Yo señalo

En esta manifestación escrita, comparto el desconcierto de un “México” que desconozco, porque yo soy el pueblo cansado, engañado y torturado con deficiencias y limitaciones, de vanas oportunidades, de insensibilidad y antipatía de los políticos: el  “yo prometo”, cuando en sus campañas electorales gritan con ahínco, enorgulleciéndose con la frente en alto, aunque algunos, sí, merecen respeto; pero… ¿qué es de aquellos a los que llamamos un actual gobierno deficiente?

Paúl Nazar* / A los Cuatro Vientos

Multiplíquese el pan que hace falta en la mesa a causa de la pobreza que ha aumentado, que escaseen los malos hombres pazguatos con la apuesta del alba. Queremos que gobierne hoy una figura de ansia de principios equivalente a amar a su patria, un Pablo Neruda, una Sor Juna Inés de la Cruz, un Benito Juárez, un Miguel Hidalgo de nuestro tiempo, que luchen por la independencia de prohibiciones, de creer en el gobernante, que se apegue al pueblo lo que es del pueblo y al gobierno lo que es del gobierno.

Que haya futuro en esas casas hambrientas, que las familias consigan un  porvenir que les favorezca. Que surja una adaptación fértil en este país de ansia, de ¡ya basta!, de figuras gobernantes fallidas, que el presidente no pierda de vista al más pobre y desvalido una vez que sea elegido, en tanto, que hoy están presentes entre luchas de campañas electorales por gobernar el país.

Es mi anhelo que se aclaren los ojos de ciegos ignorantes, cuya ciencia haga bochornosa a esa bestia frívola que se alimenta del poder, que embrutece los sueños y marchita las posibilidades que nos llevan a una melancolía mal extasiada, amarga, ese poder en desorgullo, de inadecuada ruta viajera.

RATA MATA SIMBOLOS BANDERA MEX

Que renuncie el burócrata a la mediocridad fundida en su memoria; yo pienso que desde la tumba, los héroes que lucharon por este pueblo quisieran ser de nuevo mortales, levantarse de sus lápidas para moderar la justicia, dar entendimiento de que la crisis que reside con lamento son de las ideas limitadas, así como las actitudes convenientes son influencia de los malos movimientos, de dominios propios del mal poder, del desinterés en hacer bien las cosas, de respetar al pueblo.

Pensando primero en sí mismo, de no tener un espíritu aprendido de aquellos patriotas que dieron su vida por una nación prospera, y sembrar con su muerte nuestra libertad: al creer, al vivir y al tener la paz en nuestro propio futuro de una verdad.

Al no tener el deseo de ser amados, hoy llamo a concientizar a nuestros próximos representantes, no solo para ganar, sino también cambiar la mecánica de gobernar para el más desvalido.

Yo señalo.

*El autor es trabajador social. Tiene 27 años. Es poeta y artista plástico.