OMS incluye el pesticida de mayor venta en el mundo en lista de cancerígenos

La OMS puso al glifosato, de la trasnacional Monsanto, en el grupo 2A de su ranking, que integran agentes que probablemente causan cáncer.

El pesticida se usa hace 40 años en la agricultura y actualmente se ocupa en 140 países, entre ellos México-

Se puede comprar hasta en supermercados.

Europa Press

1 de Abril de 2015.- El glifosato es el herbicida más vendido en el mundo y se usa principalmente en cultivos agrícolas. La semana pasada, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), resolvió clasificarlo como “probablemente cancerígeno para humanos”.

Lo anterior significa que hasta ahora hay pruebas limitadas de su impacto en humanos, pero suficiente evidencia de su daño en animales de experimentación.

Los insecticidas malatión, diazinón, tetraclorvinfos y paratión, que ya son objeto de prohibición o restricciones en varios países, fueron también clasificados cancerígenos “probables para el hombre”, aunque las “pruebas son limitadas”, según la (IARC), cuya sede se halla en Lyon (centro-este de Francia).

El glifosato, presente entre otros en el Roundup, uno de los herbicidas más vendidos, no es un producto desconocido. Se usa hace 40 años en la agricultura y actualmente se ocupa en 140 países.

Sus usos son múltiples y se puede comprar hasta en supermercados para controlar maleza en el jardín de la casa.

Ignacio Figueroa, encargado nacional del Programa de Plaguicidas del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), dice que en Chile el producto sólo está autorizado para el control de malezas.

La decisión contra el glifosato la adoptaron 17 expertos de 11 países que se reunieron en Lyon, Francia, sede de la IARC. Entre ellos estaba la chilena Gloria Calaf, experta del Instituto de Alta Investigación de la Universidad de Tarapacá, quien defendió el proceso del IARC.

“Este trabajo primero tomó cerca de un año de reuniones y contactos previos; luego nos reunimos en Francia entre el 3 y 10 de marzo, casi todo el día, analizando diversos estudios. A los encuentros también asistían representantes de muchas empresas del rubro, pero sin derecho a voto”, explica Calaf.

PESTICIDAS PELIGRO

Agrega que no puede ahondar más en los resultados del trabajo porque este año se publicará el estudio completo que avala la decisión del equipo de investigadores.

Por el momento sólo se ha divulgado una síntesis en la revista The Lancet Oncology, en la que se señala, por ejemplo, que el glifosato se ha detectado en la sangre y la orina de los trabajadores agrícolas.

En tanto, en ratones se ha observado un desarrollo inusual de tumores.

Desde el Ministerio de Salud señalan que para los límites máximos de residuos de plaguicidas en alimentos (LMR), Chile se basa en el Codex Alimentarius, organismo conjunto de la OMS y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

“Dado que la OMS realiza las evaluaciones de riesgo para la salud humana, clasificando estos plaguicidas como probables y posibles cancerígenos, es probable que el Codex hará una reevaluación de estos plaguicidas, por lo tanto, estaremos atentos a lo que se resuelva”, dice el Minsal.

“Existe trabajo en conjunto con el ministerio asociado a las sustancias químicas, por lo que ante nuevos antecedentes asociado a una sustancia química, se realizan los análisis que correspondan”, confirma Figueroa.

Asimismo, señalan que en la Comisión de Trabajo para la actualización de los LMR, se dará prioridad a este tema en particular.

Esta Comisión es intersectorial, estando representado el sector público, incluido el SAG, sector privado y organizaciones no gubernamentales (ONG).

EVALUACIÓN DE RIESGOS

FUMIGACION AVION

La clasificación de la IARC no tiene un carácter obligatorio para los estados.

“Le corresponde a los gobiernos y a las demás organizaciones internacionales recomendar reglamentaciones, legislaciones o intervenciones de salud pública”, indica la agencia en un comunicado.

Los riesgos han sido evaluados basándose en estudios de exposición agrícola llevados a cabo en particular en Estados Unidos y Canadá, así como en animales en laboratorios.

Pero la IARC indica haber tenido en cuenta igualmente los trabajos de la agencia estadunidense de protección medioambiental que, tras haber clasificado el glifosato como “cancerígeno posible para el hombre” en 1985, dio marcha atrás en 1991.

Para la IARC, existen hoy “suficientes pruebas de su carácter cancerígeno gracias a experiencias animales”.

El grupo Monsanto, que fabrica el Roundup, expresó su desacuerdo con las conclusiones de la agencia.

En un comunicado divulgado por internet, Monsanto destaca que la clasificación de la IARC no establece relación entre el glifosato y un riesgo añadido de cáncer. Recuerda además que la IARC, en el pasado, había clasificado entre los “cancerígenos probables” a productos como el café o los teléfonos móviles.

Varios expertos, citados por el Science Media Center, se mantienen cautos.

“Las pruebas exhibidas son frágiles”, opina el doctor Oliver Jones, de la Universidad de Melbourne, mientras el profesor Alan Boobis, del Colegio Imperial de farmacología bioquímica de Londres, destaca la dificultad de establecer una “relación de causa a efecto”.