Marcha, mitin , negociación y represión oficial en SQ

Miles de trabajadores agrícolas del valle de San Quintín realizaron esta mañana una marcha pacífica que partió de la colonia Vicente Guerrero y terminó frente a las instalaciones del Gobierno del Estado en San Quintín, previo a la reanudación de la mesa de diálogo  para resolver las demandas laborales de los jornaleros que paralizaron su labor desde el 17 de marzo.

La manifestación,que inició a las 7.00 horas y concluyó con un mitin que se prolongó hasta las 12.30 horas, no registró mayores incidentes.Siempre estuvo vigilada por decenas de policías de diversos niveles de gobierno.

Mientras los jornaleros agrícolas marchaban, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) inició este día una campaña de investigación aparentemente hostigada desde las cúpulas del poder del Estado en contra de un pequeño rancho hortícola del ejido Zarahembla, en la delegación Vicente Guerrero, que es la única empresa en toda la región que paga a sus trabajadores 20 pesos la caja de fresa que recolecten, así como un salario diario de 200 pesos.

Olga Aragón / A los Cuatro Vientos / La Jornada Baja California

San Quintín, B.C. a 26 de marzo 2015.- Ayer miércoles, a las 22:00 horas – casi nueve horas después de instalada la mesa de negociaciones-, el representante del Consejo Agrícola de Baja California, Alberto Muñoz, solicitó entrar en receso hasta hoy para consultar con los dueños de los ranchos horticultores la propuesta de los jornaleros de aumentar el salario a 270 pesos diarios, luego de que estos rechazaron la última oferta de los empresario de incrementar un 10 por ciento el salario que actualmente fluctúa entre los 110 y 130 pesos diarios por jornadas de ocho a doce horas.

Pablo Alejo López, subsecretario de Gobierno del Estado, consideró que el avance en los trabajos de la mesa fueron significativos, porque la Comisión Nacional de Salarios Mínimos establecen cero aumento para los trabajadores de la zona A, a la que corresponde Baja California, mientras que los horticultores de los ranchos agrícolas de la región están dispuestos a pagar 10 por ciento de aumento salarial.

Los jornaleros también insistieron en que existe el caso de un pequeño productor, dueño del Rancho El Molino, que actualmente paga 200 pesos por jornada diaria y 20 pesos la caja de tomate, mora y fresa, cantidad muy superior a los que pagan los grandes ranchos agrícolas, como Los Pinos y BerryMex.

¿Cómo es posible que un pequeño productor esté pagando más que las grandes empresas agrícolas, y que esté dispuesto a pagar los 300 pesos diarios, si así lo acuerda la mesa del diálogo, mientras que los más poderosos horticultores sólo quieren darnos un máximo de diez pesos de aumento salarial?, plantearon los jornaleros en voz de Justino Herrera.

Pablo Alejo Núñez, pidió a los jornaleros “cuidar a las empresas como fuentes de trabajo”. Les pidió que no se fueran los extremos.

El funcionario dijo que la mesa de negociaciones quedó entrampada en la parte más difícil, pero se está avanzando en los acuerdos.

CAMPO FRESAS SQ

Justino Herrera respondió de inmediato que son los propios horticultores quienes no están cuidando sus empresas, porque están cerrados a las demandas de los trabajadores. Incluso, dijo, la responsabilidad es de los propios gobernantes que tampoco atienden nuestras demandas.

Fidel Sánchez Gabriel, líder de la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social, pidió al representante de los empresarios, Alberto Muñoz, “a que reconozca sinceramente si le quedó grande el paquete, si no tiene capacidad para negociar las propuestas de los jornaleros”, quienes le pidieron consultar con los agricultores la propuesta de 270 pesos diarios al salario, como sueldo homologado para todos los trabajadores de los campos agrícolas, en base al principio constitucional de “igual remuneración a igual trabajo”

“Si no puede usted resolver, licenciado Alberto Muñoz, que vengan a esta mesa de negociaciones los propios horticultores”, reiteró.

Juan Malagamba Zentella, delegado peninsular de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), propuso a la mesa que las autoridades del trabajo auxiliaran a los jornaleros y a la propia representación empresarial proporcional, para integrar una propuesta en la que se pudiera analizar el aumento directo a los salarios y el conjunto de prestaciones laborales, como son el aguinaldo, el derecho a vacaciones y el reparto de utilidades, “para acercarnos a una solución justa para ambas partes”.

Pablo Alejo López insistió en la necesidad de llegar pronto a un acuerdo para evitar que se eche a perder la fresa en los campos agrícolas.

PEQUEÑOS JORNALEROS PAGAN MEJOR SALARIO QUE LOS GRANDES HORTICULTORES

campos fresa 2

Antes de que el funcionario estatal declarara el receso de los trabajos de la mesa para el día de mañana, se presentó a la sesión el abogado Javier Figueroa Espinoza, representante del productor Dewayne Carlos Hafen López, de quien dijo está pagando a sus trabajadores 250 pesos diarios y paga a 25 pesos la caja de fresa y moras, porque “considera que en base a una justa distribución de la riqueza, es posible retribuir esos salarios quedando aún buena ganancia a los productores”.

A preguntas directas de Pablo Alejo López, el abogado Javier Figueroa, dijo que el propietario del Rancho Los Molinos, cultiva entre 25 y 30 hectáreas de fresa, y puede contratar hasta 300 trabajadores pagándoles mejor salario.

“Esta empresa no recibe ningún subsidio, salvo en energía eléctrica para uso de agua, mientras que los demás empresarios, incluidos los dueños de los más grandes ranchos agrícolas, reciben millones en subsidios de programas federales y estatales”, agregó.

Ante tales respuestas, el subsecretario de Gobierno del Estado, dijo: “Qué bueno que este pequeño propietario puede hacerlo (pagar mejores sueldos). Pero no podemos homologar salarios, porque entre más grande es una empresa necesita más insumos, más gastos para operar. ¡Y muchas más ganancias!”, dijeron los jornaleros.

Fidel Sánchez dijo que este pequeño agricultor ha recibido amenazas fuertes de las empresas grandes, porque están dispuesto a pagar hasta 260 pesos, “porque los grandes quieren imponer el máximo de los sueldos a pagar, que sigan siendo sueldos de hambre”.

Este día, aproximadamente a las 11.15 de la mañana, cuando A los Cuatro Vientos platicaba con el dueño del rancho en su cultivo de fresa, recibió la visita de cuatro inspectores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para darle un citatorio para que el 1 de abril se presente en las oficinas de la Subdelegación delinstituto en Ensenada a presentar diversa docmentación laboral.

El acto se dio luego de que personal del IMSS en la mesa de diálogo preguntó a los representantes de los medios de comunicación presentes en la mesa de diálogo del miércoles 25 de marzo, datos personales y laborales del empresario.

La mesa del diálogo entró en receso, reinicia la sesión este jueves a las 13.00 horas.