En marcha, plan de Peña Nieto y multinacionales para exportar fresas de BC a China

Con el apoyo del gobierno de Enrique Peña Nieto, un grupo élite mundial de productores y exportadores de fresa, zarzamora, frambuesas  y arándanos, aliados con decenas de agroempresarios del valle de San Quintín, Baja California, y otro centenar de socios en México, iniciaron un programa multinacional para vender al corto plazo decenas de miles de toneladas de “berries” a China, considerado el mayor mercado comercial internacional en expansión.

Para los beneficiarios del programa, tarifas eléctricas subsidiadas, planta desalinizadora de agua, apoyos fiscales y el respaldo total de los gobiernos federal y estatal. Para los trabajadores del campo que harán realidad la riqueza que originará el proyecto, abandono y la explotación habitual de su mano de obra. 

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

El gobierno mexicano, conjuntamente con la administración estatal que encabeza Francisco Vega de Lamadrid, dio luz verde a los productores agrícolas de Baja California para incrementar la producción al abrir a cultivo tres mil hectáreas de fresa y moras más en San Quintín, en una primera etapa que arrancó este mismo año.

El plan, que Enrique Martínez y Martínez, secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) puso en marcha en San Quintín un mes antes de que estallara el movimiento de miles de jornaleros agrícolas que buscan mejores condiciones  de vida y trabajo (el pasado 17 de marzo), estima que la superficie cultivada con frutillas (fresa y moras) y su valor comercial aumentará al doble de lo alcanzado en 2013.

Esto representa que en un máximo de siete años Baja California, que es líder nacional en productividad de berries con casi 66 toneladas por hectárea, aumentará a seis mil hectáreas la superficie sembrada con frutillas para tener un potencial de cosecha de hasta 395 mil toneladas de fresas y moras, con un valor comercial de 365 millones de dólares (cinco mil 445 millones de pesos a cotización actual).

– “Hay avances en los protocolos fitosanitarios entre México y China, con la visita de técnicos en materia de sanidad de ese país asiático, paralelo al trabajo con el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), para lograr en un corto plazo la autorización de exportar (al país asiático) fresa orgánica”.

Ello lo manifestan Willian Hedrick Villalobos y Héctor Luján Valladolid, directores en México de Berrymex y el grupo Discoll’s, en un documento de la SAGARPA que detalla el propósito de los agroempresarios dedicados a la producción de berries para ampliar su mercado de exportación a China, Japón, Corea y Hong Kong, teniendo a San Quintín como principal plataforma de producción.

Discroll´s (de los Estados Unidos), su filial Berrymex y la canadiense A&P Fruit Growers Ltd, son los grandes consorcios extranjeros que pequeños productores de fresa y la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social, representante de miles de trabajadores del campo en San Quintín, identifican como los grandes exportadores de berries a los mercados de Estados Unidos, Canadá y Europa, así como quienes determinan los salarios y las prestaciones laborales que se dan a los jornaleros.

– “Los de A&P por dos años prometieron ayudarme; cuando finalmente ya tenía lista la planta para la cosecha me dijeron; ‘¿Sabes qué? siempre no vamos a comprar tu fresa porque tenemos inversiones con otras empresas y no podemos dejarlas. Tuve que vender una porción de mi terreno para salir de mis deudas, comprar nuevas plantas y seguir trabajando. Así se hacen las cosas aquí cuando no formas parte de estas grandes empresas”.

La historia la contó el fresero Carlos Hafen López, copropietario del rancho Los Molinos del ejido Zarahemla, Vicente Guerrero, el único productor de fresa en San Quintín que con 25 hectáreas en producción paga a sus jornaleros 200 pesos al día como salario y 20 pesos por caja de fresa colectada a destajo.

UN PLAN PARA CRECER

FRESAS ZARZAS Y MORAS

El proyecto empresarial, de acuerdo con el documento en poder de A los Cuatro Vientos, se presentó al secretario de la SAGARPA el 14 de febrero de 2015. Incluye inversión pública y privada para construir y operar una planta desalinizadora de agua de mar –proyecto “Baja Chapala”– que permitirá producir, en una primera etapa, 350 litros por segundo de agua potable hasta alcanzar los mil litros por segundo en siete años y elevar en tres mil hectáreas adicionales la producción de frutillas con calidad de exportación.

El gobierno federal asimismo se compromete a realizar las gestiones correspondientes para conseguir una tarifa eléctrica subsidiada a los empresarios, “dadas las características del proyecto de alto impacto productivo”, y los permisos correspondientes para la perforación de pozos de agua potable, “salvaguardando en todo momento el ecosistema”.

Al respecto Fidel Sánchez Gabriel, uno de los cuatro voceros de la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social, grupo que el 17 de marzo encabezó un paro total de miles de trabajadores del campo en San Quintín, comentó:

– “Conozco infinidad de comunidades en San Quintín que no tienen agua potable, energía eléctrica, alumbrado público, drenaje, calles pavimentadas y otros servicios públicos indispensables. No es justo que a los que todo tienen el gobierno les siga dando programas de apoyo y a la gente que no tiene nada la deje en el abandono. ¡Nuestro gobierno es un monstruo!”

En el escrito, el secretario Enrique Martínez –primer ministro de Agricultura del gobierno federal en visitar el valle agrícola de San Quintín- destaca que la iniciativa empresarial “para detonar productividad, competitividad y exportaciones de los productos agroalimentarios”, está dentro de la visión del régimen “para hacer sinergia y trabajar por un campo más justo y rentable”.

