Sindicatura social, a punto de extinguirse, contra viento y marea

La «guerra sucia» que tiene el Ayuntamiento de Ensenada contra la Sindicatura Social, particularmente contra su titular, Félix Ojeda Ortega, fue considerada por él como «infantil» y una revancha por el trabajo realizado.

Néstor Cruz Tijerina / Reportaje / A los Cuatro Vientos

Se refirió particularmente a acciones que han tenido que ver con su vida personal y profesional. El primero de los casos fue una ocasión en que policías municipales lo detuvieron presuntamente alcoholizado luego de una reunión con otros funcionarios, y después por sus vínculos laborales con una empresa gasera a la cual supuestamente estaba beneficiando como funcionario.

– «La verdad me da pena ajena que hagan ese tipo de cosas. Yo no ando persiguiendo a nadie, yo simplemente es en cuestión laboral en lo que me meto. Imagínate, si yo me metiera en cuestión personal de todos ellos yo creo que hay muchísima tela de donde cortar, sobre lo que es público y secretos a voces. En fin, me avisaron que me andan siguiendo, así que debo de estar tranquilo para prevenir cualquier cuestión», opinó el entrevistado.

Aun así, consideró que la relación directa que tiene con el Presidente Municipal Gilberto Hirata Chico ha sido respetuosa y meramente institucional, con diferencias a veces en la forma de pensar, pero siempre en el marco de la cortesía.

Por otro lado, Ojeda Ortega lamentó que el Congreso del Estado quiera eliminar la Sindicatura Social  de los ayuntamientos en el siguiente trienio ya que, dijo, por lo menos en el caso de Ensenada esta dependencia ha dado mejores resultados que la misma Sindicatura Municipal.

– «Se han detectado anomalías en Oficialía Mayor por compras irregulares, licitaciones irregulares, se han detectado las cuestiones de servicios públicos que ya han sido denunciadas, se suspendió la cuestión de los camiones de basura que ya tenían un logo del Ayuntamiento y nadie de la oposición sabíamos que existían. En ese caso no me permitieron la entrada al relleno sanitario, el lugar donde los tenían, y nos tuvimos que subir a un cerro y desde ahí tomar las fotos. Sabemos que la ciudad necesita estos camiones, pero se tiene que pasar por el Cabildo en pleno, que se apruebe para que se contraten esos servicios externos, o concesionarlos, rentarlos, lo que sea, para que no se hagan cosas buenas que parezcan malas».

El síndico social Félix Ojeda (Foto: Internet)
El síndico social Félix Ojeda (Foto: Internet)

Mencionó que uno de los casos más lamentables durante su gestión fue el intento de juicio político contra el ex Alcalde Enrique Pelayo Torres. Dijo que se reunieron todas las pruebas necesarias para demostrar que compró terrenos municipales por medio de su yerno, entre otros delitos, pero simplemente en el Congreso del Estado los diputados omitieron las evidencias y desecharon el tema.

– «Me encontré en un foro con el Diputado Molina de Movimiento Ciudadano y me dijo que a él sólo le presentaron tres hojas sobre el caso, y pues nosotros no presentamos tres hojas. Presentamos incluso actas de matrimonio, recibos de las compras, depósitos, contratos de compra-venta. Era muy claro, muy obvio, toda Ensenada lo sabía. Pero no pasaron a la revisión de pruebas. Primero lo querían desechar porque soy Síndico, pero también soy ciudadano, o soy ruso, ¿o qué?»

Félix Ojeda aseguró que a pesar de no tener recursos económicos abundantes como Sindicatura Municipal, sus empleados han hecho un esfuerzo considerable por acercarse a la ciudadanía, incluso de la zona rural. Invitó a los ensenadenses a acercarse a su oficina para denunciar cualquier irregularidad de la administración municipal.

Sindicatura Social se encuentra en la avenida Ramírez Méndez, a una cuadra de la Reforma, justo en la esquina, donde antes de ubicaba el Registro Civil.

– «La única diferencia en realidad entre las dos sindicaturas es la aplicación de sanciones y la fiscalización. El síndico Social recibe quejas, ellos no tienen un departamento para ello. De aquí se van las quejas integradas hasta donde nosotros podemos intervenir, pero ellos les tienen que dar seguimiento», concluyó Ojeda.