Crónica de un plantón y una provocación anunciada

A pleno sol de media mañana, cuando miles de jornaleros agrícolas, marchaban por la carretera transpeninsular los 22 kilómetros de Vicente Guerrero a San Quintín, Fidel Sánchez recibió una llamada del subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda Nava, informándole que no iría a la reunión convocada por el propio funcionario para ese viernes 8 de mayo.

Olga Aragón y Javier Cruz / A los Cuatro Vientos / Fotos: Roberto Armocida / La Jornada BC

San Quintín.- Ese fue el inicio de una intensa jornada que concluyó con actos vandálicos cometidos por un reducido grupo de provocadores.

Cuando los jornaleros supieron que una vez más, autoridades de gobierno los dejarían plantados, la indignación creció. El 17 de marzo los plantó el gobernador Francisco Vega, ahora el subsecretario de Gobernación.

-¿Por qué hace ésto?—preguntó el líder jornalero—Usted  nos dio su palabra de que hoy estaría aquí para responder sin evasivas a nuestra demanda salarial, ¡Usted fijó la fecha!

“No tengo medio para transportarme a San Quintín”, dice Fidel que explicó el funcionario federal. Una vez más, los jornaleros se sintieron burlados.

Ya frente al Centro de Gobierno en San Quintín, la gente estaba muy enojada, pero pacífica.

El vocero de la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social narró ahí, a casi 4 mil hombres y mujeres que participaron en esta marcha, la conversación telefónica que sostuvo con el subsecretario Miranda.

“Muy claro le dije que nos plantaríamos aquí a esperarlo, que tenía que venir hoy mismo. De lo contrario, su desprecio a los jornaleros provocaría reacciones en todo el país y en el extranjero”. Y asegura que el funcionario respondió:

Fidel Sánchez y Luis Enrique Miranda: dos hombres de estatura diferente (Foto: intenet).
Fidel Sánchez y Luis Enrique Miranda: dos hombres de estatura diferente (Foto: intenet).

– No me amenaces, Fidel, tú no me conoces. No sabes quién soy.

– No me asustan sus palabras. Y no me amenace usted. Venga a hablar con la gente. Tiene aviones, helicópteros a su disposición para trasladarse de inmediato.

“Esto lo tomo como una amenaza”, comentó Fidel que le dijo el funcionario de Gobernación. A lo que el jornalero respondió: “También a mí me suena a amenazas sus palabras.”

Sin más explicación, según el aliancista, el subsecretario reiteró que estará en San Quintín hasta la próxima semana.

Mientras tanto, adentro del Centro de Gobierno, funcionarios de la Secretaría del Trabajo y del Instituto Mexicano del Seguro Social, encabezados por Pablo Alejo López, subsecretario de Gobierno de Baja California, comunicaron a los medios la disposición del jefe del ejecutivo Francisco Vega Lamadrid, de resolver las demandas de los trabajadores.

Afuera, sobre una pick up usada de templete, los voceros de la Alianza pidieron a gritos al funcionario estatal que saliera a dar esa información a la gente.

– “Vamos a formar una cadena de seguridad con mujeres para que se brinde la mayor seguridad al subsecretario de gobierno, Pablo Alejo López y suba aquí a hablar con nosotros”, dijo Justino Herrera.

Mientras esperaban. Fidel Sánchez recordó a la multitud que aún permanecen en la cárcel 14 jornaleros, acusados “injustamente” de los actos vandálicos del pasado 17 de marzo, “cuando no fueron ellos, sino una minoría de provocadores los que asaltaron comercios”.

JORNALEROS EN LUCHA PUÑO

Al ubicar junto a la carretera a un grupo de hombres con el rostro cubierto, dijo: “Aquí hay gente infiltrada. Cada uno de ustedes se convierte en este momento en un guardia y al que este cometiendo desmanes lo detienen, porque este movimiento debe salir limpio. Sabemos que pueden montar una provocación y culparnos de algún delito, pero si vamos a la cárcel no será por vándalos, será porque luchamos por el respeto a la Constitución, por defender los derechos de los jornaleros. Todo aquel que traiga piedra, deténgalo. Aquí hay gente enviada para causarnos daños.”

Y agregó: “El subsecretario Miranda me dijo como en amenaza, va a llegar el día que te vea cara a cara… Por eso pido a los compañeros que estén vigilantes. Que nadie ande con el rostro cubierto. Nadie debe cubrir su rostro. Los jornaleros tenemos rostro, tenemos apellido.”

Finalmente, Pablo Alejo López mandó decir que sí hablaría con la gente, pero exigió respeto, que la gente no le gritara. Y logró hacerlo después de cuatro intentos.

Fidel Sánchez solicitó que nadie gritara, que lo hicieran por cinco minutos. Fueron ocho minutos de impresionante silencio que animaron a Pablo Alejo López a salir, rodeado de policías preventivos. Subió a la plataforma de la camioneta. Fue escuchado casi en silencio por la multitud.

