Exitosa siembra de flores con aguas residuales en Maneadero

Un estudio multisectorial para evaluar problemas de contaminación por el reuso de aguas tratadas para el riego de cultivos de flor en Maneadero, concluyó que las plantas que se producen en 98 hectáreas del valle agrícola están libres de patógenos y coliformes fecales, por lo que la actividad agrícola es segura.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Ensenada, BC, 11 de junio de 2015.- El documento, que contó con la participación del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), el Centro Floricultor de Baja California, la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (CESPE) y el Sistema Producto Flor de Maneadero, concluye además que los resultados muestran que el uso de las aguas residuales tratadas no impide alcanzar los parámetros de calidad comercial de girasol.

Y que las aguas residuales contienen cantidades importantes de nutrientes, que permiten reducir significativamente las dosis de fertilizantes sintéticos usados en el cultivo de cuatro especies de girasoles y otras flores que se exportan a Estados Unidos y Canadá.

La presentación de los resultados coincidió con la revelación por parte de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), de las conclusiones preliminares de un programa de investigación conjunto con la Secretaría de Fomento Agropecuario.

El proyecto, puesto en marcha hace un año en el ejido Sánchez Taboada, ya tiene al menos dos impactos positivos:

1.- No extraer un volumen de 845 mil 180 metros cúbicos de agua para riego al año asignados a los usuarios de la cuenca hídrica local.

Sembradío de girasoles regado con aguas resicuales en el valle de Maneadero (Foto: Frontera Ensenada).
Sembradío de girasoles regado con aguas residuales en el valle de Maneadero (Foto: Frontera Ensenada).

2.- Establecer tres ciclos agrícolas de producción de diversos tipos de flores en casi 100 hectáreas.

En el proyecto multisectorial, los análisis sanitarios indicaron que después de regar durante un ciclo de cultivo de girasol con las aguas residuales tratadas de la planta el Naranjo de la CESPE, no se encontraron coliformes fecales, huevos de helminto ni Salmonella a profundidades de 60 centímetros en el suelo de las parcelas tratadas.

Y la UABC reveló que personal técnico de la institución monitorea el agua subterránea de cuatro pozos y el suelo de dos parcelas ejidales.

El Comité Técnico de Aguas Subterráneas (COTAS) de Maneadero a su vez realizó un primer muestreo en 2014, antes de que dichos suelos fueran irrigados con las aguas tratadas, y una segunda prueba en mayo de este año. En ambos casos los resultados reportan beneficios para el suelo y la flor regada.

– “En el valle de Maneadero existe gran interés de floricultores por utilizar las aguas tratadas en el riego de cultivos ornamentales. Sin embargo, hay preocupación de que el uso de este tipo de aguas ocasione problemas sanitarios a los cultivos hortícolas que allí se producen y que son exportados hacia Estados Unidos. Los resultados de la investigación aclaran estas interrogantes”, concluye el estudio que encabezó el INIFAP.