Afectaría a los más pobres Ley General de Aguas

La propuesta abre puertas a la iniciativa privada para la distribución, lo que genera un asunto de seguridad nacional, advierte académico

Claudia Sánchez | NorteDigital

Las modificaciones a la Ley General de Aguas, que establece entre sus cambios, en el Artículo 49, un consumo mínimo de 50 litros diarios por persona, sigue generando polémica, ya que se argumenta que es el preámbulo a la privatización del vital líquido.

Jorge Salas Plata, académico de la UACJ, especialista en el tema del agua, señaló que los cambios en la ley abren las puertas a la intervención de la iniciativa privada en el manejo del agua con lo que el Estado perdería autoridad sobre la distribución del recurso.

“Lo anterior es riesgoso e improcedente, ya que el tema del vital líquido es un asunto de seguridad nacional y un derecho que no puede estar sujeto a los criterios de mercado. En manos de las empresas privadas quedaría fuera de este derecho vital, fundamental”, dijo.

En caso de que esta tendencia fuera una posibilidad dentro de la nueva legislación, las más afectados serían las personas de escasos recursos, que son las que más han sufrido por los ajustes de la economía en México, señaló.

El pasado 6 de marzo el diario nacional La Jornada publicó que académicos de la UNAM rechazaron estas modificaciones pues consideran que “violan de diferentes formas el derecho humano al agua”.

DERECHO AL AGUA MUJER

Expusieron uno de los cambios que los afecta directamente en la investigación científica del tema.

Los cambios al Artículo 148 de dicha ley establecerían que quienes deseen realizar investigación en torno a este recurso natural deberán solicitar permiso a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y, en caso de que sea negado y a pesar de ello lo realicen, podrían ser multados de 200 a 50 mil días de salario mínimo.

La queja de los académicos de la UNAM es en el sentido –establece la publicación– que la investigación científica no sólo hace uso de la información que publican las instancias de Gobierno, sino que también requiere de la generación de datos para actualizar el conocimiento.

Salas Plata también se refirió al establecimiento del mínimo vital que ahora se fijó en el Articulo 49, que marca que el derecho humano al agua comprende la obligación de la autoridad competente de garantizar a los asentamientos humanos, en términos de esta ley:

  1. Los derechos de acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal, doméstico y
  2. La dotación del mínimo vital (establecido en 50 litros).

“Hasta donde tengo entendido, la ley elimina de manera encubierta la garantía de 50 litros por individuo, que es la dotación mínima a la que las personas tenemos derecho de acuerdo con la OMS,” comentó.

NIÑO POBRE BAÑO

No obstante, Kamel Athié, diputado federal por Chihuahua e integrante de una de las comisiones que analiza los cambios a la ley federal, aseguró a Periódico NORTE que el establecimiento del mínimo del líquido vital a 50 litros sólo se aplicaría en aquellas comunidades y colonias que carecen del servicio de agua.

Carlos Angulo, también diputado federal del PAN y que apoya las modificaciones, aseguró que los 50 litros son el mínimo, no el máximo a consumir, por lo que de ninguna manera será limitante para ninguna comunidad.

Coincidió con el legislador Athié que las criticas que han surgido respecto a los cambios en la ley tienen una tendencia político–partidista que han asumido los diputados de izquierda.

“De estos cambios están diciendo exactamente lo mismo que dijeron con la reforma energética”, dijo.

El diputado federal comentó que estas modificaciones que ya fueron aprobadas en las comisiones unidas de agua potable y recursos hidráulicos podrían votarse sin más cambios en el transcurso de la semana entrante.

N. de la R.: El martes 10 de marzo por la mañana,la comisión legislativa que atiende el tema de la Ley General del Agua acordó posponer por tiempo indefinido el análisis, discusión y presentación del dictamen en el pleno de la Cámara de Diputados; esto para realizar diversos foros de consulta ciudadana, organismos de la sociedad civil y el sector académico y científico especializado en el tema, acciones fundamentales en una sociedad que se dice democrática y participativa.