¿Y los «provocadores»? ¡Nada de nada!

“Al valle de San Quintín y en toda la zona donde está vigente el paro de labores, no han llegado ni han sido vistos los siete camiones con provocadores que, según dijo el gobernador (Francisco Vega de Lamadrid), se dirigían aquí”, informó Fidel Sánchez Gabriel.

Olga Aragón y Javier Cruz / A los Cuatro Vientos / La Jornada Baja California

Ensenada, BC, 21 de marzo de 2015.- El vocero de la Alianza de Organizaciones Nacionales, Estatales y Municipales para la Justicia Social reveló que el grupo puso en marcha un operativo especial de vigilancia para detectar los camiones. Esto inmediatamente después de que Vega informó el viernes 20 de marzo que los “provocadores” que apoyarían a los migrantes se dirigían a San Quintín.

“Lo único que recibimos aquí (San Quintín) fue el rumor de que uno de los camiones está detenido en Mexicali, pero hechos concretos, oficiales, ninguno”.

Al respecto Juan Malagamba Zentella, delegado en la Península de Baja California de la Comisión Nacional para el Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas (CDI) comentó:

“Ni hubo camiones ni señalamiento alguno por parte del gobernador acerca de los autores intelectuales de este grupo supuestamente de provocadores. No hubo nada de nada”.

FCO VEGA CON VOCEROS INDIGENAS SQ
Francisco Vega, forzando a que los voceros de los jornaleros en la mesa de diálogo le dieran la mano para tomarse la foto que políticamente tanto deseaba. Su molestia por este acto inusual en la política nacional, pudo ser la causa de las declaraciones alarmistas del mandatario respecto a la presencia de «provocadores» en San Quintín (Foto: cortesía).

 

Y Raúl Ramírez Baena, director general de la Comisión Ciudadana de los Derechos Humanos del Noroeste (CNDHN), al comentar la declaración del gobernador Francisco Vega de que un grupo de personas procedentes de Sinaloa, Michoacán y Oaxaca viajaron en ocho camiones a San Quintín para apoyar a los jornaleros agrícolas, apuntó:

“El derecho a la solidaridad entre los pueblos, los grupos y las personas es uno de los principios universales que debe ser amparado por el estado, al igual que el derecho de toda persona a transitar libremente por el territorio nacional. Solamente el Presidente de la República, con la autorización del Congreso de la Unión, puede decretar la suspensión de los derechos humanos, en los casos de invasión, perturbación grave de la paz pública, o de cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligro o conflicto”.

En su declaración, el mandatario estatal aseveró ante los medios de comunicación que fueron grupos externos “que se dedican a desestabilizar estados”, los gestores del movimiento social que se registra en el sur del municipio de Ensenada.

“Más que la solidaridad nacional e internacional con los trabajadores agrícolas, lo que debiera preocuparnos a todos es la presencia masiva de elementos del ejército y de marinos en las comunidades del valle de San Quintín, porque no son corporaciones facultadas constitucionalmente como salvaguarda de la seguridad pública. Están ahí aterrorizando a la población”, concluyó el también ex ombudsman de los derechos humanos en Baja California.