Unidos, líderes de jornaleros buscarán revertir error en negociación salarial

La Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social denunció que las Secretarías de Gobernación y del Trabajo y Previsión Social, no cumplen los acuerdos laborales, sociales y políticos que firmaron el 4 de junio con los trabajadores del campo en San Quintín.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos / La Jornada / Foto principal: Uniradio

Ensenada. B.C., a 20 de junio 2015.- Asimismo denunció que funcionarios del gobierno federal y Baja California manipularon la minuta de acuerdos del 4 de junio para beneficiar a los agricultores, cuando cambiaron “aparentemente de forma dolosa” una palabra en la forma de cómo se dará el aumento salarial a los jornaleros.

“Pusieron salario integrado en lugar de salario básico, lo cual es una violación a los derechos laborales”, dijo Lucia Hernández, vocera de la organización social.

Y Justino Herrera, otro de los voceros de la Alianza, completó: “El salario integrado permite a los patrones evadir el pago de prestaciones, las cuales, según ellos, están incluidas en lo que nos pagan. Esto es lo que siguen haciendo actualmente y es por lo que decidimos iniciar nuestro movimiento”.

Presentes en esta ciudad 10 de los 13 voceros de la organización, entre ellos Justino Herrera, Bonifacio Martínez, Lucila Hernández, Fermín Salazar, Juan Hernández, Fidel Sánchez y Antonio Cruz Mendoza, aclararon que la Alianza no sufre fracturas y que “unidos y fortalecidos retomaremos la batalla” para corregir la parte de la minuta que “alguien” alteró.

– “Nosotros firmamos sin darnos cuenta de la traición que nos hicieron, ya que antes de redactar el contenido de la minuta nos leyeron su contenido y ahí claramente se dijo ´salario base´, no integrado, como lo cambiaron”, indicó Fermín Salazar.

– El licenciado Luis Enrique Miranda Nava, subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación y moderador de la mesa de diálogo, ¿se dio cuenta del cambio?

“No puedo asegurar que sí, pero creo que sí lo sabía”, respondió Justino Herrera, el único vocero de la Alianza que se negó a firmar la minuta porque observó el repentino cambio de redacción.

Justino Herrera (de pie y con gorra) fue el único de los voceros de la Alianza que no firmó la manipulada minuta. Hoy sus com´pañeros se unen para revertir el agravio de gobierno y patrones (Foto: Daniel León).
Justino Herrera (de pie y con gorra) fue el único de los voceros de la Alianza que no firmó la manipulada minuta. Hoy sus com´pañeros se unen para revertir el agravio de gobierno y patrones (Foto: Daniel León).

Los demás voceros aceptaron que cometieron un error al firmar sin  leer antes el contenido del documento, por lo que pidieron perdón a sus representados.

“Pero ahora todos daremos unidos la lucha por eliminar esa palabra, aun cuando antes les preguntaremos: – el salario integrado, ¿qué integra?”, apuntó Fidel Sánchez.

Los representantes de los jornaleros del valle de San Quintín también denunciaron que las secretarías de Gobernación y del Trabajo y Prevención Social no cumplen con los acuerdos del 4 de junio.

Citaron como ejemplos de ese incumplimiento la no entrega de 14 millones de pesos al propietario del Mercado El Reloj, del poblado Camalú, como indemnización que permita liberar a los últimos 14 presos por los incidentes violentos del 17 de marzo.

También que ni Gobernación ni Trabajo y Previsión social han convocado a formar la comisión encargada de categorizar a las empresas del Valle de San Quintín, elemento básico para poner en práctica el acuerdo salarial del 4 de junio: pagos “integrados” de 150, 165 y 180 pesos, según a la categoría que se fije a cada empresa.

Asimismo, no cristaliza la comisión especial para verificar el registro de los trabajadores del campo al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en las empresas que forman el Consejo Agrícola de Baja California.

En ambas comisiones el acuerdo fue que representantes de la Alianza estarán presentes en los trabajos de categorización de las empresas agrícolas y en el registro de los jornaleros al IMSS.

“Tampoco cumplen con darnos la fecha, hora y lugar de celebración de la reunión tripartita de seguimiento a los acuerdos del 4 de junio, y que se supone debe darse en la primera semana de julio”, precisó Fermín Salazar.

Arte: Fernando Servín.
Arte: Fernando Servín.

Juan Hernández denunció a su vez que gobierno y patrones han evitado ajustar el precio que se paga por cada caja de fresa, jarra de moras y cubeta de tomate que los jornaleros producen a destajo.

“Pedimos el pago de 20 pesos por caja de fresa, ocho por cubeta de tomate y 17 por jarra de moras; cuando aumentaron 15 por ciento el sueldo integrado, éste se repercutió en los pagos pero en dos pesos más y sólo en fresa y mora.  Por eso decimos que este tema sigue pendiente”, informó.

Por su parte Bonifacio Martínez reveló que la situación de violación a los derechos de los trabajadores y la explotación de los jornaleros, sigue presente en los campos agrícolas de San Quintín.

– “Compañeros trabajadores de Vicente Guerrero nos informaron que en el rancho Santo Domingo, de la empresa Moramex – filial de la trasnacional Driscoll´s, la principal exportadora de fresa mexicana a los Estados Unidos y una de las tres principales comercializadoras extranjeras de moras y arándanos con asiento en el valle de San Quintín- , están despidiendo a todo aquel jornalero que no acepte los salarios y condiciones de trabajo de la empresa”.

Asimismo, luego del acuerdo salarial del 4 de junio, Rancho Santo Domingo aumentó el número de surcos que a cada trabajador agrícola le toca como tarea en la quita de plásticos utilizados en el cultivo de fresa.

“De ocho los subió a 20, por lo que paga el mismo salario”, denunció Juan Hernández.

Este tema y el respeto a los compromisos firmados el 4 de junio y los 11 convenios que se firmaron antes con los representantes del gobierno federal, estatal, los empresarios y sindicatos priistas que tienen los contratos colectivos de trabajo con los socios del Consejo Agrícola de Baja California, se pondrán en la mesa de diálogo una vez que ésta se reanude probablemente en la primera semana de julio.