Antiguos orígenes de la música norteña

Aunado al gozo que prodiga en los corazones la alegre melodía del chotis, la redova, el paso doble y la polka, los integrantes del grupo «Sentimientos del Norte» se convirtieron en los reyes de la música norteña durante la presentación de su nuevo disco «Música de antaño» el pasado viernes 27 de febrero en Museo Casa de Juárez. ¡Qué gratísima sorpresa fue descubrir por boca de don Jorge de la Cruz los orígenes de nuestra música norteña!

Luis Alfredo Uranga López/ A los Cuatro Vientos

Este disco «Música de Antaño» fue grabado con apoyo PACMYC, contiene 18 temas musicales en ritmos como la polka, el chotis, la redova, el paso doble, la canción ranchera, el corrido y la marcha. El grupo está conformado actualmente por los músicos Jorge Alamillo, Ramón Villegas y Jorge de la Cruz.

Muy importante es la cátedra explicativa de los orígenes históricos de cada melodía, que brinda Jorge de la Cruz, director del grupo, quien tras años de investigación ha logrado recuperar del olvido lo que pocos investigadores doctos habían hecho por nuestra música tradicional.

Don Jorge de la Cruz nos comparte en esta edición el resultado de su estudio, que transcribo a la letra:

Dos de los integrantes del grupo musical “Sentimientos del Norte”, en la noche de presentación del disco  #Música de antaño" (Foto: Página 8).
Dos de los integrantes del grupo musical “Sentimientos del Norte”, en la noche de presentación del disco #Música de antaño» (Foto: Página 8).

Música de antaño en el norte de México

Jorge de la Cruz

1.- Evangelina (Polka-Nuevo León)

Autor: Antonio Tanguma Guajardo, sobresaliente acordeonista y compositor de más de 60 melodías entre polcas, redovas, huapangos y schotices, que son los ritmos representativos a nivel nacional e internacional, de la música regional del noreste de México. Nació en 1903 en China, Nuevo León y murió en 1989 en la ciudad de Monterrey, de su natal estado. La Polka nació en la década de 1830 en lo que hoy es Checoslovaquia, en un pueblo de Bohemia Central. En 1845 esta música y baile llegó a México, echando raíces tan firmes que aún en este siglo XXI sigue presente en todo el norte de nuestro país. A partir de 1850, inmigrantes de la actual Checoslovaquia (bohemios y checos, ambos descendientes del antiguo pueblo Celta), se instalaron en el norte de México y el sur de EEUU, trayendo consigo diferentes estilos musicales, entre ellos la redova y la varsoviana. Así mismo introdujeron a la escena musical el acordeón y el ritmo de la Polka, que formaban parte de la música popular de su patria.

2.- Gruss Am Kiel (Marcha-Alemania)

La Marcha es una composición musical instrumental para apoyar el ritmo deseado del paso, especialmente de los militares. Surgió en el siglo XIV (1300-1400) en Francia. Sin embargo, la mayor parte de las marchas fueron escritas entre los años de 1880 y 1914. Existen diferentes tipos de marchas aparte de las militares: la marcha fúnebre, nupcial, triunfal, redoblada o pasodoble y circense. En las últimas décadas del siglo XIX (1800-1900) eran comunes las serenatas en las principales Plazas de Monterrey, N. L., en las que las Bandas Militares presentaban su repertorio; entre las melodías que destacaban estaba precisamente “Gruss am Kiel”, marcha militar de origen alemán que significa “Saludos de Kiel” que es el nombre de una ciudad y de su puerto, en el norte de Alemania. Esta marcha se quedó en el gusto del pueblo mexicano, que la adoptó con el nombre de “Marcha del 23 Batallón” o “23 de Infantería”.

3.- El Lirio (Ranchera-México)

El repertorio de la música norteña posee formas musicales cantadas e instrumentales que se remontan a los tiempos del virreinato español (1521-1810), donde el violín fue el instrumento principal para la música popular. De esta canción existen versiones en Cuba, Nicaragua, Costa Rica y Venezuela en formas como: joropo, aguinaldo, instrumental y canción. Sin embargo, se reconoce que pertenece a la lírica popular mexicana porque la presenta de manera más completa y con expresiones de un “español antiguo” que tiempo atrás dejaron de usarse en México, como: “vos sos” en lugar de “tú eres”, “aqueste” en lugar de “este” y “férvida pasión” en lugar de “ardiente pasión”.

