La unión agrícola César Chávez se deslinda de boicot a productos de BC en EU

La Unión de Trabajadores Agrícolas de América del Grupo César Chávez, precisó que no impulsa ni se unirá a un boicot comercial en contra de los productos agrícolas que se producen en Baja California y se consumen en el mercado estadounidense.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos / Jornada de Baja California

San Quintín, Ensenada, BC, 25 de marzo.- “Lo que sí hacemos con nuestra presencia en San Quintín, en calidad de observadores, es pedir al gobierno mexicano y a los empresarios agrícolas de San Quintín que den un trato justo, equitativo y razonable a los trabajadores agrícolas que hacen posible la exportación de miles de toneladas de fresa, tomate y otras frutas y legumbres al mercado mundial”.

Ello lo manifestó Antonio Cortes, quien junto con Guadalupe Larios está aquí representando a la Unión para documentar gráficamente y escuchar los testimonios de cientos de jornaleros agrícolas que tienen 8 días en paro para lograr mejores salariales y prestaciones laborales.

Esta acción, dijo, incluyó ayer una charla de Arturo Rodríguez, presidente de la organización internacional que fundó el mítico líder mexicoamericano César Chávez, con personal diplomático de la Embajada de México en Washington, DC, para que convoque al gobierno de Enrique Peña Nieto a intervenir ante el gobernador Francisco Vega de Lamadrid en la búsqueda de una solución “pronta y justa” a las demandas de los jornaleros de San Quintín.

Aquí, los dos observadores de la organización estadounidense trabajan en el levantamiento de testimonios orales y video grabados de cientos de trabajadores. Esta labor la realizan dentro de un proyecto de la organización que buscar educar e informar de manera objetiva y masiva, los pormenores sociales, económicos, políticos y culturales del conflicto a nivel mundial

Por esto la Unión colocó ayer en su página en internet -www.ufw.org-, a las 20.00 horas (horario local), un video que en menos de 12 horas acumuló 20 vistas a nivel mundial que se han convertido en una cantidad similar de firmas de apoyo a la lucha de los trabajadores agrícolas de Baja California.

Estas muestras de apoyo la Unión las presentará por escrito a las autoridades, patrones y jornaleros que desde hace una semana desarrollar aquí una mesa de diálogo para resolver el problema.

El ejemplo de lucha del mítico líder César Chávez en el boicot a las uvas de California no se repetirá en el caso San Quintín (Foto: internet)
El ejemplo de lucha del mítico líder César Chávez en el boicot a las uvas de California, no se repetirá en el caso San Quintín (Foto: internet)

“Con esta herramienta, que levantó conciencia y educó al público respecto a cómo viven, cuánto ganan, cómo trabajan y qué hacen para vivir los trabajadores que cosechan las fresas y los tomates que muchos de ellos comen en sus mesas, hacemos una especie de boicot de conciencia para que el público finalmente decida si consume o no estos productos; pero aclaro. No se trata de un boicot comercial formal, como lo han informado de manera equivocada, algunas organizaciones de trabajadores agrícolas en México”.

Respecto a la nacionalidad de las personas que han visto el video y participan con sus comentarios  –“la mayoría de ellos censurando las miserables condiciones de vida de los jornaleros de San Quintín”-, citó Japón, Alemania, Estados Unidos, Canadá, Brasil, España, Francia”

“Tenemos gente de prácticamente todas partes del mundo conociendo el tema de San Quintín. La mayoría de los comentarios que han hecho es censurando la situación de explotación de los trabajadores agrícolas. Urge que se dé un trato de seres humanos a los trabajadores. A los patrones les importa más un tractor, una herramienta laboral que sus jornaleros”.

Finalmente explicó que la exportación de fresa a los Estados Unidos se hace a través de diversos intermediarios. Uno de los principales es Driscoll’s, que compra la fruta que se cosecha en San Quintín, mayoritariamente la compañía estadounidense BerryMex que además de tener sus propias tierras de cosecha, subarrenda otras de pequeños y medianos productores de la región.

“Sus ganancias son multimillonarias porque vende las fresas de San Quintín a todo el mercado estadounidenses. Y esta enorme utilidad la comparten BerryMex y sus arrendadoras, pero no llega, definitivamente, a los trabajadores agrícolas. Ellos viven en enorme pobreza, siempre”.