Driscoll´s construyó ilegalmente en SQ una planta desalinizadora

En su artículo “Hacia una Baja California Verde”, el doctor Horacio de la Cueva Salcedo, investigador titular del Departamento de la Conservación de la División de Biología Experimental y Aplicada del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), divulgador científico y colaborador de A los Cuatro Vientos, informa que la planta desalinizadora que construyó en San Quintín la compañía estadounidense Driscoll´s, principal exportadora de fresas y moras a los mercados de Europa, Estados Unidos y Canadá y a quien los jornaleros agrícolas del valle de San Quintín identifican como el principal explotador de la mano de obra en la región, violó disposiciones en materia ambiental y de la Zona Federal Marítimo Terrestre. A continuación, el revelador artículo de nuestro colaborador.

Hacia una Baja California Verde

La salida de Luis Fueyo como presidente de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas en el Día Mundial de la Tierra y su substitución por Alejandro del Mazo Maza, un ente político, no es un buen augurio para la protección del ambiente en Baja California y en todo México.

Horacio de la Cueva* / Musa Verde / A los Cuatro Vientos

Pregunto: ¿Qué hacemos con nuestro planeta? Las afectaciones que dejan a la Tierra siete mil millones de humanos crean una huella muy grande y profunda sobre la naturaleza.

La mayoría de las pesquerías están sobreexplotadas; los arrecifes coralinos, fuente importante de trabajo en México, pueden desaparecer para 2050;muchos de los suelos se han perdido por erosión, deforestación o sobreexplotación agrícola.

Desde la Cumbre de Río en 1986, nuestro interés por el planeta y su salud ha aumentado. Es el mismo de siempre, no ha crecido, pero si nuestras necesidades.

Para el resto del mundo Baja California es una región remota e inhóspita, sus habitantes sabemos qué su biología y ambiente terrestre y marino son ricos y variados. Los retos ambientales y de sustentabilidad en Baja California son muchos y variados; también lo son las responsabilidades de gobiernos y ciudadanos. Su solución va más allá de la celebración del Día de la Tierra. Tenemos que conservar y proteger al ambiente aprovechando sustentablemente sus recursos.

Bajo la dirección del Secretario estatal de Protección Ambiental Carlos Graizbord, no hemos visto un acercamiento ni a los dueños de los recursos ni a las partes interesadas; tampoco ha propuesto cambios en la legislación estatal que promuevan la conservación o restauración del ambiente.

Hay crisis ambientales y sociales inminentes y urgentes en el estado, como el conflicto laboral en San Quintín, la sequía, la minería a cielo abierto y la captura incidental de Vaquita en redes agalleras son algunas de ellas. Repacemos.

VAQUITA MARINA ENMALLADA
Vaquita Marina atrapada en red agallera en el Alto Golfo de California (Foto: Internet).

Gran parte del estado y las islas adyacentes se encuentran bajo algún estatus de protección. Esto no garantiza el uso sustentable de los recursos.

En los Parques Nacionales de San Pedro Mártir y Constitución de 1857 no se pueden usar los recursos, excepto el de recreación.

En las otras zonas de protección, como Valle de los Cirios o la Reserva de las Grandes Islas del Golfo, existe un exceso de regulación y pocas oportunidades para que pescadores y ejidatarios puedan lograr una vida digna.

La minería abierta en Baja California es un problema ambiental grave. Se destruye el suelo donde está la mina, los polvos liberados impiden la fotosíntesis y degradan el ambiente.

Dado que la constitución garantiza la explotación del subsuelo sobre la conservación, las asociaciones conservacionistas están comprando las concesiones mineras, sacándolas de la circulación y garantizando la calidad del ambiente.

Por otra parte, el mercado ilegal en Hong Kong y China de vejiga de totoaba con fines afrodisiacos es un ataque frontal contra está especie y la Vaquita Marina; por favor, ¡enteren a estos desesperados del uso del Viagra!

VALLE DE LOS CIRIOS
El impresionante Valle de los Cirios (oto: Internet).

Ningún programa de recuperación de estas especies funcionará sin la cooperación y apoyo a los pescadores para la suspensión total de la pesca con redes agalleras, y no una simple veda temporal.

Los 1,200 millones de pesos de compensación a los pescadores serán justos en la medida que se entreguen clara, oportuna y equitativamente.

La Comisión Nacional del Agua considera que Baja California está en crisis permanente de agua. Cuando ha sido posible la mayoría de los agricultores en el estado han cambiado a sistemas de irrigación por goteo y cultivo en invernaderos para disminuir el gasto de agua. Desafortunadamente, los sistemas urbanos de agua requieren de reparaciones mayores, así se desperdician cantidades significativas de agua en tuberías y los sistemas de tratamiento son insuficientes, por lo que ciudadanos y gobierno debemos decidir de dónde va a provenir y cuánto va a costar el agua.

Las plantas desalinizadoras son controversiales por sus impactos ambientales y costos, pero debemos comparar entre los costos financieros y ambientales de la desalinizadora o traer agua de grandes distancias o acuíferos sobreexplotados, como el de Valle de Guadalupe.

Por otra parte, la planta desalinizadora de Driscolls en el valle de San Quintín está en la Zona Federal Marítimo Terrestre, violando usos de suelo y reglamentos. Esta violación le puede costar a esta compañía un boicot en California. Por eso es necesaria una estrategia integral agrícola y social sustentable para garantizar el futuro de los pobladores y ecosistemas de San Quintín.

Precisamente en San Quintín están en juego tanto el salario y la vida digna de los trabajadores agrícolas como la calidad del suelo y el agua. Ahí la sobreexplotación de los mantos acuíferos ha salinizado los suelos, haciéndolos yermos.

Las Unidades de Manejo Ambiental y los contratos de conservación privada pueden ser diseñados para lograr el desarrollo sustentable de estas comunidades ricas en recursos naturales y pobres en capital y oportunidades, pero no tenemos tiempo para esperar a que el gobierno actúe a favor de la Tierra y una Baja California verde.

Debemos enseñarle el camino y premiar o castigar con nuestros votos a los partidos y políticos que impulsen una agenda verde honesta y mensurable.

HORACIO DE LA CUECA * Investigador titular del Departamento de Biología de la Conservación de la División de Biología Experimental y Aplicada del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE). Directivo del grupo civil ambientalista Terra Peninsular, de Baja California. Correo electrónico: cohevolution@gmail.com cuevas@cicese.mx