Oscar Chávez, “rescatador” del folklore mexicano, presenta esta pieza musical en su trabajo discográfico de 1963: “Herencia Lírica Mexicana” Vol. 1

4.- El Revolcadero (Chotis-Nuevo León)

La palabra Chotis es un derivado de la palabra alemana Schottisch, que significa “escocés”. En un principio era un baile típico de los campesinos escoceses, que había dado el salto a Francia bajo el nombre de écossaise (escocesa).

En el noreste de México se tiene registro histórico de la interpretación del Chotis europeo, en más de 20 conciertos con fechas y programas que fueron interpretados en Monterrey, Nuevo León; en la Plaza Zaragoza y la Plaza de la Llave (hoy La Purísima) por la Banda del Regimiento Zuavo (mercenarios austro-húngaros) y por la Banda de un Regimiento procedente de Bélgica, a mediados de 1860. El autor de este Chotis fue Don Pedro Mier Rodríguez, quien nació en el municipio de Álamos, Nuevo León en fecha que no se logró investigar, y falleció en 1953. Él fue el fundador del grupo “Los Montañeses del Álamo” en mayo de 1933, conjunto musical que existe hasta el día de hoy, con una historia de más de 80 años.

5.- El Gallito (Huapango Norteño)

El Huapango es un género musical-dancístico llamado también «Son Huasteco», cuyo origen lo encontramos dentro del folklore español, en diversas formas literario-musicales y coreográficas; apareciendo en México entre los años de 1685 y 1715, creado por los “Huastecos”; cultura milenaria original del oriente nuestro país, con instrumentos fabricados por ellos mismos hasta el día de hoy, en base a guitarras, violines y vihuelas que trajeron los españoles. De este deriva el Huapango Norteño. Pieza musical rápida, de baile y en ocasiones cantada (original de la zona huasteca del sur de Tamaulipas con una fuerte influencia de la música europea de polkas, chotices y redovas), incluido desde los comienzos de la música del conjunto norteño, que consiste en acordeón, bajo sexto, tololoche, tarola y saxofón a partir de 1880 en que se consolida el acordeón como instrumento tradicional de la música norteña. Autor: Inocencio Cárdenas del estado de Tamaulipas.

6.- El Huizache (Gusto-Redova. Guerrero)

Redova o Redowa (en francés) deriva de una danza o baile de origen checoslovaco, interpretada por los campesinos de dicha región desde 1830. A partir de 1850 alcanzó gran auge como baile de salón en Europa y en esa misma época logró enorme popularidad en México, debido a la migración de músicos europeos y a la presencia de tropas francesas durante el Imperio de Maximiliano (1863-1867).

Existen varias versiones de “El Huizache”, la más antigua que se registra es la de J. Isaías Salmerón Pasténes (1891-1942) a ritmo de “gusto” guerrerense, le sigue la que la Sociedad de Autores y Compositores Mexicanos se atribuye a Luis Pérez Meza (1917-1981) y hasta el día de hoy se interpreta al ritmo de la “banda sinaloense”. Existe también la versión de los conjuntos de música norteña a ritmo de “redova”, como “Los Hermanos Banda” y “Los Hermanos García”, y aún, entre otras, la del Mariachi “Nuevo Tecalitlán” (creado en 1965) que la ejecuta a ritmo de “son jalisciense tradicional”.

En la presentación del disco "Música de Antaño" (Foto: Página 8).
En la presentación del disco «Música de Antaño» (Foto: Página 8).

7.- El Tico-Tico (Choro-Brasil)

El Tico-tico es uno de los pájaros más populares de Brasil, se revuelca en el fubá (harina de maíz) y se la come. Zequinha de Abreu (1880 –1935) es el compositor del “Tico-Tico”, en la forma musical llamada “Choro”, que es un género de la música popular brasileña, con más de 130 años de existencia. Con la corte portuguesa llegaron instrumentos de origen europeo, como el piano, el clarinete, la guitarra, el saxofón, la mandolina, el cavaquinho (instrumento chico de cuerda, típico de Portugal), así como danzas de salón europeas, como el vals, la quadrille, la mazurca, la modinha, el minueto, el chotis y principalmente la polca, presentada en julio de 1845. De entre todos los músicos de esta época destacó el flautista Joaquim Antônio da Silva Calado, profesor de la cátedra de flauta del Conservatorio Imperial. En 1870 creó el grupo musical «O Choro de Calado». De esa manera, Joaquim Calado es considerado uno de los creadores del género musical: “Choro”.

