Atleta Miguel Castro corre 43 millas en NY por Ayotzinapa junto a padre de víctima

El atleta mexicano Miguel Castro corrió una distancia 43 millas en Nueva York por los 43 estudiantes de Ayotzinapa, víctimas de desaparición forzada a manos de la Policía de Iguala, Guerrero, en México.

Guadalupe Lizárraga / Zaira Cortés / Los Ángeles Press

Nueva York.- Como una muestra de solidaridad con los padres de familia, el maratonista de Passaic, Nueva Jersey, gritó el nombre de cada estudiante desaparecido en cada milla.

En el recorrido, al que se refirió como “una carrera sin nombre, sin trofeo y silenciosa que simboliza el dolor de México”, lo acompañó durante 13 millas, José Antonio Tizapa, padre del estudiante desaparecido Jorge Antonio Tizapa Legideño.

El padre de familia, quien también practica el atletismo y radica en Nueva York, fue convocado por el activista Francisco Ramírez, del grupo Ayotzinapa Nueva York, colectivo que apoya y coordina actividades de protesta contra este crimen de Estado y de solidaridad con los padres de los normalistas desaparecidos el 26 de septiembre de 2014, después de que los policías guerrerenses dispararon contra los estudiantes sin mayor advertencia y asesinaron a seis personas e hirieron a otras 17.

José Antonio Tizapa dijo a Los Ángeles Press sentirse honrado con la solidaridad del maratonista Miguel Castro y reconoció que era un gran esfuerzo que agradecía.

Incluso, dijo, extendía su agradecimiento a las personas que los acompañaron cada cinco millas con fotografías de los estudiantes y consignas mostrando su dolor por lo sucedido a los estudiantes.

José Antonio Tizapa, padre de estudiante desaparecido (iazquierda), y el maratonista Miguel Castro, corren en honor de Ayotzinapa en Nueva York (Foto: Francisco Ramirez).
José Antonio Tizapa, padre de estudiante desaparecido (izquierda), y el maratonista Miguel Castro, corren en honor de Ayotzinapa en Nueva York (Foto: Francisco Ramirez).

Por su parte, el maratonista Miguel Castro, comentó a la reportera Zaira Cortés del medio hispano El Diario NY, que “ningún padre soportaría el dolor de estos siete meses de incertidumbre, de no saber qué pasó con su hijo, de la rabia y la impotencia porque México es un país de injusticia”.

Y abundó: “Estoy consciente de la crisis social en mi patria, pese a haber emigrado hace décadas”.

Castro había decidido correr solo las 43 millas, pero la noticia fue bien acogida por el grupo Ayotzinapa NY, el cual convocó a otros corredores y difundió la iniciativa en las redes sociales.

La carrera inició a las cinco de la mañana en un enclave de la comunidad mexicana en el “Estado Jardín”. Continuó por el puente de George Washington y concluyó en el Consulado mexicano en Manhattan, en torno a medio día.

En el Consulado ningún diplomático esperaba a Castro, pero lo aplaudieron los familiares y amigos del maratonista junto con los miembros del grupo Ayotzinapa NY que en los últimos meses ha mantenido una serie de actividades y campañas de concientización sobre la violencia en México y, específicamente, sobre el caso de los 43 estudiantes víctimas de desaparición forzada.