“Pilo» Galindo y el premio de dramaturgia Juan Ruiz de Alarcón

Edeberto “Pilo” Galindo, dramaturgo juarense, recibirá el Premio Latinoamericano de Dramaturgia Juan Ruiz de Alarcón 2015, en el marco de las Jornadas Alarconianas que se presentan anualmente en la ciudad de Taxco, Guerrero.

Myrna Pastrana / A los Cuatro Vientos

La noticia sorprendió al juarense, por tratarse de un premio que se entrega a un artista por toda su trayectoria literaria.

–  “No me lo van a entregar por una obra en particular, sino por toda la trayectoria, de eso se trata el premio y por eso es tan importante”, comentó con alegre asombro de sí mismo.

 Una idea aproximada del profundo significado que este galardón tiene para un escritor de teatro, se conocen los nombres de algunos de los grandes dramaturgos que lo han recibido: Vicente Leñero, Luis G. Basurto, Héctor Azar, Elena Garro, Sabina Berman y Víctor Hugo Rascón Banda, personaje chihuahuense que llena de orgullo a Pilo Galindo.

 Galindo ha sido merecedor de otros premios importantes, durante 28 años de trabajo ininterrumpido, como el de Mejor Dramaturgo en La Muestra Estatal de Teatro en Chihuahua, con la obra «Días Negros» (2011); dos años después, en la misma muestra estatal ganó con la obra «El Teatro Mata» (2013); y en 2014 con la obra «Bubble Gum», por mencionar sólo los últimos reconocimientos a su trabajo.

El esfuerzo constante en el escenario y la escritura de una docena de textos publicados contribuyeron para que en 2013 le fuera otorgada por el H. Congreso del estado de Chihuahua, la Medalla al Mérito Cultural Víctor Hugo Rascón Banda.

 El norte de México y el estado de Chihuahua han sido objeto de atención de Pilo Galindo, ya como motivo de escritura o compilando trabajos de otros autores; libros como “Dramaturgia del norte” o “Cinco dramaturgos chihuahuenses”, dan cuenta de ello.

Edeberto “Pilo” Galindo, dramaturgo juarense, recibirá el Premio Latinoamericano de Dramaturgia Juan Ruiz de Alarcón 2015. Aquí, cuando recibió la Medalla al Mérito Cultural Víctor Hugo Rascón Banda, por el Congreso de su natal Chihuahua (Fotos: internet).
Edeberto “Pilo” Galindo, dramaturgo juarense, recibirá el Premio Latinoamericano de Dramaturgia Juan Ruiz de Alarcón 2015. Aquí, cuando recibió la Medalla al Mérito Cultural Víctor Hugo Rascón Banda, por el Congreso de su natal Chihuahua (Fotos: internet).

Infaltable también ha sido el tema de la ciudad, concretamente Juárez   abordando diversos ángulos en “Teatro de Frontera”, “Hotel Juárez”, “La furia de los mansos”.  Por ésta última obra fue distinguido con el  premio Víctor Hugo Rascón Banda y  en los años más recientes “Lot y la ciudad devastada” publicado en el 2012

 De espectador a escritor y director

 El premio que está a punto de recibir le hace recordar sus inicios en 1987 cuando el  arte escénico lo atrapó para siempre después de ver el montaje de una obra de Vicente Leñero: “Alicia Tal vez”,  dirigida por Octavio Trías. Antes de eso escribía narrativa, cuento y poesía. 

 La actividad teatral llevó a Pilo Galindo de la dirección a la escritura de sus obras; escribir para producir en un ejercicio continuo, interminable.

– “La verdad uno no se da cuenta de esa trayectoria hasta que alguien más nos recuerda el largo y sinuoso camino que se ha recorrido. No es una carrera fácil, y el premio es una consecuencia de muchos años de sacrificios y dedicación. Me siento honrado de haberlo obtenido. Finalmente Machado y Serrat tenían razón: no había un camino, se hacía camino al andar.”

 ¿Y el público?

 En efecto, una cosa es tener la obra escrita, montar la obra y presentarla; pero otra es tener un público, fomentar el gusto por asistir al teatro y en ello concurren varios factores.

– “Sin necesidad de dar concesiones es importante que aparte de dar una tesis, una propuesta y una buena historia que contar, no debemos dejar de pensar que el teatro también es un espectáculo, esto es, que al momento de escribir y pensando en el público escribas un texto ágil y suficientemente divertido o perturbador para que el espectador se quede pegado en la butaca, muriéndose de la risa o de la culpa o la vergüenza.”

 “Ciudad Juárez es como un prisma y he asumido el compromiso de mostrar aquellos lados que a nadie le gusta ver”, dijo el dramaturgo juarense y concluyo con un mensaje a los bajacalifornianos: “¡Saludos desde esta frontera a  los lectores de Baja California. Un abrazo!”