Respaldo total de «Kiko» Vega a Unidos por SQ. Cientos son bien recibidos en sus demandas

El gobierno de Baja California se comprometió a no permitir ningún acto que atente contra la paz y la tranquilidad de los habitantes del valle de San Quintín en la reanudación de la mesa de diálogo entre autoridades y jornaleros el 4 de junio, pero dijo ser respetuoso de toda manifestación social que se realice en estricto apego a las leyes.

Olga Alicia Aragón Castillo y Javier Cruz Aguirre / A los  Cuatro Vientos / La Jornada BC / Fotos: Portal Unidos por San Quintín

San Quintín, a 31 de mayo de 2015.- El licenciado Francisco Rueda Gómez, secretario de Gobierno del Estado, adoptó el compromiso aquí al momento de firmar de recibido el pliego petitorio del Comité Unidos por San Quintín, que hoy realizó una caravana vehicular, una marcha y un mitin frente al Centro de Gobierno estatal en San Quintín.

Antes, el contador público Isidro González, presidente del organismo social que aglutinó a cientos de manifestantes en el edificio sede del Poder Ejecutivo estatal, destacó: “Queremos un San Quintín fuerte y en paz. Que la actividad económica se reactive en las áreas de comercio, turismo y agricultura.”

Consideró que San Quintín genera una buena cantidad de empleos y “estamos de acuerdo en que sean mejor renumerados y en equidad, pero los movimientos se deben hacer dentro de los cauces legales y sin afectar derechos de terceras personas”, en alusión al movimiento de miles de jornaleros que desde el 17 de marzo luchan por mejores prestaciones laborales y sociales.

Frente a un presidum en donde destacó la presencia masiva de funcionarios de los niveles estatal y municipal, todos con camisa blanca como lo pidió Unidos por San Quintín y encabezados por Rueda Gómez y Manuel Valladolid Seamanduras, secretario de Fomento Agropecuario, dos veces presidente del patronal Consejo Agrícola de Baja California y siempre ausente en la mesa de negociación con los jornaleros, González y el comerciante Mario Alberto López Muñoz, vicepresidente del comité, leyeron el pliego petitorio de su organización en donde piden:

1.- Que el gobierno del estado publique, antes del jueves 4 de junio, un desplegado en donde se comprometa a no permitir el cierre de las vías de comunicación y de actos vandálicos en el valle.

2.- No más impunidad para los delincuentes que “aprovechando manifestaciones justas, cometen delitos contra la integridad y el patrimonio de la gente”.

3.- Presencia masiva de policías en el valle el día de la reanudación del diálogo en San Quintín para  “dar un mensaje claro de que no se permitirán actos de violencia, y si se dan, serán castigados con todo el peso de la ley”.

4.- Que los comerciantes que fueron afectados por los” delitos culposos” ocurridos el 17 de marzo, como el Mercado El Reloj, de Camalú, reciban la reparación de daños de parte de los tres órdenes de gobierno.

5.- La puesta en marcha de un plan de apoyo a los comerciantes de la región y que una vez que concluya la veda electoral, el gobierno estatal dé a conocer un plan integral para reactivar la economía del valle agrícola y cumplir con la dotación de los servicios públicos más elementales a la población.

UNIDOS SAN QUINTIN FUNCIONARIOS
Funcionarios del estado y el municipio saturaron con su presencia el presidium del mitin del Comité Unidos por San Quintín

Al respecto el licenciado Rueda, que a nombre del gobernador Francisco Vega Lamadrid manifestó “toda la solidaridad del Poder Ejecutivo con este movimiento”, recordó que ayer el mandatario anunció la existencia de ese plan, que hará énfasis en la solución de la escasez de agua en la región donde precisamente por la falta del líquido se redujo la superficie de siembra de 30 mil a ocho mil 500 en los últimos 10 años.

Fue entonces que el funcionario estatal se comprometió a cumplir a cabalidad con el contenido del pliego de la organización, que  de acuerdo al comité fue respaldado con la firma de adhesión de dos mil 200 ciudadanos del valle.

Antes del mitin, que inició a las 14.00 horas en San Quintín, “Unidos por San Quintín” realizó dos actividades:

1.- Una movilización que anunció como “mega caravana” pero que apenas  logró la participación de cientos de personas, incluidas familias con niños y estudiantes que a bordo de 193 vehículos, tres trailers y ocho camiones de transporte urbano, recorrieron el tramo de 30 kilómetros de la carretera transpeninsular que va  de la delegación Camalú ala de  Lázaro Cárdenas.

2.- En Lázaro Cárdenas convocó a una marcha en la que participaron aproximadamente 400 personas que fueron seguidas por los conductores de los vehículos automotores de la caravana hasta llegar a las puertas del Centro de Gobierno del Estado en San Quintín, distante a cinco kilómetros, en donde realizaron el mitin con funcionarios públicos.

En el trayecto de la caravana que inició en Camalú a las 10.40 horas y en donde podía contarse  a comerciantes, profesionistas, hoteleros, empleados de diversa índole, maestros y burócratas de los tres niveles de gobierno pero casi ningún jornalero, los manifestantes fueron custodiados por 26 patrullas, la mayoría de la Federal de Caminos y Puertos, así como Municipales y ninguna del gobierno del estado.

