En Alemania los postes de luz son estaciones de recarga de autos eléctricos

Pekín, China,  fue la primera ciudad del mundo que instaló este tipo de sistemas.

La novedad es que el cable de carga cuenta con su propio contador de luz. Este cable es además muy fácil de instalar.

Diario Ecología

 Más allá de lo económico, son conocidas las ventajas que tienen los centros de recarga eléctrica para vehículos.

El primero, es que democratizan el punto de recarga al poder ser instalados cada pocos metros sin que sea muy costoso, pero sobre todo porque lo harían un elemento más de la urbe. Sin embargo, ver este tipo de proyectos no es común, ni siquiera en ciudades donde está creciendo la venta de este automóvil.

Pekín fue la primera ciudad que instaló este tipo de sistemas. No obstante, Berlín busca liderar. Para hacerlo, se ha planteado un sistema distinto a cómo funciona el resto de los países: En vez de penalizar a quienes compren automóviles nuevos con restricciones, cortes de tráfico o aumento de impuestos, se decidió premiar a quienes utilicen los vehículos menos contaminantes, invitando al resto a que opte por esta opción.

Es así como se ha expandido con éxito el proyecto de conversión de postes de alumbrado público, como una medida paralela a la instalación de estaciones para bicicletas, por ejemplo.

El costo estimado de la operación será de 400 euros por cada farol convertido. Esto significa que la inversión será de menos de medio millón de euros para fomentar la compra y el uso de este tipo de vehículos.

El año pasado, la capital de Alemania comenzó su proyecto convirtiendo 100 postes de luz. Sin embargo, este año buscan expandir su proyecto y multiplicar por diez el número de faroles convertidos, a un costo muy reducido

Método sencillo y fácil de adaptar

CABLE POSTE LUZ CARRO

Uno de los principales inconvenientes de tener un coche eléctrico es que en las ciudades no existen demasiados puntos de recarga. Pero el proyecto alemán podría aportar ahora la solución.

Los responsables de la empresa emergente Ubitricity proponen que nuevos puntos de recarga sean instalados en los postes de la luz.

Este proyecto ha sido desarrollado en colaboración con un operador del sistema eléctrico de Berlín.

La novedad es que el cable de carga cuenta con su propio contador de luz. Este cable es además muy fácil de instalar.

Los conductores del coche eléctrico deben poseer uno de ellos eliminando así la costosa instalación de un sistema de carga en cada uno de los postes.

Tras haber pagado el servicio, los conductores podrán recargar sus coches de forma rápida y sencilla.

“El gran problema que existe es que los coches eléctricos no siempre se encuentran en el mismo lugar sino que viajan mucho y deben encontrar un punto de recarga allí donde estén. No tiene mucho sentido instalar una costosa tecnología de pago en cada lugar ya que puede que los coches no pasen por allí a menudo. Por ello nuestro sistema es muy ventajoso, porque puede llevar esa tecnología con usted y recargar allí donde lo necesite todo lo que quiera ya que el cable cuenta con su propio contador”, explica Frank Pawlitschek, de Ubitricity.

Según la joven empresa alemana, preparar un poste de luz para que sirva de punto de recarga cuesta apenas entre 300 y 500 euros, mucho menos que los 10.000 euros que puede costar una instalación tradicional.

Los responsables de este proyecto aseguran que este nuevo sistema podría funcionar no solo en los postes de la luz sino también en los lugares de trabajo o en los aparcamientos de la ciudad.