8.- Cielo Azul, Cielo Nublado (Ranchera-Coahuila):

La canción ranchera es un género popular y folclórico de la música mexicana, interpretada con diversos estilos regionales por mariachis, solistas, duetos, tríos, cuartetos, conjunto norteño, banda, etc. Sus orígenes datan del siglo XIX, pero fue desarrollado en el período post-revolucionario de 1910 y es uno de los géneros más representativos de la música mexicana a nivel nacional e internacional.

Autor: Felipe Valdéz Leal (1899-1988) originario de Saltillo, Coahuila. Desde muy pequeño demostró gran gusto por la música ranchera, a los 7 años de edad compuso sus primeros versos. En 1925 se convirtió en director artístico de la compañía discográfica “Brunswick Record Corporation” en la ciudad de “Los Ángeles, California; desde donde impulsó la música ranchera al descubrir y apoyar a artistas como: Javier Solís, Irma Serrano, Los Panchos, La Hermanas Huerta, Los Alegres de Terán, Las Hermanas Padilla, etc.

9.- San Diego (Polka-Chihuahua)

Cuando el general Porfirio Díaz tomó el poder en México en 1876, ya existían en nuestro país muchas composiciones locales, inspiradas en ritmos como: La polka, la mazurca, la redova, el chotis, las cuadrillas y el vals, traídos en calidad de Bailes de Salón por la aristocracia europea desde principios Ehasta mediados del Siglo XIX (1800-1850). En Chihuahua, el proceso para que dichas formas musicales se popularizaran, fue lento y gradual en comparación con el noreste, y se desarrolló principalmente durante el “Porfiriato” (1876-1911) y las primeras décadas del siglo XX; interpretados por bandas militares, civiles, orquestas y agrupaciones más pequeñas, en espacios públicos, teatros, centros recreativos y en eventos particulares, conociéndose poco acerca del surgimiento de los conjuntos regionales populares.

En 1922, Francisco Moure Holguín (1897-1964) destacado músico y compositor chihuahuense (autor del internacionalmente conocido vals “Julia”), compuso esta bella polka titulada “San Diego”.

10.- El Humahuaqueño (Carnavalito-Argentina)

En las regiones andinas se denomina “quebrada” a valles estrechos encajonados por montañas cuyas laderas «caen» abruptamente en el valle. La Quebrada de Humahuaca es un profundo y angosto surco recorrido por el Río Grande con dirección norte-sur por 155,4 km. ubicado íntegramente en la Provincia de Jujuy en el noroeste argentino. Su nombre proviene de la antigua etnia Omaguaca o Humahuaca que habitaba esta zona donde actualmente viven los indios Collas. Esta ciudad posee un aspecto colonial. Sus calles angostas y empedradas, con faroles y casas de adobe, dignas de recorrer a pie, constituyeron hasta finales del siglo XIX uno de los centros comerciales más importantes del Alto Perú.

El carnavalito es un baile y música tradicional anterior a la llegada de los españoles que ha perdurado en el norte de Argentina, occidente de Bolivia, norte de Chile y en algunos lugares de Perú como Arequipa y Cajamarca.

11.- Sonidos del Silencio (Folk Rock- E.U.)

The Sounds of Silence (Los Sonidos del Silencio) es una canción compuesta en 1964 por Paul Simon popularizada en la década de los 60 por el dueto estadounidense Simon & Garfunkel; tal vez, el dúo más importante de la música folk rock de esta década. Este concepto hace referencia a la música de fusión surgida en los Estados Unidos y el Reino Unido (Inglaterra), de elementos instrumentales y rítmicos del rock, con la música de tradición folclórica local. En 1965, Tom Wilson, productor del primer LP del dueto citado, se da cuenta que esta melodía combina a la perfección la armonía vocal de The Everly Brothers, auténticos ídolos de la música country y del rockabilly (rock-country), con una letra que le recuerda a Bob Dylan. Sin consultarles, realiza por su cuenta unos pequeños arreglos, le incorpora la guitarra eléctrica, y en septiembre de 1965 la lanza de nuevo al mercado en un disco sencillo. El éxito fue total y en poco tiempo llega a alcanzar el nº 1.