También los acompañaron dos ambulancias y un camión del cuerpo de Bomberos de Ensenada.

En el Cetro de Gobierno brigadistas vestidos de blanco recabaron firmas de apoyo de los ciudadanos para un documento en donde Unidos por San Quintín solicita: “Seguridad del estado de derecho,  estabilidad social y libertad de tránsito, trabajo y expresión”, entre otras prerrogativas.

También señala que “estamos manifestando nuestra inconformidad por la violación a los derechos ciudadanos, así como la reprobación de los daños patrimoniales tanto a bienes públicos como privados (sic)”.

Los contrastes: En la entrada del Centro de gobierno, con música "child" en lugar depolicía antimotín, con altos funcionarios del gobierno del estado y baños portátiles al alcance de la mano. Nada que ver con los mítines de los jornaleros
Los contrastes: En la entrada del Centro de gobierno, con música «child» en lugar de policía antimotín, con altos funcionarios del gobierno del estado recibiéndolos y dándoles su total e inmediato apoyo, y con baños portátiles al alcance de la mano. Nada que ver con los mítines de los jornaleros

En la vanguardia de la marcha se exhibió una gran manta en donde se exigía justicia para el dueño del mercado “El Reloj”, de Camalú, que el 17 de marzo, al estallar el movimiento de los jornaleros agrícolas para obtener mejoras laborales y sociales, fue saqueado por más de 9 horas sin que las autoridades de gobierno y el ejército lo auxiliaran.

La manta reclamaba: “Los ciudadanos de Camalú exigimos ayuda del gobierno para que el mercado El Reloj pueda reabrir sus puertas”.

Toda la caminata de Lázaro Cárdenas a San Quintín, que arrancó a las 12.00 horas,  fue ambientada con la canción que en 1989 se popularizó durante la campaña electoral de Ernesto Ruffo Appel a la gubernatura del Estado: “¡Agárrense de las manos, unos a otros conmigo…”

En contraste con los mítines que en el mismo Centro de Gobierno  han realizado los jornaleros en demanda de mejoras salariales, en esta ocasión no hubo un solo elemento de la Policía Estatal Preventiva y mucho menos elementos equipados con uniformes  anti motines; por el contrario, en un estrado que lucía muy bien arreglado se escuchaba música del género “Child House”(relajación hogareña) que provenía de una empresa profesional de ambientación y sonido que los organizadores contrataron exprofeso para el evento.

También se colocaron 10 baños portátiles en las inmediaciones del centro de gobierno, que ahora fue resguardado por elementos de la Policía Municipal, que amables proporcionaban información a quienes desconocían en qué momento llegarían los marchistas.

Entre los vehículos que participaron en la caravana se observaron ocho automóviles y camionetas panel de colección que ostentosamente destacaban del resto del contingente vehicular.

También participaron 20 autos y camionetas de toda marca y modelo con logotipos de empresa agropecuarias de la región como Fiasa, Kenton, Energía Verde, Agrinova y Greencorp. Estaban ocupados solo por el chofer.

Asimismo participaron tres camionetas de la empresa pesquera Rocas de San Quintín. Portaban mantas en donde se expresaba un mensaje que llamó la atención en una zona en conflicto y difícil: “Juntos, jornaleros y patrones lograremos la justicia social y la paz laboral”.

Respecto a la participación de ocho camiones de transporte público urbano en la caravana y que estaban ahí para trasladar a los trabajadores del campo que se sumaran a los actos del grupo convocante, se constató que sólo uno tenía ocupado la totalidad de sus asientos y el resto estaban semivacíos. Resaltó uno en donde el único ocupante era el chofer de la unidad.

En Camalú y Lázaro Cárdenas los organizadores obsequiaron  camisetas de color blanco con diversas consignas estampadas con frases como “Unidos todos por San Quintín” y “Unidos por la Paz”, entre otras. Estaban en decenas de cajas de cartón con el logotipo y razón social de la empresa Gildan,  Genvine Stewerd Chip.

UNIDOS POR SQ MERCADO RELOJ

Mario Alberto López Muñoz, vicepresidente de  “Unidos por San Quintín”, dijo en Camalú que el grupo mandó  estampar tres mil camisetas, número que correspondían a la gente que supuestamente participaría en la caravana y la marcha. Las camisteas estaban en cajas y al final del mitin en el Centro de Gobierno se regalaban a la gente que en sus vehículos transitaban por la transepeninsular.

Cuando el también comerciante en dulcería de Vicente Guerrero regalaba las camisetas en el parque público de la delegación Camalú, una jornalera de complexión baja y delgada se acercó a él para pedirle que le obsequiara una camiseta de talla grande.

Con expresión de extrañeza, López Muñoz le preguntó por qué le pedía esa talla.

– “Es para mi esposo. ¿Me pudiera regalar dos chicas para mis hijos?

Así llegaron pidiendo sus camisetas varios jornaleros que aprovecharon la oportunidad para hacerse de ropa nueva, que por otra parte era regalada a todo aquel que se acercara a solicitar una.