Apoyo en EU a jornaleros. Bloquean bodega de Driscoll’s en LA

Una coalición obligó este sábado el cierre de la mayor bodega de la compañía Driscoll’s, en Estados Unidos, durante una protesta en solidaridad con los jornaleros del Valle de San Quintín.

Armando José Mercado / La Jornada Baja California

San Diego, California, 4 de abril.- Un grupo de al menos 50 manifestantes obligó a la compañía Driscoll’s a cerrar su centro en Oxnard, al norte de Los Ángeles.

El contingente se plantó con consignas a la entrada de las bodegas de la empresa, una de las más importadoras de frutas producidas en San Quintín, y a partir de las 9:30 de la mañana impidió que entraran los camiones. 

Media hora más tarde, la compañía comenzaba a redirigir sus camiones a una nueva instalación de almacenaje, conocida como «la refrigeradora», pero los manifestantes, de al menos tres organizaciones, también obligaron al cierre de esa planta.

La coalición denunció ante la nueva bodega que la CROC firmó un «contrato de seguridad» para los agroindustriales de San Quintín, en el que aceptaba un aumento de 15 por ciento «a espaldas de 80 mil trabajadores y de la Alianza (de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social)», que representó a los jornaleros en negociaciones.

Gaspar Rivera, uno de los coordinadores de la protesta, también denunció que Driscoll’s miente en su página de internet, en la que informa que a los jornaleros de San Quintín les paga entre cinco y 10 dólares por hora.

Rivera aclaró que la empresa paga, aun con el aumento de 15 por ciento, entre 126 y 138 pesos por día, es decir, menos de 10 dólares por jornada entera de trabajo.

En la manifestación participaron integrantes del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (Fiop), del Proyecto Organizativo de la Comunidad Indígena/Mixteco (MICOP), y de Unión del Barrio, entre otras agrupaciones. 

Ante el cierre de sus plantas, por casi tres horas, Driscoll’s llamó a la policía de Oxnard, pero las autoridades se presentaron sin realizar ninguna detención.

Desde San Quintín, representantes de la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social hicieron llegar por teléfono saludos y mensajes escritos a los participantes en la protesta.

Los grupos anunciaron que en próximas semanas volverán a protestar antes instalaciones de la empresa e invitarán al público en general a sumarse a las siguientes manifestaciones.

Driscoll’s es una de las principales importadoras de productos del campo de San Quintín, tanto de frutas como de hortalizas.

La firma estadunidense opera al sur de Ensenada, en sociedad con Berry-Mex y Mora-Mex, las compañías que contratan a los jornaleros.

Piden al gobierno de EU que interceda a favor de jornaleros de SQ

San Diego, 2 de abril.- La organización Farmworker Justice opinó este jueves que el gobierno de Estados Unidos debe interceder ante las compañías importadoras de productos agrícolas para ayudar a los jornaleros de San Quintín, Ensenada.

Armando José Mercado / La Jornada Baja California

JORNALEROS MEXICALI

«El gobierno de Estados Unidos debe usar su influencia sobre las corporaciones estadunidenses y sobre el gobierno de México para presionar que se apliquen las leyes laborales y mejorar las condiciones de salario y laborales» de los jornaleros, demandó la organización nacional.

También el presidente del sindicato que fundara César Chávez manifestó este jueves su solidaridad con el movimiento de los trabajadores del sur de Ensenada que el 17 de marzo pasado iniciaron un paro de actividades para reclamar que se les respeten sus derechos laborales y humanos.

El presidente del sindicato campesino Unión de Trabajadores Agrícolas (UFW), Arturo Rodríguez, yerno de César Chávez, publicó en el portal de su organización una carta en la que declaro que «los campesinos en todas partes deben ser tratados con dignidad y respeto».

Dijo que los jornaleros «deben tener la oportunidad de ganarse la vida para ellos y sus familias».

Rodríguez explicó que decenas de miles de jornaleros en San Quintín se encuentran en paro en protesta por bajos salarios y crecientes condiciones difíciles de trabajo.

Esta es la tercera acción del sindicato campesino estadunidense en solidaridad con los jornaleros.  Representantes de la unión fueron observadores independientes en la negociación entre los agroindustriales y la Alianza Nacional, Estatal y Municipal por Justicia Social que representa a unos 80 mil jornaleros de San Quintín.

La mesa se instaló para discutir las demandas de cobertura de servicios médicos y prestaciones laborales, libertad de afiliación sindical, cese a malos tratos y acoso sexual a las mujeres y aumento al salario, sin que llegaran a un acuerdo en este último punto, los jornaleros exigen pago de 200 pesos diarios y los empresarios, apoyados por autoridades gubernamentales, ofrecen 15 por ciento a un sueldo promedio de 120 pesos.

El sindicato también continúa una campaña para reunir firmas por internet para que las compañías en Estados Unidos que importan productos de San Quintín exijan a los agroindustriales pagos y trato digno a los campesinos.
 
Al demandar la intervención de Washington, Farmworker Justice publicó para el público estadunidense, en cálculos en dólares, la situación de los campesinos en San Quintín.
 
Informó que los jornaleros ganan en promedio menos de 10 dólares por día y los empresarios de San Quintín les ofrecieron un aumento de 60 centavos de dólar por día, mientras que la Alianza demanda que se les pague al menos 19 dólares por día.
 
En California un campesino gana al menos 9 dólares por hora, 13.50 por cada hora luego de la jornada regular de ocho horas, y 18 dólares por hora si debe trabajar su día de descanso.
 
En San Quintín los jornaleros trabajan hasta 14 horas, sin pagos adicionales por horarios extra ni por trabajar en sus días de descanso.
 
Los campesinos de ambos lados de la frontera trabajan en cien por ciento para abastecer al mercado estadunidense.

