Democracia más allá de las elecciones

“La partidocracia corrupta” pervirtió el sistema de partidos políticos.

Autogobiernos y candidatos independientes, opciones ciudadanas.

¿Surgirá un “Bronco” en  Baja California?

Olga Alicia Aragón / A los Cuatro Vientos / La Jornada Baja California

Tijuana.- El sistema de partidos políticos que tenemos en México entró en una profunda crisis, porque devino en una “partidocracia corrupta” que provoca hartazgo e indignación en la ciudadanía; incluso, en diversas regiones del país, están surgiendo movimientos de resistencia, autogobiernos y candidaturas independientes como opciones que permiten la participación ciudadana con miras a la próxima contienda por la presidencia de la República.

Entre esas alternativas, destaca el fenómeno político en que se ha convertido Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, quien a una semana de los comicios encabeza la preferencia del electorado como candidato independiente a la gubernatura de Nuevo León.

Durante el Foro “La democracia más allá de las elecciones”, convocado por la Universidad Iberoamericana de Tijuana y Causa Ciudadana A.C., que se realizó el pasado 26 de mayo en el aula magna de esta institución educativa, cuatro investigadores y analistas políticos concluyeron que México requiere un nuevo sistema de partidos políticos y una mayor participación ciudadana para realizar la transición a la democracia.

Participaron en este foro los académicos y analistas políticos Benedicto Ruiz Vargas, Víctor Espinoza Valle, Rodrigo Martínez Sandoval y Vicente Sánchez Munguía.

“La democracia no puede convivir con la desigualdad, la injusticia o la corrupción. Porque, sin duda, una democracia que deja atrás a los ciudadanos más vulnerables que no han podido capear la crisis, no persigue a los corruptos o crea esferas de privilegio e impunidad para unos pocos privilegiados es una democracia indigna de tal nombre y del respeto de sus ciudadanos”, dijo Vicente Sánchez, investigador del Colegio de la Frontera Norte, citando al politólogo español José Ignacio Torreblanca.

Víctor Espinoza Valle, también investigador del Colef, enfatizó que nuestro problema como país es que tuvimos  alternancia política en el gobierno, pero sin transición democrática.

FOX Y CALDERON MEME

“Los doce años azules en el gobierno federal y el cuarto de siglo del panismo en el poder en Baja California de nada sirvieron. Las prácticas de las élites gobernantes son las mismas”, aseveró tras insistir en que México requiere una profunda reforma de estado, como propusiera Porfirio Muñoz Ledo desde antes del 2000,  “sin ser escuchado por quienes debieron pactar la eliminación del antiguo régimen e impulsar una nueva Constitución”.

La calidad de la democracia, agregó el analista político coincidiendo con el teórico Leonardo Morlino, de la Libera Universitá Internazionale degli Studi Sociali, requiere de cinco elementos esenciales: Estado de derecho; rendición de cuentas; participación ciudadana; competencia entre partidos en condiciones de libertad e igualdad y, con ello, la vigilancia del cumplimiento de los compromisos que establece el gobierno con el sociedad.

Benedicto Ruiz Vargas, investigador de la Universidad Iberoamericana, señaló que en México pasamos de un régimen de partido casi único – como dijera Salinas de Gortari- a un sistema multipartidista, “pero terminamos creando partidos corruptos que se manejan como negocios familiares”.

– “Hay un enorme desencanto, enojo e irritación no contra la democracia sino contra esta partidocracia, donde impera la corrupción en todos los niveles, se violan las reglas, la campaña electoral es mercadotecnia donde predomina una noción muy pobre del ciudadano al que se le pide el voto mecánicamente o de plano se le compra, sin convencer a la gente”, agregó.

El doctor en economía, ciencias políticas y sociología, destacó las nuevas formas de participación ciudadana que de manera “casi invisible”, están surgiendo en el país.

– “Albergo la esperanza de que se está creando una forma de transitar a un nuevo sistema de partidos. Es algo que se está configurando de manera muy débil pero se perciben en este escenario fenómenos políticos como El Bronco, el candidato independiente al gobierno de Nuevo León. Si El Bronco gana, incluso si queda en segundo lugar en la elección, va a ser candidato a la presidencia de la República en 2018, y se abrirá un escenario político similar al de España. Una persona que no pertenece a un partido podrá contender por la presidencia”.

“A la vez –dijo Ruiz Vargas-, en varias partes del país surgen movimientos de resistencia ciudadana que están en contra de las elecciones y de los partidos. En algunas partes forman Autogobiernos comunitarios, y esto sucede no solo en Chiapas, Guerrero o Michoacán sino en muchos otros estados. Estos movimiento, sin duda, abrirán opciones para desfogar la presión política”

¿Un “Bronco” en Baja California?

EL BRONCO

A pregunta expresa de si ve condiciones para que aparezca una candidatura independiente fuerte en Baja California, que dispute el gobierno a los partidos dominantes, Benedicto Ruiz respondió:

– Aquí hay personajes que se empiezan a perfilar. Por ejemplo, Héctor Osuna, quien renunció al PAN y coquetea con otros partidos, y Gaston Lucken, quien aspira hace tiempo a la gubernatura, pero no tiene el apoyo de la cúpula panista».

A mi juicio, dijo el politólogo, a ellos no les satisface ningún partido y quieren ver si se puede constituir un movimiento que les apoye. Solamente le van a entrar si tienen posibilidades de ganar. Y ahí está la importancia del “efecto multiplicador” que puede provocar el triunfo electoral de El Bronco en Nuevo León.

Hay crisis del PRI, del PAN y de los otros partidos. Nadie se siente representado por ellos, aseveró. El sistema de partidos está absolutamente en crisis, desacreditado. No puede funcionar una democracia donde la gente no confía y no quiere saber nada de los partidos y la gente está encontrando de manera muy lenta y casi invisible nuevas opciones para la participación política.

Rodrigo Martínez, al igual que los demás investigadores, observó que el problema de las candidaturas independientes, “llegan de trampa” porque no son precisamente independientes.

“El Bronco”, dijo el presidente de Causa Ciudadana en ello coincidió Ruiz Vargas, está apoyado por las elites, por las cúpulas del poder económico y político que están fracturando y llegan a la conclusión de que PRI y PAN ya no les sirven. Tienen la convicción de que los gobiernos de Vicente Fox y de Felipe Calderón, fueron 12 años perdidos, y muchos empresarios piensan lo mismo de Enrique Peña Nieto, el presidente reciente de México con los peores niveles de popularidad. Y eso lo saben las elites. Y si ellos ven que hay candidatos independientes que pueden ganar los apoyan.

Los cuatro investigadores coincidieron en que México necesita un cambio radical, que sólo será posible si creemos y consolidamos la democracia como única alternativa. De ahí su llamado a que los ciudadanos acudan a las urnas, así sea para anular el voto.