Decimotercer ascenso del «Rayo de Ensenada» al Picacho del Diablo

Víctor López, mejor conocido como «El Rayo de Ensenada», se ha convertido en uno de los más confiables guías para subir al techo de Baja California: la montaña llamada Picacho del Diablo, ubicada  en el Parque Nacional Sierra de San Pedro Mártir, justo enfrente del Observatorio Astronómico Nacional de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam).

Néstor Cruz Tijerina / Reportaje / A los Cuatro Vientos

Con el ascenso que realizó en los primeros días de mayo, llegó a 13 de los cuales 10 los hizo como guía, dos de turista y una más implantando un récord por la ruta denominada Padre Kino, Botella Azul,  Campo Noche, cima y retorno hasta Padre Kino, en un tiempo oficial de 15 horas con 25 minutos.

Esta vez, «El Rayo» subió con el Club Cuchumá de Tecate. Narró así su aventura:

«Éramos 20 montañistas los que nos dirigimos a este ascenso, que se trata de un esfuerzo mayúsculo ya que el recorrido  tiene complejidad tanto de ascenso como en el descenso. El recorrido es de tres días para realizarlo adecuadamente y con seguridad.

«El primer día llegamos por la tarde-noche al punto donde iniciaríamos con la adrenalina, porque salimos a las 8 de la noche. En todos los años que llevo asistiendo a la montaña nunca había escuchado que un grupo saliera en la oscuridad; creo que fuimos los primeros.

PICACHO DIABLO CAMINANTES

«El primer punto importante para pernoctar después de casi 4 horas de recorrido fue en un lugar denominado La Cunita. Al día siguiente emprendimos nuestro recorrido hasta el sitio llamado Campo Noche. En ese momento el camino es demasiado escabroso pero con maravillosas panorámicas; aunado a esto, la altura en la cual nos encontrábamos era de 2,880 metros sobre el nivel del mar.

«Campo Noche está a 1,400 metros, así que el segundo día fue de descenso, seguido de mucho cansancio y dolor de rodillas, ya que todos llevamos mochilas con un peso no menor a los 12 kilos. Llegando ahí, el grupo se relajó y empezamos a unirnos como equipo

«El tercer día de recorrido era subir a la parte más alta de la montaña, llamada Picacho del Diablo, que está a una altura de 3,096 metros sobre el nivel del mar; desde ese punto se pueden apreciar los mares tanto del Pacífico como del Golfo de California

«Fue otro día extenuante, pero satisfactoriamente todos llegamos a la meta sin ningún incidente de peligro. Luego regresamos nuevamente al punto donde pernoctamos ese día,  Campo Noche. Ahí volveríamos a dormir y al día siguiente llegamos al punto de partida donde dejamos los vehículos que nos transportarían a nuestro lugar de origen.

Víctor López -"El Rayo de Ensenada"- y el coloso de Baja California: el Picacho del Diablo (Fotos: cortesía)
Víctor López -«El Rayo de Ensenada»- y el coloso de Baja California: el Picacho del Diablo (Fotos: cortesía)

«Para el equipo completo fue su primera vez que realizaron cumbre en esa montaña. Todos me comentaron que quedaron muy complacidos y que con gusto regresarían».

Víctor López es conocido entre los ensenadenses por ser el joven que en 2003, a bordo de una modesta bicicleta a la que nombró «La Delfina», recorrió ida y vuelta el país. Fueron más de 12 mil kilómetros los que pedaleó, escoltado sólo por momentos por la Policía Federal de Caminos.

Dijo que su pasión primero por el ciclismo y luego por el senderismo, inició porque vio morir a muchos amigos suyos de la Colonia Popular 2, víctimas de adicciones.

Invitó por último a caminantes avanzados y con entrenamiento indicado, a subir con él a la montaña más alta del estado. Su próxima salida será del 21 al 24 de mayo. Para mayor información lo pueden contactar en su perfil de Facebook «Rayo Ensenada».