Restaurante de Tijuana se solidariza con jornaleros de SQ

Tijuana, 1 de abril.- A partir de este miércoles y en solidaridad con los jornaleros agrícolas de San Quintín que exigen aumento salarial y mejores condiciones laborales, el restaurante Tacos Kokopelli eliminó de su menú dos de sus guisados elaborados con productos que se cultivan en el Valle de San Quintín.

Gabriela Martínez / La Jornada Baja California

KOKOPELI APOYO JORNALEROS
Foto: La Jornada Baja California

Pablo Campos, uno de los propietarios del negocio, explicó a La Jornada Baja California que después de conocer las condiciones en que trabajan los jornaleros al sur de Ensenada, decidieron modificar el menú, integrado por 12 guisados para taco y otros tres en tostadas.

Quitaron la tostada «Black Harder» y el taco «Marlin-Pibil», preparados a base de jitomate que se produce en el sur de Ensenada.

– «La idea es abrirle los ojos a los clientes; que cuando vengan y miren que ya no están los productos, se pregunten qué está pasando y descubran que esto (el maltrato de campesinos) está pasando a unas tres o cuatro horas de su casa», advirtió.

El restaurante tiene tres sucursales en Tijuana y una en Chicago, Estados Unidos, donde también saldrán de su menú ambos platillos. 

El «Black Harder» fue creado por el chef Guillermo «Oso» Campos, para el director estatal de Pemex, durante una visita al local.

– «Elegimos ese platillo porque tiene historia, no es casualidad. Necesitamos ser congruentes de nuestro actuar y nuestros ideales. En este caso la tostada tiene tres años desde que la sacamos al menú; ha sido de las más famosas pero lamentablemente no podemos apoyar estas políticas de maltrato hacia los trabajadores», señaló.

El anuncio fue publicado en la página oficial de facebook del restaurante. «A partir de hoy manifestaremos nuestra solidaridad con los obreros del campo y con esta parte humana cercana al corazón que susurra… (sic) !soy parte de la solucion!», se lee en la publicación.

También señala que «no podemos ser 100% congruentes con la compra de nuestros insumos, tampoco indiferentes y hacer como que no nos afectan las condiciones en las que se pizcan nuestras recetas, en especial en el Valle de San Quintín. El valor de nuestros actos y la intención de la mano que prepara nuestros alimentos es tan crucial en el sabor como el del jornalero que selecciona las hortalizas que habremos de comer».

Al final de la publicación, utilizaron el hashtag #bloodberries como un juego de palabras ya que las bayas son de los principales productos que se cultivan en el Valle de San Quintín, además de hacer la alusión a que se están produciendo «con sangre» debido a las condiciones laborales en que se desempeñan los jornaleros.

El 17 de marzo pasado, jornaleros del Valle de San Quintín iniciaron un paro de labores y bloquearon la carretera Transpeninsular para protestar por las condiciones laborales y exigir un aumento salarial, pero al no llegar a un acuerdo con las empresas agrícolas hicieron una caravana desde el sur de Ensenada hasta la capital del estado, en Mexicali, donde mantienen un plantón para pedir una solución.

Piden a Navarrete Prida atención al caso San Quintín

Ciudad de México, 31 de marzo.- La oficina en México de la AFL-CIO –la central sindical más influyente de Estados Unidos, que agrupa a 12.5 millones de trabajadores– envió una carta al secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, para pedirle que continúe el diálogo con la Alianza de Organizaciones Nacionales, Estatales y Municipales por la Justicia Social del Valle de San Quintín (La Alianza), que representa a 80 mil trabajadores agrícolas, y garantice que los derechos de éstos estén protegidos de acuerdo con la legislación mexicana y los convenios internacionales.

César Arellano García / La Jornada Baja California

JORNALEROS CUBETA DESCANSO

El documento, firmado por Cathy Feingold, directora del departamento internacional de AFL-CIO, señala que miembros de la alianza, trabajando en conjunto con el Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (Fiob), está demandando un incremento en los salarios y la terminación de los contratos de protección en poder de las confederaciones de Trabajadores de México (CTM) y Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), ‘‘que han llevado a violaciones graves sus derechos’’.

– «La práctica de los contratos de protección es la muestra más grave de amenaza a la libertad de asociación y a la negociación colectiva democrática en México. Es un tema que se ha planteado ante la Confederación Sindical Internacional y la Organización Internacional del Trabajo (OIT)’’, añade.

Feingold dice en la carta que las violaciones a los derechos de los trabajadores documenatdos en San Quintín incluye la negativa a pagar tiempo extra y beneficios de protección social, acoso sexual, falta de permisos de maternidad y paternidad, trabajo infantil, exposición a pesticidas, discriminación y violaciones a la libertad de asociación y negociación colectiva. Estas violaciones han dado por resultado la organización de trabajadores para proteger sus derechos y mejorar sus condiciones de vida y trabajo.

-‘‘Le solicito que proteja los derechos de estos trabajadores y garantice la efectiva implementación de las leyes laborales mexicanas y de los derechos laborales fundamentales de la OIT. Los trabajadores detenidos por ejercer su derecho a protestar deben ser liberados. Espero que usted apoye la creación de un equipo para enviar una comisión externa para documentar la situación y asegurar que las negociaciones den por resultado un salario decente y mejores condiciones de trabajo para los trabajadores’’.

Desde hace días, el poblado de San Quintín, al sur de Ensenada, Baja California, se mantiene en paro laboral por la Alianza de Organizaciones por la Justicia Social, en demanda de seguridad social de todos los jornaleros, la revocación de contratos de trabajo de sus supuestos representantes (CTM y CROC) con las empresas agrícolas, y el incremento salarial de 200 pesos por jornada.