«El Niño» en BC: afecta la pesca e industria comercial

La entrada de “El Niño” en el Pacífico Norte y la presencia de fenómenos naturales en la región en los últimos meses afectan al sector pesquero de Baja California en una crisis económica que ya costó 200 millones de dólares a los productores.

Javier Cruz Aguirre / A los  Cuatro Vientos

Ensenada, B.C, 15 de junio de 2015.- De hecho, dijo el presidente de la Cámara Nacional de las Industrias Pesquera y Acuícola, delegación Baja California (Canainpesca-BC), Juan Morán Sánchez, las 40 plantas procesadoras de productos del mar en Ensenada y El Sauzal trabajan hoy al 12 por ciento de su capacidad -en 2014 lo hicieron a un promedio del 35%- y lo mismo sucede en la región de San Quintín y El Rosario.

Por ello convocó al sector pesquero e industrial a crear una estrategia conjunta con el gobierno, los académicos y científicos, para enfrentar unidos la crisis del sector y la entrada de lleno al fenómeno meteorológico El Niño, o calentamiento superficial del agua en el Pacífico.

– “Investigadores de diversas universidades, principalmente norteamericanas, han detectado una enorme masa de agua caliente de unos mil 600 kilómetros de longitud y unos 90 metros de profundidad que se extiende a lo largo de la costa oeste de Norteamérica, desde Alaska hasta México”, expuso.

Agregó que esta acumulación de agua, cuya temperatura en algunos lugares es unos 2.7 a 4 grados centígrados superior a la media,  se bautizó como «la mancha» (the blob, en inglés) y reduce la cantidad de nutrientes en la corriente del Pacífico, que a su vez altera y diezma la distribución de la fauna marina y la cadena alimenticia.

EL NIÑO IMAGEN INFORMATIVA

– “Productos como la sardina, la langosta y la almeja generosa del Pacífico, Puerto Peñasco y el Alto Golfo de California, así como abulón y otras especies, están modificado su patrón de comportamiento natural debido a los cambios en la temperatura del mar y con ello su aprovechamiento ha sido mínimo, con lo que se contabilizan las pérdidas cercanas a los 200 millones de dólares en un año y el cierre de empleos se cuenta por cientos”, reveló.

Los problemas del sector pesquero también crecen –agregó- por la presencia de fenómenos meteorológicos en la península.

– “En los últimos 12 meses hemos vividos circunstancias desfavorables como dos huracanes, que mermaron la pesquería de la langosta; la marea roja en el Alto Golfo de California que durante todo 2015 ha golpeado a todas las pesquerías de esa zona, y el incremento de la  temperatura del mar, que ha modificado enormemente los patrones de diversas especies marinas que son aprovechadas por el sector en el Estado”.

Concluyó: “debemos de entender que hoy se vive una nueva realidad y ante la crisis siempre surge la oportunidad y, en ese sentido, debemos generar la información suficiente para aprovechar nuevas pesquerías, abrir nuevos mercados internacionales y fortalecer el mercado interno”.