Plaga de Roya y abandono oficial ponen en crisis a cafeticultura mexicana

Se dirige irremediablemente a una «catastrofe productiva»

Por los datos que se manejan en las regiones cafetaleras de México para la actual cosecha del ciclo 2014-15, la producción no llegara ni a 3.0 millones de sacos, lo cual sería regresar a los niveles de fines de los sesentas.

Consejo Nacional de Organizaciones Campesinas, AC

En Chiapas no se rebasaría el 40 por ciento de la producción normal debido a las afectaciones por la roya. En Veracruz el reporte de noviembre de 2014 del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), señala un avance de la roya del dos por ciento adicional en octubre.

También informa que los municipios con mayores problemas están en los alrededor de las ciudades de Xalapa y Córdoba. Y en Puebla, a octubre del año pasado  aumentó en 10% la incidencia de la roya.

Además, por mayores lluvias, fríos y las afectaciones por la roya en Veracruz y Puebla, hoy se concluye que parte del café no se madurará adecuadamente.

Lo que llama la atención es que si por segundo año consecutivo se tienen fuertes afectaciones por la roya, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), a través del SENASICA, no tiene un programa nacional de control cuando es una epidemia que puede afectar todavía más la producción para el próximo ciclo (2015-2016).

En Veracruz, ante la falta de un plan y acciones del SENASICA, presidentes municipales, diputados, políticos y funcionarios estatales consiguen recursos, reparten aspersoras y productos químicos (pesticidas) de manera desordenada y más con fines políticos ante las próximas campañas electorales.

Muchos productores están confundidos sobre cómo enfrentar los daños de la roya.

La dependencia responsable de atender la epidemia de la roya, el SENASICA, que es un organismo de la SAGARPA, de manera increíble señala que no le asignaron recursos para ello en el 2013 y 2014: Se lava las manos y ni siquiera divulga adecuadamente a los productores y autoridades en los Estados los resultados de sus diagnósticos y los avances de la roya.

Hojas de café afectadas por la roya (Foto: internet)
Hojas de café afectadas por la roya (Foto: internet)

Si no se atiende adecuadamente la plaga de la roya para la siguiente cosecha (ciclo 2015-16) se tendrá una disminución  mayor de la producción de café, y esto generaría una fuerte crisis económica y social en las regiones cafetaleras que ya son de las de mayor pobreza en el país.

Muchos se preguntan porque no reacciona la SAGARPA y el Gobierno Federal ante este problema que se ha venido señalando reiteradamente.

No está claro por qué el Secretario de Agricultura no pone orden en su dependencia y evita que las pugnas de funcionarios estén provocando un gran desorden en las políticas y programas para el Sector cafetalero.

No se ha realizado ninguna reunión de evaluación nacional del problema de la roya y no se ha definido un plan nacional de atención.

Se ha solicitado también infructuosamente una reunión con participación de productores, comercializadores e industrializadores, además de SAGARPA y la Secretaria de Economía, para revisar la situación de la producción y las importaciones de café, las cuales han aumentado fuertemente debido a la baja de la producción nacional.

Aquí la pregunta es por qué el gobierno federal mexicano no se involucra en revisar la problemática del sector cafetalero, lo que se está haciendo desde la SAGARPA, ya que se está presentando un descontento generalizado en el sector cafetalero por el manejo de los recursos públicos y los programas.

¿Qué espera el gobierno federal para actuar? ¿Espera que se den más protestas?

Urge un programa de fomento a la cafeticultura

Hay que rescatarla como fuente de empleo y divisas: CNC

La Roya desplomó casi el 50 % de la producción.

Unión Nacional de Productores de Café

CAFE COSECHA

“Estamos luchando juntos con el senador Manuel Cota Jiménez, Presidente de nuestra Organización para que interceda con las instituciones del gobierno federal e incluso con el Presidente Enrique Peña Nieto, para que se desarrolle un Programa Integral de la Cafeticultura en México, a fin de rescatar esta rama como la fuente de empleo y divisas que fue”, anunció Héctor Gabriel Barreda Nader, líder de la Unión Nacional de Productores de Café, afiliada a la CNC.

Informó que el Senado de la República analizó ya el tema fitosanitario derivado de la presencia de la “roya naranja” que afecta a la cafeticultura nacional, por conducto de la Comisión de Agricultura y Ganadería que preside el senador Manuel Cota Jiménez, presidente de la Confederación Nacional Campesina,  con proposiciones y un punto de acuerdo en el que se exhorta al gobierno federal a emprender medidas y programas por conducto de las Secretarías de Agricultura, de Medio Ambiente y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, para el combate y control de ese padecimiento de los cafetales del país.

Estamos convencidos –agregó- de que las acciones de apoyo sanitario, la repoblación de plantaciones y la introducción de variedades resistentes al ataque de la roya, debe ser integral y de aplicación generalizada en todos los estados productores, en el entendido de que este mal ataca por igual, a plantas jóvenes y viejas.

El dirigente recordó que en las décadas de 1950 a 1980, la cafeticultura mexicana se convirtió en una de las actividades agrícolas más dinámicas del campo mexicano.

En esos años, el café generaba más de 450 mil empleos directos y alrededor de dos millones de empleos indirectos.

Además, era fuente de divisas para la economía del país. Su nivel de producción se ubicó en cinco millones de sacos en promedio anual, de 60 kilogramos cada uno, de los cuales cuatro millones tenían como destino el mercado internacional y un millón de sacos era para consumo nacional.

CAFETALERO

Actualmente, si bien la superficie de producción sigue siendo la misma -alrededor de 700 mil hectáreas en posesión de 500 mil pequeños productores de 12 estados de la República-, la productividad se desplomó hasta llegar a una expectativa de producción, en el ciclo 2014–2015, de poco más de dos millones 200 mil sacos, lo que significa una caída de casi el 50 por ciento con relación a los mejores tiempos, de los cuales se prevén exportar alrededor de un millón.

Hoy, aseguró el dirigente, existe consenso entre los productores de café, en atribuir la tendencia a la baja de productividad y calidad, al descuido de las instituciones responsables de apoyar las actividades fitosanitarias durante los dos sexenios en que gobernó la derecha en México.

“Doce años de hacer nada a favor de la cafeticultura, entre 2001 y 2012; ahora vemos los resultados desastrosos”, afirmó Barreda Náder.

De acuerdo con el dirigente se requieren programas contundentes de tipo sanitario para combatir de manera eficaz la roya normal, la broca y últimamente al dragón naranja, así como impulsar la repoblación de las plantaciones viejas.

“Se estima que actualmente más del 70 por ciento de la cafeticultura nacional, mantiene rendimientos decrecientes por esa causa (las plantas viejas)”.

Agregó: “Creemos que el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias está en posibilidades de proporcionarnos plantas que han demostrado resistencia a la roya común y ahora la llamada ‘naranja’, para que se promueva la instalación de viveros en todos y cada uno de los estados productores”.

El líder cafetalero sostuvo para concluir que se ha trabajado para que productores, gobierno federal y gobiernos estatales, emprendan un programa especial integral que contemple la producción masiva de plantas resistentes a la roya, lo que, al mismo tiempo, abriría la oportunidad de aplicar un programa de repoblación y renovación de cafetales, con variedades resistentes a dichas plagas y acciones contundentes de sanidad vegetal.