Fuerzan a infantes y mujeres a prostituirse en Baja California.

Baja California es una de las capitales mundiales de la explotación sexual de niños y mujeres. Así lo considera un informe realizado en conjunto por la Comisión Interamericana de Mujeres de la Organización de los Estados Americanos, la Organización Internacional para las Migraciones, el Instituto Nacional de las Mujeres y el Instituto Nacional de Migración.

Néstor Cruz Tijerina / Reportaje / A los Cuatro Vientos

Según el estudio, la entidad, por sus características fronterizas, sirve para el asentamiento de bandas dedicadas a esta actividad, las cuales brindan servicios tanto a pederastas y pervertidos nacionales, como a extranjeros.

Reza el documento: “Una interminable corriente de mujeres, niños y niñas de tres continentes llega a Tijuana, donde son víctimas de explotación sexual o laboral, o son llevados ilegalmente a Estados Unidos, con el mismo fin, con la complicidad de agentes corruptos”.

Y va más allá: “El monstruoso comercio criminal, que frustra el desarrollo normal de muchas vidas, tiene además un rendimiento en miles de millones de dólares anuales que compite con los del tráfico de drogas y de armas. Prospera por la impunidad y la insuficiente atención que las autoridades le dispensan”.

Hablando de operatividad, la denuncia afirma que decenas de mujeres y menores llegan cada semana a Baja California, principalmente en autobús o avión, procedentes de 13 entidades de la república, Centro y Sudamérica, Asia y Europa, para ejercer la prostitución en bares, hoteles, moteles, billares, salas de masajes, parques y lupanares –casas de citas-.

Agrega que las mismas rutas son utilizadas por los traficantes de narcóticos y de trabajadores indocumentados. Muchas de las víctimas portan documentos falsos. Aparte, el informe también indica que miembros de la Patrulla Fronteriza han recibido favores sexuales para facilitar el ingreso a Estados Unidos.

NIÑA PROSTI ZAPATOS ROJOS

Mientras tanto, en la localidad es un secreto a voces que a Baja California llegan «turistas» extranjeros atraídos por la relativa facilidad para obtener compañía de menores de edad, inclusive de apenas 10 años, quienes están dispuestos a posar para fotografías pornográficas y cometer actos sexuales a cambio de unos cuantos dólares.

Grupos defensores de derechos humanos de ambos lados de la frontera como la Federación Internacional de Asociaciones de Ejecutivas de Empresas Turísticas han documentado que al menos 900 menores de edad practican en esta localidad el sexoservicio, y aseguran que existe una red de prostitución infantil cuyo centro de operaciones podría estar en la Plaza Santa Cecilia, en el centro de la ciudad de Tijuana.

Según las mismas fuentes, esta actividad ilegal ha ido “in crecendo” y adquiriendo popularidad por la existencia de más de 300 mil páginas de internet dedicadas a mostrar sexo con niños.

Además, lugares como el parque Teniente Guerrero, ubicado en el centro de Tijuana, y la «zona norte», considerada de tolerancia para la prostitución, son los lugares predilectos de los pederastas. Allí los «consumidores» obtienen fácilmente su “mercancía”.

Testimonios de menores víctimas de esta situación, citados en los estudios mencionados, señalan inclusive a oficiales de la Policía Municipal de Tijuana como los “enganchadores” que les proveen clientes a cambio de la mitad de sus ganancias.

Otras versiones contenidas en los documentos indican que también hay grupos en donde menores de edad invitan a niños  ser “rescatados» de su vida en la calle y llevados a vivir con ciertos lujos y privilegios, pero con el requisito de participar en relaciones sexuales con adultos.

Aparte, la Coalición Bilateral de Seguridad Fronteriza, organismo que pretende evitar la explotación de migrantes en cualquier forma, tiene videos grabados clandestinamente de los “enganchadores” que ofrecen este servicio a turistas. Han alertado a las autoridades municipales de Tijuana sobre ello; pero en el colmo del cinismo, no han habido resultados.

BARBIE MONA PROSTI

Las imágenes son dramáticas: En uno de los videos se observa a un hombre ofreciendo a una menor de 12 años a un turista.

Por un “truco”, como le llaman a masturbar al «cliente», se cobran 20 dólares; por sexo oral 50 y por sexo anal, en el caso de los varones, 100 dólares y hasta 180 sin preservativo, si así lo desea el norteamericano grabado.

Con las mujeres los precios no varían mucho, salvo que se ofrezca a una niña “cherry”, como le llaman a las vírgenes. En ese caso la “desquintada» puede llegar a costar hasta 500 dólares sin condón.

Por otro lado, la pornografía infantil también sentó raíces en Baja California.

La Federación Internacional de Asociaciones de Ejecutivas de Empresas Turísticas detectó la existencia de una red organizada de este delito, con base de operaciones en el municipio de Playas de Rosarito y en el poblado de San Felipe.

“Son ciudadanos estadunidenses que en ocasiones cuentan con antecedente por delitos sexuales cometidos en su país, donde son obligados a registrar su domicilio ante las autoridades policiacas y éstas a su vez notifican a los vecinos para que estén alertas”, afirma Rosa Martha Brown, Presidente de la asociación.

Pero aquí en México, paraíso de la impunidad, pasan inadvertidos.