 Y subraya que en el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y en la SAGARPA, los empresarios “encontrarán un aliado permanente para avanzar a través de resultados y no con retórica (…) Los proyectos planeados en el sector hortofrutícola para potencializar esta región (San Quintín) son estratégicos en lo económico y lo social, por lo que se trabajará en conjunto para buscar alternativas en la reducción del déficit de agua de una manera eficiente y sustentable”.

Por su parte, el gobernador de Baja California apunta que su gobierno “es promotor de este tipo de proyectos enfocados a dar valor agregado a los productos agropecuarios”, y expone que “es con la unión de voluntades entre todos los actores del sector y las autoridades como se lograrán mayores avances”.

Willian Hedrick y Héctor Luján, hablando en el campo Olmos -propiedad de Berrymex en el ejido Emiliano Zapata- y a nombre de todos los agroempresarios, informan a su vez que el proyecto tiene el apoyo de 100 productores de berries en la región y que el grupo agroindustrial ya tiene tres mil hectáreas de cultivo de frutillas bajo sistemas convencionales y orgánicos, con certificaciones internacionales.

También que al corto plazo prevén alcanzar las cinco mil hectáreas, con la generación de cuatro mil empleos directos y 800 indirectos.

ORGANIZACIÓN ANTICIPADA

DRISCOLLS ANUNCIO

En realidad el grupo agroempresarial tiene más tiempo gestándose, y sus orígenes y alcances van más allá de lo regional, estatal o nacional.

A mediados del 2009 un grupo de empresas integrantes exportadoras de berries, encabezadas por las filiales mexicanas de los consorcios multinacionales Driscoll´s, Agrana Fruit, Sun Belle, Splendor Produce, Hortifrut, Berries Paradise y Mailand Farms, idearon la creación de una organización capaz de “establecer un diálogo directo con las más grandes empresas exportadoras de berries del país con injerencia en varios estados de la República”, y tratar conjuntamente temas relacionados con la normatividad fitosanitaria y de inocuidad.

Fue así como en junio de 2010 estas empresas, alejadas por completo del Consejo Nacional de la Fresa, Asociación Civil, que reúne a los productores mexicanos de frutillas en Michoacán, Guanajuato y Estado de México, crearon la Asociación Nacional de Exportadores de Berries (Aneberries), A.C.

Su membresía original abarcó 15 empresas mexicanas subsidiarias de las multinacionales, entre ellas de manera preponderante la compañía Berrymex, S. de R.L de C.V., y “un gran número de productores independientes” que cultivan y exportan fresa, frambuesa, zarzamora y arándano.

En su página en internet Aneberries detalla que en los últimos años sus miembros han logrado importantes avances en la exportación de frutillas a los mercados de Europa y los Estados Unidos, “sin dejar a un lado el mercado Asiático del cual se pretende también atacar”.

La Asociación forma parte a su vez de un conglomerado de grandes consorcios internacionales que producen y exportan berries en el mundo.

Destaca su alianza con la International Blueberry Organization (IBO), que integran 10 asociaciones, comités, corporativos y consejos nacionales de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Chile, Australia, Uruguay, Sudáfrica, Nueva Zelanda, y Argentina. Todas ellas también interesadas en “atacar” el mercado de casi dos mil millones de individuos que representa China y el resto de Asia.

En el consejo de directores de IBO está Héctor Luján Valladolid, miembro del grupo de la Escuela de Negocios de Harvard (HBS, por sus siglas en inglés), actual director general de Berrymex y vicepresidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Berries, en Jalisco.

Aneberries también se alió con la estadounidense Asociación de Productores de Mercadotecnia (PMA por sus siglas en inglés), intermediario que a nivel mundial trabaja con dos mil 800 agroempresas de más de 50 países, y que en México representa Alejandro Larreategui.

Asimismo se unió a la Asociación Norteamericana de Frambuesa y Zarzamora (NARBA, por sus siglas en inglés), la cual en 2014 contaba con la representación de productores de berries en 37 estados de la Unión Americana, ocho provincias de Canadá y presencia en cinco naciones del mundo, entre ellas México.

Cabe destacar que existe un grupo de agroempresas de San Quintín, Vicente Guerrero, Camalú y Ensenada que también exportan cantidades pequeñas y medianas de frutillas principalmente a los mercados de Canadá y Estados Unidos.

De acuerdo con el Directorio de Exportadores de la Secretaría de Desarrollo Económico (SEDECO) del gobierno de Baja California correspondiente al año 2009, última estadística publicada por la SEDECO en su portal en internet, esas compañías son:

Berry Veg de Baja, S.A. de C.V. (de Mauricio Castañeda Castro), Rancho Don Juanito (de Conrado González Sandoval), Rancho Seco y/o Rancho Magaña (de Felipe Ruiz Esparza Arellano), Rancho Agrícola Santa Mónica (de Julio Meza Virgilio), Rancho Nuevo Produce, S.A. de C.V. (de Hugo Becerra Ramírez), SPR Olivarera de Baja California (de Agustín Penagos), Sociedad Agrícola Bella Vista, SPR de RL (de Ramón Silva Martínez), Rancho Calandrias (de Gilberto Olmos), y San Vicente Camalú, SPR de RL (de Salvador García Gutiérrez). Todos ellos socios del Consejo Agrícola de Baja California.

El documento de la oficina estatal indica que al menos seis de estas compañías –algunas de ellas no reportan las cantidades de fresa y moras que exportaron ese año- vendieron mensualmente al mercado de Canadá y Estados Unidos, siete mil 225 toneladas y 46 mil 500 cajas.

La historia de éstas y otras empresas de San Quintín que ya participan activa y lucrativamente en alguna parte del despegue de este plan conjunto del gobierno con los agroempresarios exportadores de moras, la contaremos en un próximo trabajo.