Presentan ciudadanos juicio civil contra gasera y autoridades municipales

Temor de los cinco mil habitantes de la colonia indígena El Zorrillo luego de conocer que la empresa dueña de la planta –Gaspasa es el último nombre de una compañía que ha cambiado de razón social cinco veces en cuatro años- aumentó 100 por ciento su capacidad de almacenamiento de gas LP (de 100 mil a 200 mil litros, que representan 108 toneladas) sin tener en regla su Manifiesto de Impacto Ambiental.

Las comisiones municipales de Obras y Servicios Públicos y Desarrollo Urbano se reunirán para comenzar el análisis sobre la factibilidad de operaciones y los riesgos para pobladores

Acierto Comunicación / A los Cuatro Vientos

Un grupo de residentes del poblado de El Zorrillo, en Ensenada, afectados por la proximidad a la planta almacenadora de gas LP, construida sin tener la autorización federal vía Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA), recurrieron a la promoción de un juicio civil bajo la figura del interdicto de obra peligrosa, por la que solicitan la restitución del predio y la demolición de lo construido en dicha planta.

Nicolás García Ávila,  residente de El Zorrillo,  junto con otros seis que se dicen de los más afectados porque su casa está a menos de 300 metros de la planta gasera, informó que luego de algunas manifestaciones en el ayuntamiento, en la  Dirección de Catastro, dependencia que autorizó la construcción hace cuatro años y de recibir puras evasivas, decidieron ir por la demanda.

García dijo que sienten impotencia y rabia por carecer de los elementos que pongan un freno al abuso de que han sido objeto, pues en El Zorrillo, hasta donde han preguntado, no es para que se pongan fábricas y menos actividades peligrosas como una gasera.

Resaltó que además de las viviendas que quedaron cercanos a la planta gasera, hay una escuela y una iglesia también.

– “No podemos permitir vivir con el temor de tener una bomba de tiempo, ni nosotros ni nuestros hijos”.

Preocupado, dijo que en días recientes se ha visto mucho movimiento e incluso, en la demanda presentan como documentales los anuncios por los que la empresa gasera recluta personal.

En la demanda, radicada en el Juzgado Primero de lo Civil en Ensenada, se pide expresamente que la autoridad ordene a la empresa la suspensión definitiva de cualquier actividad de construcción, almacenamientos, transformación y distribución de gas LP.

También que se adopten las medidas urgentes de demolición total de la obra para evitar los riesgos que pudiera llegar a causar a las propiedades contiguas o cercanas a las instalaciones que ya se han mencionado.

Planta del consorcio gasero en Guerrero Negro, Baja California Sur, en donde se presentó un incidente que alertó a los vecinos del sitio (Foto: internet)
Planta del consorcio gasero en Guerrero Negro, Baja California Sur, en donde se presentó un incidente que alertó a los vecinos del sitio (Foto: internet)

La obra, a revisión: Síndico Social

Por otra parte, Félix Ojeda Ortega, síndico Social, quien presentó ante Cabildo un punto de acuerdo relacionado a este tema para revisar la factibilidad de operación y el riesgo para los pobladores de El Zorrillo, en Maneadero, informó que este lunes 30 de marzo, a las 11 de la mañana, las comisiones de Obras y Servicios Públicos y Desarrollo Urbano se reunirán para comenzar el análisis.

Expresó su confianza porque las comisiones y en su momento el cabildo resuelvan en favor de la legalidad y recalcó que en Ensenada no están en contra de la llegada de inversiones y empresas, así como la creación de empleos, pero sí de aquellas que no actúan en el marco de la legalidad.

Puntualizó, que la revisión es importante pues la empresa gasera recibió el permiso de construcción por el ayuntamiento, sin tener el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA9, el 31 de marzo de 2011, con Enrique Pelayo Torres como presidente municipal, sobre quien pesa varios señalamientos por irregularidades.

Además, Félix Ojeda opinó que debe aclararse por qué tantos cambios en la denominación social, pues comenzó como Calafia Gas, luego Gas del Pacífico, siguió Diesgas, Cualigas de la Paz y recientemente Gaspasa.

Señaló que de acuerdo al cumplimiento a la reglamentación de Catastro y Control Urbano, la empresa gasera está obligada a solicitar el permiso de operación y sin él, dicha empresa no debe ni puede comenzar operaciones, so pena de infringir de nueva cuenta la ley.

Recordó que la planta de gas proyecta el almacenamiento de hasta cien mil litros (54 mil kilogramos) de gas licuado de petróleo (LP) en un tanque cilíndrico horizontal para su comercialización, lo que la ubica en el rango de alto riesgo de acuerdo a la ley federal vigente.

– “Lo más grave es que ahora nos enteramos que no son cien mil, sino 200 mil litros los que pretenden almacenar, lo que a toda vista es un alto riesgo dentro de una zona netamente habitacional”, concluyó Ojeda Ortega.

El mapa detalla la presencia del consorcio gasero en la República Mexicana
El mapa detalla la presencia del consorcio gasero en la República Mexicana

Empresa “respetuosa de las leyes”

En su página en internet, el consorcio Gaspasa dice ser una empresa nacional “con experiencia de más de 50 años en el mercado, donde día a día buscamos satisfacer las necesidades de nuestros clientes (residencial, industrial y automotriz)  brindando un servicio de entrega de Gas L.P. de manera oportuna, segura y confiable”.

También define su origen: “Gas del Pacífico S.A. de C.V., Diesgas S.A. de C.V. y Caligas de La Paz S.A. de C.V., somos una empresa dedicada a distribuir el gas como una fuente de energía, proporcionándole a sus clientes, tanto domésticos como comerciales, servicio, confianza, respeto, puntualidad, honestidad y calidez».

Y afirma: “Somos respetuosos de las leyes y normas establecidas por la autoridad y nos preocupamos por mejorar el ambiente en el que todos vivimos”

Con presencia en seis estados de la república mexicana (Sonora, Sinaloa, Baja California Sur, Jalisco, Guanajuato y Querétaro, en donde abastece de gas LP a 14 ciudades, a las que agregará Ensenada), Gaspasa tiene su domicilio en Salvador Alvarado, Sinaloa, y atiende al público de todo el país  en la ciudad-puerto de Mazatlán.

El pasado 23 de marzo, en la planta de almacenamiento que la empresa tiene en la colonia Nuevo Infonavit de Guerrero Negro, Baja California Sur, un tanque de gas explotó dentro de la instalación y afectó los vidrios de las casas aledañas al sitio, reportando los vecinos que un hombre resultó con quemaduras graves por lo que ingresó al  hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social.

La empresa no emitió un comunicado oficial del incidente, que provocó alarma entre los vecinos de su planta, muy similar a la que está construyendo en El Zorrillo.