Kumiais, sin ayuda oficial, controlaron incendio forestal en La Huerta. Van 2,200 hectáreas quemadas en Ojos Negros

La comunidad indígena kumiai La Huerta, del valle de Ojos Negros, logró controlar por sí misma el fuego que el domingo 21 de junio amenazó el caserío principal y los ranchos de los nativos; sin embargo, hay residentes que perdieron pastizales y un número indeterminado de animales de corral, caballos y ganado bovino, así como al menos una casa que destruyó un incendio forestal que hasta las 20.00 horas de ayer consumió dos mil 200 hectáreas en la parte baja de la Sierra de Juárez.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos / La Jornada BC / Foto portada y principal: Zona Líder.

Ensenada, BC, a 23 de junio de 2015.- El gerente estatal de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) en Baja California, ingeniero Sergio Avitia Nalda, reconoció que a esa hora se tenía entre un 20 y un 30 por ciento de control sobre un incendio que por la tarde y noche del lunes se dirigía hacia la parte alta de la sierra, en donde se ubica el Parque Nacional Constitución de 1857, una de las áreas de coníferas más importante del estado y distante 20 kilómetros al sur de La Huerta.

En un comunicado Avitia destacó que “las fuertes ráfagas de viento de hasta 35 kilómetros registradas el pasado domingo y lunes, escaza humedad relativa, difícil topografía así como grandes cantidades de combustibles ligeros y medianos”, dificultan el combate del incendio que hacen 142 elementos de la CONAFOR, el ejército, la Secretaría de Protección al Ambiente, voluntarios, elementos de los municipios de Tijuana y Ensenada,  y de la Coordinación estatal de Protección Civil del Gobierno del Estado.

Del total de hectáreas de vegetación forestal dañadas –dijo-, 720 corresponden a pastizales y mil 480  eran chaparral, “sin que hasta el momento se haya afectado arbolado”.

Respecto al origen del incendio, el funcionario mencionó que las llamas iniciaron el sábado 20 de junio alrededor de las 18:00 horas en el predio El Mazateco, en las inmediaciones de la comunidad indígena La Huerta.

Ofelia Muñoz, mujer kumiai cuya familia tiene miles de años de arraigo en La Huerta, contó que el incendio comenzó en terrenos de la comunidad nativa alrededor de las cuatro de la tarde, y que el comandante de la Policía Municipal en Ojos Negros, Carlos Vaca, reportó el siniestro ese mismo día por la tarde a Protección Civil, a la CONAFOR y a los Bomberos de Ensenada “y nadie hizo nada” para sofocar las llamas en ese momento.

El domingo por la mañana, con el fuego, todavía débil, Eligio Salgado Chacón, brigadista de la Comisión Nacional Forestal que trabaja en “Puerta Trampa”, llegó con una camioneta pick-up y un camión cisterna, a la parte alta de la comunidad en donde Muñoz y otra familia tienen sus casas. Observó las llamas, hizo una señal de que luego regresaría y se retiró.

INCENDIO ZACATE
Foto: José Marco

Media hora después, al aumentar la velocidad del viento, el incendió creció y destruyó la casa del vecino de Ofelia, quemó pastizales, corrales y bodegas, y estuvo a punto de matar a la familia de Muñoz que junto con otros indígenas y el comandante Vaca, enfrentaron el siniestro y lo controlaron después de hora y media de combate con palas y mangueras de jardín.

Poco tiempo después el incendio se dirigió a las 40 casas del poblado principal de La Huerta. Otra vez más los kumiais combatieron solos, con sus propios esfuerzos y recursos, el incendio que entonces cambió de dirección hacia la parte alta de la sierra, dejando cenizas en lugar de pastizales, así como caballos y reses extraviadas o muertas en las cañadas y lomeríos del territorio nativo.

– “Los brigadistas de la CONAFOR y los bomberos llegaron después de que enfrentamos las llamas y el humo asfixiante del incendio. Cuando los bomberos abrieron sus mangueras para atacar los remanentes del fuego, vimos salir muy poquita agua y tres minutos después el agua se acabó. ¡No tenía ni tres minutos que empezaron a trabajar y ya no tenían agua!”, contó Muñoz.

También se quejó con el ingeniero Avila, representante estatal de la CONAFOR y presente en Real del Castillo, poblado cercano a La Huerta y en donde se instaló el centro de operaciones para combatir el incendio, que la brigada que constituyó días antes en la comunidad nativa y a la cual entregó recursos materiales y económicos para atender este tipo de siniestros, “jamás se presentó» a dar ayudar a los kumiais.

“Se limitó a decirme: ‘¿Cómo está eso? ¡Lo voy a investigar!’ Eso fue como a las cuatro de la tarde del domingo, ya que mi familia, nuestros amigos de la comunidad y el comandante Vaca, de la Policía de Ojos Negros, logramos sobrevivir al fuego y al humo sin ayuda de nadie. Gente de la CONAFOR nos informó que tan sólo en nuestra comunidad hay mil 900 hectáreas quemadas”.

Horas después, Avitia Nalda presumió en un comunicado de prensa que “trabajan en el abatimiento (del inciendo) y acciones de apoyo y logística: dos máquinas motobomba de la CONAFOR, maquinas extinguidoras del municipio de Ensenada y Tijuana, más de 20 vehículos  para el transporte de los brigadistas y el apoyo del helicóptero arrendado por la CONAFOR para el traslado de personal y herramienta”.