no logra disminuir los rezagos  en infraestructura, “fuertes problemas de contaminación” y sobreexplotación de recursos naturales esas cinco ciudades del estado.

– “Esto demuestra que esta región del país también ha sido víctima del turismo depredador, tal y como ocurre en otras ciudades del país en las pasadas y la actual administración federal”, indicó.

Recordó que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) entregó a la organización mundial un informe de contraloría en donde la fiscalizadora federal reprobó, en 2012 y 2013, a la SECTUR por no aplicar  criterios de sustentabilidad en el desarrollo turístico de la república.

CONDOMINIOS TIJUANA EDA AUTOPISTA

– “El documento que nos entregó la Auditoría, vía solicitud de información, muestra que para la SECTUR, la sustentabilidad de los destinos turísticos de México es sólo un trámite y está archivada”

Agregó: “Los municipios de Baja California afectados por esta política, no han tomado acciones para detener las altas tasas de crecimiento impuestas por las millonarias inversiones de los desarrollos turísticos”.

Y afirmó que la falta de políticas públicas adecuadas impide tener una visión amplia sobre todos los costos de estos proyectos.

– “La región noroeste es vista por los grupos turísticos como una zona de alta rentabilidad financiera en el corto plazo, con un alto costo para la sociedad y que no es cubierto por los inversionistas. El desarrollo del turismo en el noroeste del país está afectando fuertemente al medio ambiente”, concluyó.