Jauja

Jauja es un valle peruano reconocido por sus riquezas. En esta época de campañas electorales los partidos y sus candidatos usan anuncios y discursos que, sí los creemos, harán de nuestro país, o cuando menos del distrito electoral otro Jauja.

Horacio de la Cueva Salcedo* / Profanos y Extraños / A los Cuatro Vientos

Sin embargo, debemos contrastar sus promesas con la realidad y buscar los verdaderos motivos de sus aseveraciones y analizar las políticas de los partidos y candidatos. Tarea nada fácil.

Esto suena más sencillo de lo que es. Cualquier diálogo banquetero con los promotores de campaña o el candidato mismo no va más allá de lo que está impreso en el panfleto o se expresa en los medios de comunicación. Los candidatos a diputados, del partido que sea, parecen estar más interesados en una curul que en las necesidades de los ciudadanos de su distrito electoral.

Parece ser más importante gastar o sobregastar el presupuesto de campaña (al final las multas las pagamos los electores) que hacer una campaña en la que conozcamos las ideas y metas del candidato. Queremos mejor que nos digan abiertamente quienes son sus amigos políticos y empresariales, de que pie cojean y como votarán cuando se trate de aumentar el salario mínimo, los derechos de las mujeres y las minorías, la libertad de expresión y el fin de los monopolios de comunicación. Que nos ayuden a dibujar su plan de trabajo para el desarrollo sustentable de nuestro distrito.

La democracia representativa en México ha caído a niveles paupérrimos. Las campañas actuales son una muestra de lo que es y lo que nos espera. Si estás en alguna red social, ya estarás viendo la variedad de anuncios de campaña en la que se nos invita a votar por un candidato, joven y emprendedor, pero del que sabemos poco.

DEBATE CUAU LAGRIMITA

Puede haber tenido un puesto de elección popular en su distrito, pero no parece usar su trabajo para convencernos de que él es el mejor candidato. Podemos esperar que caigan en una campaña ofensiva en la que los defectos del contrario son la mejor virtud del propio candidato.

No pido que la próxima asamblea legislativa nos entregue Jauja. Pido, exijo un trabajo honesto que vea más hacia las necesidades de los habitantes de su distrito electoral que hacia un futuro venturoso personal en la política.

Exijo que disientan, cuando sea necesario, de su partido y del resto de la cámara cuando los valores democráticos y el respeto al ciudadano estén en juego.

Exijo que voten con obediencia  e inteligencia a favor de quienes los eligieron, no siempre con su partido si éste va en contra de los ciudadanos.

Las campañas electorales que nos acompañaran de aquí al 7 de junio invadirán los medios, las redes sociales, las calles, pero no nuestra memoria.

Por cierto los Cuarenta y Tres desaparecidos de Ayotzinapa no pasarán a segundo plano entre sus padres y compañeros. Tampoco desaparecerán de las redes sociales. Debe ser la primera pregunta a formular a aquel candidato que abra el micrófono: ¿Que hará como futuro diputado para encontrar a los 43?

HORACIO DE LA CUECA * Investigador titular del Departamento de Biología de la Conservación de la División de Biología Experimental y Aplicada del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE). Directivo del grupo civil ambientalista Terra Peninsular, de Baja California. Correo electrónico: cohevolution@gmail.com cuevas@cicese.mx