Faltan recursos, coordinación e imaginación para atender a la juventud de Ensenada

Los tres órdenes de gobierno -Federal, Estatal y Municipal- trabajan sin coordinación ni objetivo claro a favor de la juventud, estimó Cristian Vázquez, fundador de la Asociación Civil Pluma Joven, estudiante de psicología y tallerista en materias de liderazgo, expresión y creatividad para adolescentes.

Néstor Cruz Tijerina / Reportaje / A los Cuatro Vientos

Cristian, quien además es coordinador de proyectos culturales en distintas organizaciones juveniles y artísticas a nivel local y nacional, enumeró los que, a su juicio, son los principales problemas en ese sector:

1.- Seguimos sin un Premio Municipal de la Juventud «porque no hay dinero».

2.- En la práctica, los institutos estatales y municipales están separados, no colaboran en conjunto.

3.- Las organizaciones relacionadas con el tema sólo están registradas en un padrón pero tampoco trabajan juntas

4.- El Instituto Municipal de la Juventud no cuenta con presupuesto suficiente: ni para el personal ni para su operatividad.

JOVENES MUJERES

5.- El mismo Instituto es una paramunicipal más que se encierra en el ayuntamiento por falta de recursos para contar con instalaciones aptas para atender jóvenes.

6.- En el sur del municipio hay más de 20 mil jóvenes relegados.

– «El Director del instituto (Municipal de la Juventud) -Rubén González Raygoza- quiere hacer bien su trabajo, no tengo dudas que su disposición es pertinente y buena, pero hace falta mucho sustento, conocimiento de las problemáticas; no hablo únicamente de él, sino en cada proyecto y en el Ayuntamiento en general», añadió el entrevistado.

Lamentó que el poco recurso destinado a la juventud se gaste en eventos y actividades sin sustancia.

– «A falta de recursos económicos, los recursos humanos deben prevalecer. Cuando tienes al servicio social comunitario de prepas y universidades ¡limpiando arroyos! En vez de verdaderamente aportando a su comunidad; cuando destinas tu energía en eventos con más color que concepto, ahí hay un derroche de lo poco que hay, no sólo dinero”.

Agregó: “El punto es construir, abarcar más sectores, pensar en la mujer joven, en el joven desempleado, en el joven que no lee, en las jóvenes y el embarazo temprano, etcétera… Y elaborar programas, no diseñar una plática de una hora: realizar una agenda completa y enfrentarla con convicción».

EMBARAZADA ADOLESCENTE

Criticó que los gobiernos mexicanos consideren que sólo con la creación de un instituto se está atendiendo de forma correcta a un sector tan variado, complejo e importante de la sociedad.

– «Esa forma de gobierno la tenemos desde hace 20 años con la fundación del Instituto Mexicano de la Juventud. Los planes de desarrollo nacionales, estatales y municipales deben hacer converger las líneas de acción, unir aspectos relativos a la mujer, a la cultura, al deporte y focalizarlos a buscar una efectividad en el público joven según las edades específicas, pubertad, adolescencia, adultez temprana… Vaya, los jóvenes están en todas partes, hay que entenderlo así».

Vázquez lamentó que el Ayuntamiento de Ensenada y su Instituto no tengan un estudio serio, que identifique los conflictos de la juventud local.

– «Problemáticas palpables como el abandono de aulas, la mala alimentación, el desempleo juvenil, han sido cambiadas por la organización recurrente de eventos. Bajar fondos federales no es tener un programa; mucho menos que las dependencias trabajen aisladas. La población juvenil no es sólo un tema, no es de un instituto: Hay que afrontarlo de manera transversal, asignar recursos y si no hay, ¡ser muy creativos! Se padece el hecho de no tener personas con experiencia en el estudio de juventud. Y se confunde mucho fotografiar con construir», concluyó.