– “El  gobierno de Baja California esta sensibilizado a las demandas de los trabajadores del campo. Se han dado avances de hasta el 90 por ciento en su pliego petitorio y reconozco la capacidad política y de diálogo de los voceros de la Alianza”, dijo.

La gente recibió con gusto la información de que el gobierno ha logrado pláticas con los empresarios, “quienes están dispuestos a negociar las demandas salariales sobre los avances sustanciales que ya se han logrado”, pero Alejo López aclaró que será el subsecretario de Gobernación quien dará informe detallado en la reunión de diálogo del próximo martes 12 de mayo.

De entre la gente una mujer gritó: “¡No solución, revolución!” Y fue el inicio de una provocación anunciada. Un pequeño grupo gritó improperios al funcionario y acusó a los líderes de la Alianza de estar traicionando la lucha.

Pablo Alejo López regresó apresuradamente al Centro de Gobierno protegido por los policías. Los líderes de la Alianza pedían a la gente no caer en la provocación. Un  hombre, megáfono en mano llamó a bloquear la carretera.

MUJERES INDIGENAS Y PEPOS

Los dirigentes pidieron a los jornaleros no dividirse ni caer en provocaciones, pero para entonces un grupo de menos de 200 hombres, en su mayoría muy jóvenes, algunos alcoholizados y varios encapuchados bloquearon la carretera con trozos de concreto, en un tramo de 300 metros sobre el puente de San Quintín, justo donde la multitud permanecía en el mitin.

“Yo me retiro con mi gente. No les voy a hacer el juego”, dijo Justino Herrera. Y su decisión fue secundada por todos los otros dirigentes de la Alianza. Conminaron a los jornaleros a retirarse a sus comunidades para evitar mayores actos de violencia.

Los desmanes siguieron. Los provocadores a quienes Fidel Sánchez había identificado como “gente del líder estatal cetemista Eligio Valencia Roque”, agredieron a un prestigiado médico de la comunidad, el doctor  Gaspar Solorio, cuando sin percatarse de que la carretera había sido tomada intentó transitar por el puente. A pedradas le rompieron el parabrisas de su auto, y con dificultad pero a gran velocidad escapó de los agresores, mientras que unos 200 agentes de la Policía Preventiva Estatal permanecían sólo a la expectativa.

Los dirigentes de la Alianza se retiraron unos 200 metros e intentaron reorganizar a su gente, pero unos niños y adolescentes aventaron piedras a los policías estatales que estaban retirando los trozos de concreto que bloqueaban la carretera.

Ante las pedradas los policías huyeron y entonces usaron el tanque antimotines, con un policía apuntando su rifle de balas de plástico en contra de los niños que eran alentados por adultos del grupo de provocadores. Extrañamente los policías no actuaron contra esos provocadores que bloquearon la carretera.

Fidel y Justino lograron calmar a los niños y adolescentes, terminó la agresión a la policía y el camión antimotines regresó a su sitio, a un costado del Centro de Gobierno.

Fermín Salazar dijo que el movimiento no está vencido ni dividido.

– “Establecimos contacto con el subsecretario Miranda para decirle que no estamos debilitados y que esto que pasó aquí fue consecuencia de no haber honrado su compromiso de regresar a Ensenada en 15 días para dar respuesta definitiva a nuestras demanda salarial. ¡El movimiento jornalero sigue firme!”

VOCEROS ALIANZA MITIN 8 MAYO

También reveló que las fuerzas que intentan dividir al movimiento pacífico de los jornaleros inició sus actividades contra la dirigencia de la Alianza hace 15 días, luego de la reunión que aquí encabezó el subsecretario Miranda.

– “Se trata de un profesor del sur de San Quintín, de quien me reservo ahorita su nombre. Cuando la gente sepa qué intereses representa, lo dejarán sólo. Ahora tuvo unos cuantos seguidores que bloquearon la carretera y agredieron automovilistas”.

La Alianza identifica a los provocadores como gente de Eligio Valencia Roque, secretario estatal de la CTM, “quien protege intereses de 105 empresas afiliadas al Consejo Agrícola de Baja California, con las que tiene la titularidad de contratos colectivos de trabajo”.

Más tarde, reagrupados en la colonia San Juan Copala de la delegación municipal Vicente Guerrero, los dirigentes de la Alianza y sus bases tomaron acuerdos: 1.- regresar al trabajo el día siguiente y volver al paro el miércoles 13 de mayo; 2.- no realizar nuevas marchas o mítines para evitar a los provocadores; 3.- asistir a la reunión con el subsecretario Miranda el 13 de mayo, con una reducida delegación encabezada por los cinco voceros del movimiento y sus asesores.

La reunión se disolvió de manera pacífica, sin nuevos incidentes. Quedó claro que la Alianza se mantiene fuerte, organizada y unida.