Toman por dos horas la transpeninsular un grupo de jornaleros en San Quintín

Un grupo de unos 200 hombres, muchos con el rostro cubierto que fueron desconocidos por jornaleros de San Quintín, tomaron por dos horas un tramo de unos 300 metros de la carretera Transpeninsular, frente a donde miles de trabajadores del campo instalaron un plantón pacífico para exigir la presencia del subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación, Luis Enrique Miranda Nava.
Olga Aragón y Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos / La Jornada Baja California / Foto portada: Roberto Armocida
 

San Quintín, 8 de mayo.- Lanzaron rocas y pedazos de concreto contra vehículos que circulaban por la zona, mientras el vocero de la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social, Fidel Sánchez Gabriel, identificó el grupo como «provocadores» que fueron enviados por el dirigente estatal de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Eligio Valencia Roque que, dijo, opera al servicio de empresarios agrícolas que pretenden «reventar» las negociaciones por mejorar las condiciones laborales de miles de trabajadores del campo que laboran en esa zona del sur de Ensenada.

La toma de la carretera ocurrió cuando el subsecretario de Gobierno de Baja California, Pablo Alejo López Núñez, terminó de ofrecer un mensaje a miles de jornaleros que se instalaron en plantón permanente frente a las oficinas gubernamentales para exigir solución a sus demandas de mejoras laborales y de condiciones de vida.

Los negocios de la zona cerraron sus puertas y las familias en plantón se replegaron mientras los líderes aliancistas conminaron a los presentes a mantener la calma y no caer en provocaciones, hasta que finalmente se dispersó la manifestación, una decisión que los dirigentes explicaron como una medida para evitar mayor violencia. 

Unos 300 agentes de la Policía Estatal Preventiva se mantuvieron a la expectativa de la toma de la carretera y no intervinieron cuando los responsables arremetieron contra vehículos, y el subsecretario de Gobierno, Pablo Alejo López Núñez, admitió que tenia muy claro que la violencia no venía de los trabajadores del campo.

Poco antes de la toma de la carretera, López Núñez había explicado a los jornaleros agrícolas que el gobierno del estado trabaja «arduamente» en la solución del conflicto que inició el 17 de marzo pasado por miles de jornaleros para exigir mejores condiciones de trabajo y un salario base de 200 pesos.

El funcionario estatal aseguró que se han logrado avances «muy importantes» con los empresarios agrícolas y sostuvo que hay buenas noticias para los jornaleros que demandan incremento salarial, pero dijo que la información precisa la daría el subsecretario de Gobernación Luis Enrique Miranda el próximo martes, en la reanudación de la mesa de negociaciones.

Por decisión de Miranda Nava, este viernes se suspendió una mesa de diálogo con los jornaleros, bajo el argumento de que no concluyeron los trabajos para responder a las demandas laborales.

Previo a la toma de la carretera, los jornaleros habían decidido instalar un plantón permanente frente a las oficinas del gobierno que encabeza el panista Francisco Vega de Lamadrid hasta que el subsecretario de Gobernación cumpliera con el compromiso de reunirse y ofrecerles soluciones a sus demandas.

Al retirarse del edificio de gobierno en San Quintín, los miembros de la Alianza de Organizaciones Por la Justicia Social dejaron a los «provocadores» con 200  de sus simpatizantes, quienes minutos después se retornaron del inmueble de gobierno por lo que elementos de la Policía Estatal Preventiva retiraron las barricadas que obstruían la carretera.

Por la tarde los miembros y voceros de la Alianza se reúnen en Vicente Guerrero para reorganizar su movimiento y comunicarse con el subsecretario Miranda para decirle que el movimiento sigue, que no hay división y que esperan a que regrese al valle para reanudar la mesa de diálogo el próximo martes