12.- Popurri Mexicano (Sones)

“El Sinaloense” compuesto en 1944 por Severiano Briseño Chávez (1902-1988), músico y compositor popular nacido en San José de las Canoas, San Luis Potosí. Formó el “Trío Tamaulipeco” y fue fundador de la Sociedad de Autores y Compositores de México.

El Son de La Negra. No se tienen datos precisos sobre el origen de este son. La primera referencia escrita fue en una publicación de 1925 llamada «Canciones, cantares y corridos mexicanos», de un exmilitar y profesor llamado Higinio Vázquez Santa Ana; mientras que la primera grabación fue hecha por “Los Trovadores Tamaulipecos” en 1929 con el sello Columbia.

“Guadalajara”. Compuesta y escrita en 1954 por José Guízar Morfín (1906-1980), originario de Guadalajara, Jalisco. Realizó estudios de música y declamación en el Conservatorio Nacional siendo iniciado en solfeo y piano por el maestro J. Jesús Estrada. Por sus composiciones, es conocido como “El Pintor Musical de México”.

13.- El Pájaro Chogui (Polka-Paraguay):

El Chogüí (del idioma guaraní “sái hovy” ó “saijovy” que significa “pájaro azul”) es un ave característica del Paraguay, a la que también se le conoce como el “naranjero” por su pecho de color anaranjado y por ser su fruta preferida la naranja, la cual se come, con mucha habilidad sin desprenderlas del árbol, dejándolas aparentemente intactas, pero huecas por dentro, aunque también come otros frutos, flores, semillas, etc. La Polka Paraguaya no guarda ninguna relación de ritmo, armonía, contrapunto ni melodía con la polka europea. Su origen se dio de manera aún desconocida en el Paraguay, en el período anterior a su independencia en 1811. Autor: Indio Pytaguá (“extranjero” en guaraní). Miguel Ángel Rodríguez (investigador del Paraguay) citando a los músicos argentinos creadores de música paraguaya menciona al «pianista franco-argentino Jean Pedester y refiere, a continuación que éste, a sugerencia del cantante Samuel Aguayo, «optó por el seudónimo de “pytaguá» y, aunque no lo menciona, esta alusión solo puede ser al creador de la letra y la música de El Pájaro Chogüí.

14.- Jesusita en Chihuahua (Polka-México)

Quirino Mendoza y Cortés (1862-1957) nació y murió en la ciudad de México. Fue músico, compositor, profesor de educación primaria, maestro de música y militar. Siendo teniente coronel y director de la banda de música en Puebla durante la Revolución Mexicana, compuso la polka «Jesusita en Chihuahua», estrenada en la navidad de 1916. La composición llegó a convertirse en una melodía típica de la Revolución, fue la favorita de Francisco Villa, quien la ordenaba tocar a su banda de guerra durante los combates. Todo indica que fue inspirada en una mujer, en este caso una “Soldadera”. Mujeres anónimas, muchas de ellas analfabetas, campesinas, mestizas o indígenas que cuidaban, vestían y alimentaban a sus soldados, cargaban metates, trincheras, pólvora, y a sus hijos si es qué tenían, también participaban directamente en los combates. Sin ellas, no hubiera sido posible la Revolución Mexicana.

15.- La Revolcada (Polka-Sureste de Coahuila)

“La Revolcada” también conocida como “La Tarola” es una recopilación del profesor José Juan Martínez Alarcón (1940-2011) en la región sureste de Coahuila. La polka y otros géneros musicales eran interpretados en esta zona por conjuntos de cuerdas durante los bailes de salón, reuniones sociales y fiestas familiares; comprende los municipios de Arteaga, General Cepeda, Parras, Ramos Arizpe y Saltillo, región que se destaca por sus riquezas arqueológicas e históricas y por sus hermosos y variados paisajes. En 1899 las dos últimas poblaciones (Arizpe y Artega) contaban con bandas municipales; por lo cual se infiere la notable actividad musical en esa época. Al decir de Don Antonio Tanguma Guajardo (1903-1989), sobresaliente acordeonero de Nuevo León, la polka “La Revolcada ya se escuchaba desde 1910, fue con esta melodía que aprendí a tocar el acordeón.